INTERNACIONAL
28/10/2014 10:00 CET | Actualizado 28/10/2014 10:00 CET

México detiene a cuatro implicados en la desaparición de los estudiantes de Iguala y halla una nueva fosa

EFE

Las autoridades mexicanas han detenido a cuatro miembros del cártel Guerreros Unidos, presuntos responsables de la desaparición de los 43 estudiantes de Iguala (estado de Guerrero) el 26 de septiembre.

El fiscal mexicano Jesús Murillo ha anunciado que dos de los detenidos han confesado que "recibieron a un amplio grupo de personas", mientras que los otros dos han confesado haber participado como vigilantes la noche de la desaparición y "sus declaraciones son coincidentes" con lo dicho por los primeros.

Se trata de la primera detención de participantes directos en la desaparición de los 'normalistas', colectivo estudiantil de corte social y muy organizado al que pertenecían los estudiantes."Dado el sigilo que requiere la investigación, nos reservamos el nombre de estas personas", ha explicado Murillo.

Estos cuatro se suman a los 52 detenidos previamente en relación con el caso, entre policías y funcionarios de los municipios de Iguala y Cocula, así como integrantes de Guerreros Unidos, incluyendo al líder.

LA POLICÍA ENTREGÓ A LOS JÓVENES AL CÁRTEL

Los 43 'normalistas' desaparecieron entre el 26 y el 27 de septiembre en el marco de una protesta contra la reforma educativa del Gobierno mexicano que desembocó en violentos enfrentamientos con la policía y que se saldaron con seis muertos y 25 heridos.

El Gobierno y la Policía de Iguala estaban confabulados con el 'mini-cártel' Guerreros Unidos para hacer desaparecer a estos 43 'normalistas', a los que detuvieron, metieron en furgones y entregaron a sicarios de la organización criminal.

Según el testimonio de algunos de los 52 detenidos por el caso, la mayoría policías locales, el ataque fue ordenado por el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa María de los Ángeles Pineda, operadores del cártel Guerreros Unidos y prófugos de la justicia.

Efe ha comprobado que hay un fuerte operativo policial en una zona ubicada a 10 kilómetros de Cocula, a media hora de la ciudad de Iguala, donde los 43 estudiantes fueron detenidos por policías y entregados al cártel. La zona se encuentra vigilada por la Armada de México, que no deja entrar a los medios, mientras los expertos de la PGR realizan los peritajes.

LOS DETENIDOS GUÍAN HASTA OTRA FOSA

La PGR ha hallado una nueva fosa común en Cocula. Según ha detallado el diario mexicano Milenio, los agentes federales fueron guiados a la fosa por los cuatro detenidos, ubicada en el basurero municipal, donde encontraron huesos.

A principios de octubre se encontró una fosa a las afueras de Iguala donde el cártel escondió los cadáveres de, al menos, 17 estudiantes asesinados, de los 43 desaparecidos.

Guerrero es el estado con más asesinatos de todo el país, 29 homicidios premeditados por cada 1.000 habitantes. también aparece como la zona de México donde se producen más secuestros, robos y violaciones sexuales. En lo que va de año, se han descubierto 152 cadáveres en fosas clandestinas, según ha informado el Servicio Médico Forense de la región.

Los datos facilitados por la PGR dentro de la investigación de los 43 estudiantes, hablan de 11 fosas de las que se han recatado 38 cuerpos calcinados y mutilados como sello del crimen organizado. Los medios mexicanos han comparado Guerrero con un cementerio clandestino o con una fosa común de más de 63.000 kilómetros cuadrados.