TENDENCIAS
30/10/2014 13:26 CET | Actualizado 30/10/2014 13:26 CET

Cómo sobrevivir a la primera cita con la familia de tu novio (GIFS)

Todo iba bien entre vosotros: salíais a tomar algo cada tarde, os cogíais de la mano, ibais al cine y no veíais la película, revolvíais las sábanas día sí y madrugada también... hasta que a él se le ocurrió proponer el plan (cerrado y sin opción a réplica): "El sábado cenamos con mis padres, que te quieren conocer".

Ahí está: el momento más temido en la vida de cualquier mujer (casi equiparable a enfrentarse a reprogramar la TDT). ¿Cómo superarlo sin volverse a casa sin novio? Fácil, conociendo al enemigo y estudiando previamente a los personajes del reality en el que te verás sumida:

LA MADRE: No puedes etiquetar a tu suegra si todo sale bien de mala pécora descorazonada. Entiende que para ella, de momento, solo eres el ave rapaz que viene a arrancar del nido a su polluelo. Por eso se comportará como una mala pécora, pero, eh, sonríe, sonríe mucho. ¿Cuánto dura una cena familiar, seis horas y media? Tú puedes superarlo.

Piensa en que por una noche deberás ser Audrey Hepburn. Por mucho que te pegue más el estilo de Marilyn Monroe, no es un día para presumir de sexualidad. Así que solo recuerda: tú eres Audrey y todas las madres quieren a Audrey para su hijo porque no hay peligro a la vista. Solo amor.

EL PADRE: Es un hombre y se fijará, con más o menos evidencia ante el resto de comensales, en los atributos femeninos que llevas contigo, y no pasa nada. No pasa nada básicamente porque mirará pero no tocará, y eso será suficiente para él y para estar orgulloso de su hijo.

EL HERMANO/LA HERMANA

¡Cuidado! Son las versiones mejoradas de sus progenitores, las aves rapaces de la familia. A ellos no les convencerás fácilmente de que eres una Audrey, porque saben de qué vas y qué haces en la cama con su hermano. Estas son tus opciones:

a) Si es hermana. Todos sabemos de la consabida rivalidad femenina en cualquier ámbito, aunque luego nos erijamos en acérrimas defensoras del sexo débil. Mientras la batalla esté en marcha (y aquí es cuando yo me río de lo de "sexo débil"), sólo puede quedar una en pie, después ya veremos cómo justificamos esto con nuestros valores femeninos, si con una canción de Beyoncé o qué.

Todo vale en la guerra y la hermanísima tratará de desarmarte, así que dos frases serán tu mejor arma: "Qué ganas tenía de conocerte, no sabes cuánto me han hablado de ti", aquí siempre queda la duda de si se trata de una simple fórmula de cortesía o de una realidad, así que mantendrá la boca cerrada, que no entran moscas. "Oh, (inserte nombre de la hermana), me encanta tu (inserte la primera cosa que vea de su aspecto)". Ten a tus amigos cerca y a tu potenciales enemigos, más.

b) Si es hermano. Va a intentar ligar contigo. No porque tú seas una diosa cincelada en mármol, que también, sino porque es ley de vida. Técnicamente, tu chico y su hermano han crecido juntos y compartido juegos y confidencias. Puede que no les guste lo mismo, pero sí sienten cierta afinidad en mayor o menor medida por las mismas cosas, y ahí entras tú. No eres una fresca pero no cuesta nada tenerlo contento y distraído: dos besos y un "me pasas (inserte elemento de la mesa)" en mitad de la cena bastará.

Lee el artículo completo y descubre cómo vestir y cómo comportarte en la cita

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

RECONOZCAMOS LO BUENO