TENDENCIAS
07/11/2014 09:19 CET | Actualizado 07/11/2014 09:52 CET

Los hechos que te confirman que ha llegado el frío: de usar medias a sacar el nórdico (GIFS)

La llegada del otoño o del invierno la marcan los calendarios, sí. El otoño entró el martes 23 de septiembre, y el invierno será oficial el lunes 22 de diciembre, pasadas las doce de la noche (a las 00.03h).

Pero no basta con eso. Tras un largo y tardío veranillo (a finales de octubre algunas ciudades superaron los 30 grados) el frío ya está aquí, y esa es la única confirmación de que el otoño/invierno ha llegado y lo ha hecho para quedarse.

Te damos una lista de hechos que confirman que el invierno ya está aquí. ¿Tienes boli a mano? Si haces check (que no hace falta que sea doble y azul) en todas, es que ya no hay vuelta atrás. Es otoño/invierno/hace frío de verdad cuando...

Has puesto el nórdico: con la colcha ya no vale. Es hora de sacar la artillería pesada, y en este tutorial te enseñamos cómo.

Y si no lo pones, ya sabes lo que pasa...

Y también has sacado la mantita del sofá. Que nadie te quite esas noches de viernes o esas tardes de domingo de manta y peli.

Ahora sí que te apetece ir al cine: la cartelera vuelve a ser lo que era con las mejores películas de la temporada.

Ya no organizas cañas con tus amigos en las terrazas: esas veladas se han convertido en cálidas cenas en casa.

Cualquier hora es buena para hacer deporte. Lo de evitar salir de 12 a 18 ya pasó.

¡Viva la sopa! El táper es caliente y vas desterrando las ensaladas.

Vuelves a comprar pañuelos después de meses. Esos cambios de temperatura...

El congelador se vacía de helados más lentamente.

Te da bajón porque al levantarte ¡sigue siendo de noche!

Tus pañuelos y fulares ya no están en tu armario, sino que han vuelto tu cuello.

¿Te apetece tomar única y exclusivamente chocolate caliente? Comprendido...

Ya te has puesto medias. Y cada vez son más y más gordas.

Estás llenando la agenda y haciendo cuadrantes: no te da tiempo a organizarte todas las series nuevas.

Y es tan triste como cierto: ya te has cansado de aquel idílico amor de verano.