POLÍTICA
09/11/2014 10:16 CET | Actualizado 09/11/2014 14:35 CET

Así ha sido la apertura de un colegio del 9-N (FOTOS, VÍDEO)

BARCELONA- A la espalda del Palau de la Generalitat y casi bajo la sombra de las torres de la catedral de Barcelona se encuentra la minúscula plaza de Sant Felip Neri, que debe su nombre a la iglesia que allí se ubica.

Un templo, un hotel-boutique de lujo y una escuela. Esos son los tres vecinos. Y hoy el centro escolar ha abierto sus puertas para ser uno de los escenarios del barrio Gótico del 9-N.

Casi una hora antes de las nueve de la mañana, ya se concentraban en los alrededores varias decenas de personas para depositar su voto. Los voluntarios organizaban la fila -de algo más de cincuenta personas antes de que arrancara la votación-, mientras algunos de los concentrados tomaban café que habían traído en termos y ofrecían a sus compañeros de cola.

“LO VIVIMOS COMO SI TUVIERA VALOR LEGAL”

La primera en llegar y, luego, depositar su voto ha sido Montse. Lleva una estelada en la mano y viene acompañada de su hijo, que luce una sudadera con el estampado de la bandera independentista.

A las 8.59 los voluntarios estaban ya situados en las mesas con las urnas preparadas. Es hora de que entre la gente. Aplauden. ¡Votem!, gritan algunos. Montse es recibida de nuevo con aplausos cuando entra en la sala, dominada por grandes dibujos infantiles y en la que no falta hasta un periodista portugués.

“Es una pasada, otra vez salimos a la calle, nos movilizamos. Aunque no tenga ningún valor legal, lo vivimos como si lo tuviera. El valor simbólico no nos lo quita nadie”, dice esta barcelonesa a El Huffington Post tras votar.

Poco a poco van accediendo todos lo que aguardan en esta plaza, que fue el escenario del videoclip ‘My inmortal’ de Evanescence.

“ANTES DE LAS OCHO HABÍA COLA”

¿Sabe cuál es su mesa?, les pregunta a cada uno Alexandre, voluntario del 9-N y profesor de Tecnología y Matemáticas en esta escuela. “Ayer lo dejamos todo preparado, todo ha sido fantástico, vinieron todos los voluntarios”, recalca.

“Antes de las ocho había cola de gente que quería entrar, de momento no hemos parado”, explica, a la vez que apostilla: “yo me hice voluntario porque creo en el proceso y tenemos que llegar a hablar de tú a tú al Estado español”.

Además, comenta que no ha habido ningún problema para abrir el colegio. Él ha llegado a las siete y media y todo se ha hecho “con normalidad”.

En las inmediaciones de la plaza una pareja de Mossos observa la cola, mientras algunos de los que han votado firman en una mesa en la calle una petición para que la ONU y las instituciones europeas apoyen el derecho a decidir. Una postal de Barcelona durante el 9-N.

hombre

TE PUEDE INTERESAR

NOTICIA PATROCINADA