TENDENCIAS
19/11/2014 10:30 CET | Actualizado 17/12/2014 17:43 CET

51 razones por las que no puedes parar de comer en el trabajo

Burazin via Getty Images
  1. Hay 500 personas en la oficina, por lo que es probable que hoy sea el cumpleaños de alguien. Y ha comprado tarta.
  2. El jefe compensa las 16 horas que llevas concentrado bajo una luz fluorescente trayendo ¡UNOS APERITIVOS!
  3. Tu mejor amigo se pasa el día mandándote por chat todos los restaurantes a los que le gustaría ir.
  4. El fin de semana llega pronto, así que hay que ponerse a planificar un brunch desde el lunes.
  5. Tu compañera de mesa tiene un arsenal de barritas de chocolate en su cajón.
  6. Se supone que deberías estar revisando una tabla de excel...
  7. Masticar es la actividad más física que puedes hacer durante el horario laboral. ¡Hay que moverse!
  8. Huele a comida desde las 11 de la mañana hasta las 6 de la tarde.
  9. Estás oyendo a alguien masticar.
  10. Tienes calor.
  11. Tienes frío.
  12. Alguien te invita a comer fuera. Tú ya has comido, pero… haces un esfuerzo y le acompañas.
  13. Trabajas mejor cuando estás comiendo.
  14. Tienes la boca seca.
  15. Necesitas una distracción.
  16. Estás distraído.
  17. Necesitas concentrarte.
  18. No tienes hambre, pero te mueres por comer algo dulce.
  19. No tienes hambre, pero te mueres por comer algo salado.
  20. ¡Uf! Te vuelve a apetecer algo dulce.
  21. Tu compañero de mesa te pregunta qué hiciste anoche y la respuesta tiene que ver con comida.
  22. Buscar comida gratis es parte de la diversión de trabajar en la oficina.
  23. La comida gratis, sin duda, sabe mejor (así que te la comes, sea lo que sea).
  24. Tu compañero ha decidido traer repostería casera (así que te la comes, sea lo que sea).
  25. Tu compañero está "demasiado lleno" para acabarse su comida (así que te la comes, sea lo que sea).
  26. Tienes resaca.
  27. Estás cansada.
  28. Te sientes con mucha energía.
  29. Tienes sed, pero la comida está más cerca que el agua.
  30. Tu compañero de mesa está comiendo algo.
  31. Estás en mitad de una teleconferencia y no tienes nada que decir.
  32. Necesitas hacer algo con las manos durante la teleconferencia.
  33. El recepcionista tiene caramelos en su mesa.
  34. Es la hora de comer.
  35. Es la hora del aperitivo.
  36. No has desayunado.
  37. ¡ A re-desayunar! (El concepto existe.)
  38. Ya has desayunado pero no puedes dejar de pensar en ello.
  39. Te has traído un triste bocadillo para comer.
  40. Has visto una foto de comida en el ordenador.
  41. Acabas de echar un vistazo a Instagram.
  42. Has leído algo sobre una dieta, y piensas que nunca podrías llegar a hacerla.
  43. ¡Eh, alguien ha traído galletas!
  44. Tu compañera de mesa es intolerante al gluten, así que tienes que probar cómo te sientes después de comer algo con trigo. (En serio, hay gente que lo hace.)
  45. Alguien ha mandado un mail a toda la oficina diciendo que ayer dejó comida en el comedor.
  46. Es el día después de Halloween/Navidad/Reyes/San Valentín/Semana Santa…
  47. Hay un camión lleno de comida fuera.
  48. ¿Alguien quiere esta barrita de cereales?
  49. Si no te lo comes, se pondrá malo.
  50. Alguien está hablando de lo que va a cenar esta noche.
  51. Tienes hambre.

¿No te apetecen unas galletitas?

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de The Huffington Post y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano.

Photo gallery Mitos nutricionales See Gallery

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'