POLÍTICA
22/11/2014 21:33 CET | Actualizado 22/11/2014 21:33 CET

Los otros 'pequeños Nicolás': los grandes impostores de la historia

La grandilocuencia demostrada por el 'pequeño Nicolás' en las entrevistas que ha concedido en las últimas horas apunta a que es un impostor. Pero no sería, ni mucho menos, el primero de la historia.

Precisamente estos días el novelista Javier Cercas presenta su última obra, titulada El impostor, en la que aborda el caso real de Enric Marco, un nonagenario barcelonés que a lo largo de casi tres décadas se hizo pasar por superviviente de los campos nazis.

Estos son algunos de los impostores más famosos de la historia.

ENRIC MARCO

Enric Marco, que ahora tiene 93 años, pasó décadas fingiendo haber sido prisionero en Mauthausen. Durante 30 años representó a los republicanos españoles que lucharon en la Segunda Guerra Mundial y fueron enviados después a los campos de concentración del nazismo.

Él mismo acabó reconociendo en 2005 que era un impostor tras un informe en el que el historiador Benito Berme evidenciaba que el relato de este hombre era completamente inconsistente. ¿Por qué mintió? Él mismo lo explicó: "Así la gente me escuchaba más y mi trabajo divulgativo era más eficaz".

La verdad, según ha reconocido él mismo, es que salió hacia Alemania en una expedición de trabajadores españoles en 1941. Padeció prisión en régimen preventivo durante un tiempo, pero nunca en un campo de concentración, y regresó a España en 1943.

En una reciente entrevista en la Cadena Ser, Marco se quejaba: "Fui un impostor y, hoy, veo cómo se cuentan más mentiras sobre mí de las que yo conté nunca".

EL INTÉRPRETE DE OBAMA

Thamsanga Jantjies fue blanco de bromas y montajes en las redes sociales en diciembre de 2013, cuando se hizo pasar por intérprete de signos durante el funeral de Nelson Mandela.

Su momento de gloria llegó cuando tuvo que traducir a la lengua de signos el discurso de Obama. Él agitaba los brazos, pero hacía gestos sin ningún sentido.

Al final, terminó internado en un centro psiquiátrico tras argumentar que sufrió un ataque esquizofrénico debido a la importancia del evento en el que se encontraba o por la emoción y felicidad que sintió ese día por estar allí.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

FRANK ABAGNALE

Frank W. Abagnale llegó a inspirar la película Atrápame si puedes que dirigió en 2002 Steven Spielberg. Este hombre logró antes de cumplir diecinueve años millones de dólares haciéndose pasar por piloto de una empresa aérea, por médico y por abogado.

Nacido en 1948, sus mentiras duraron cinco años en los años 60 y llegó a realizar 250 vuelos entre 26 países a costa de la Pan Am haciéndose pasar por piloto.

También se hizo pasar por pediatra en un hospital de Georgia, pero fue despedido después de poner en peligro la vida de un bebé. En los cinco años que duró su 'aventura' tuvo ocho identidades diferentes.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

VÍCTOR LUSTIG

Victor Lustig es considerado por muchos como el mayor embaucador de todos los tiempos y ha pasado a la historia como “El hombre que vendió la Torre Eiffel”.

En 1925, se hizo pasar por un cargo del Gobierno francés. Lustig leyó que París tenía problemas para mantener su símbolo e inmediatamente se puso en contacto con seis comerciantes de la industria metalúrgica. Con su falso cargo, se las ingenió para engañar a uno de esos empresarios al que llegó a vender falsamente la torre.

Hecho el negocio, cogió un tren y se fue a Viena, aprovechando que al estafado le daba vergüenza denunciar el engaño. En Austria vivió a todo trapo durante años gracias a la fortuna que consiguió. Llegó incluso a engañar a Al Capone, al que convenció para invertir 40.000 dólares en la bolsa de valores. Lustig metió el dinero en una caja fuerte durante dos meses y luego se lo devolvió a Al Capone argumentando que la operación no le parecía del todo fiable.

Al Capone, impresionado por la supuesta integridad de Lustig, le recompensó con mil dólares y le juró su amistad para siempre. Era lo que esperaba que hiciese desde el primer momento. Después, fue atrapado en una de sus estafas y enviado a la prisión de Alcatraz.

DAVID HAMPTON

Afroamericano, se inventó que era hijo del actor, escritor y director Sidney Poitier para poder entrar en una discoteca. La mentira coló y a él le gusto, así que empezó a usar la identidad de David Poitier para comer gratis en restaurantes, colarse en fiestas y ganar dinero.

En 1983, Hampton fue arrestado tras una investigación periodística que destapó la estafa. Pasó 21 meses en prisión y su historia inspiró la película Seis grados de separación.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

ANNA TCHAIKOVSKY ANDERSON

Anna Anderson se lo montó bien para aprovechar su cierto parecido físico con Anastasia Romanov, la hija supervivente del zar Nicolas II, y hacerse pasar por ella.

La mentira coló porque se inventó una historia según la cual uno de los soldados que acabó con toda la familia le perdonó la vida porque se enamoró de ella. En 1991, siete años después de su muerte, se encontró una fosa común con los restos de la familia y las pruebas de ADN confirmaron que Anderson fue una impostora toda su vida.

MILLI VANILLI

La historia de Milli Vanilli es algo diferente a las del resto. No se trata de una persona, sino de dos: un dúo vocal de Pop que estuvo formado en los años 80 por Fab Morvan y Rob Pilatus. Llegaron a ganar hasta un Grammy como mejor artista revelación en 1990 pero...

En realidad ellos ponían la cara, pero no hacían nada más. El productor e inventor del grupo Frank Farian admitió que en realidad los vocalistas Fab y Rob no eran los cantantes reales y que sus actuaciones se basaban en playback tanto en sus vídeos musicales como en sus conciertos. Usaban la voz de otros.

Por supuesto, perdieron el Grammy y tuvieron que enfrentarse a decenas de demandas.

FERDINAND DEMARA

Él es realmente el 'Gran impostor', el sobrenombre con el que pasó a la historia. No es para menos: nacido 1921 y fallecido en 1982, se hizo pasar por ingeniero, diputado, asistente de guardia en la prision, médico, abogado, experto en cuidados de niños, monje benedictino, monje trapista, editor, investigador de cáncer maestro..

Él inspira la película El gran impostor, en la que fue interpretado por Tony Curtis. ¿Cómo consiguió hacerse pasar por tanta gente? Fingía suicidios y volvía a empezar. Y, pese a todo, nunca logró hacerse rico ni nada similar.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

FRÉDÉRIC BOURDIN

Apodado 'El camaleón', este francés asumió en 1997 la identidad de un estadounidense desaparecido y convenció a la familia de que era su hijo. Detalles como su acento extranjero y sus ojos marrones, en lugar de azules, no importaron.

Con esa familia vivió varios meses hasta que el FBI lo cazó. Pero no se desanimó y repitió la 'hazaña' con otros dos jóvenes desaparecidos en EEUU y en España.

¿Y todo por qué? Buscaba amor, afecto y comprensión, según dijo.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

CLAUDE KHAZIZIAN

A este jubilando francés de la lotería de aquel país no le resultó demasiado difícil colarse en conferencias y recepciones internacionales haciéndose pasar por el embajador de Armenia ante la ONU.

Se movía como pez en el agua hasta el punto de que apareció en la fotografía oficial con los jefes de Estado en París con ocasión del 50 aniversario del final de la II Guerra Mundial, en 1995. “Me acerqué en metro al Elíseo con mi mejor traje y entré junto a presidente de Armenia. Una vez que entras en estos lugares nadie se atreve a preguntarte quién eres; todos piensan que eres un pez gordo”, dijo.

No es de extrañar. Como estaba en todos los eventos, los demás dirigentes internacionales asumieron que era uno 'de los suyos'.

JOSÉ MANUEL QUINTÍA BARREIROS

Más conocido como 'El capitán timo'. Este estafador ferrolano lograba sus propósitos haciéndose pasar por un alto mando militar. Engañaba a empresarios prometiéndoles grandes negociosos con el Ministerio de Defensa de España, como concesiones de lavanderías, peluquerías, limpieza... Por supuesto, en cuanto recibía un adelante de la inversión, desaparecía.

No le fue mal en un primer momento, dado que logró estafar cerca de 1.300 millones de pesetas desde su primer delito en 1966. Le acabaron cazando, pero al salir de la cárcel volvió a practicar el mismo timo y volvió a ser detenido. Ahora está en la cárcel.

Photo gallery La vida paralela de Francisco Nicolás See Gallery

EL HUFFPOST PARA ALIEXPRESS