INTERNACIONAL
25/11/2014 11:20 CET | Actualizado 25/11/2014 11:20 CET

Supervivientes del ébola: 16 fotos conmovedoras de su vuelta a casa

Sobrevivieron al ébola, pero su dolor aún no ha terminado.

La fotógrafa francesa Livia Saavedra viajó en octubre a Conakry, la capital guineana, con la ONG Waha International para documentar la experiencia de los supervivientes del ébola que han vuelto a su casa y a su comunidad. Algunos han perdido a sus familias por la enfermedad, otros ya no tienen trabajo o se enfrentan al rechazo de la gente. "El estigma al que se enfrentan es terrible", explicaba Saavedra al World Post vía correo electrónico.

Algunos de los guineanos que conoció Saavedra están luchando duramente por superar este estigma. Nyanbalamou Gabou, un estudiante de medicina de 24 años, trabajó por concienciar a la gente sobre el ébola, pero él mismo cayó enfermo, y en su comunidad le acogieron a su vuelta con los brazos abiertos, cuenta Saavedra.

El brote de ébola en África occidental ha acabado con la vida de más de 5.000 personas, principalmente en Guinea, Liberia y Sierra Leona. Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente otras 10.000 personas se han contagiado de la enfermedad y han sobrevivido.

Echa un vistazo a los emocionantes retratos de los supervivientes del ébola y sus historias. Puedes visitar la web de Saavedra y descubrir más sobre su obra.

  • Livia Saavedra
    Dgenebou Soumah, 20 años, prefectura de Coyah
    "Su novio fue a verla cuando llegó a casa, pero no sabe si se casarán. A pesar de la muerte de su madre, su tía y su sobrina, ella está llena de vida".
  • Livia Saavedra
    M’Balia, prefectura de Coyah
    "El marido de M’Balia murió en septiembre. Ahora se enfrenta a la extrema pobreza y no puede permitirse alimentar a sus hijos todos los días. Siendo viuda y con dos hijos, no tiene la posibilidad de volver a casarse".
  • Livia Saavedra
    Fanta y Sydia Bangoura
    "Sólo se contagió la más pequeña. Todavía no se han dado cuenta de que son huérfanas. Cuidar de los niños afectados por la enfermedad se ha convertido en un problema urgente".
  • Livia Saavedra
    M’Balia Sylla con su suegro
    "Su suegro siempre la apoyó. Al personal sanitario le costó mucho convencerla para que se sometiera a tratamiento. Ella trabaja en la enfermería del cuartel militar. Desde que recibió el alta, su comunidad ha estado más presente".
  • Livia Saavedra
    Kanta, Conakry
    "Kanta es de una familia wahhabi. A pesar de la incomodidad y del terrible estigma que sufre, quiere hablar de su experiencia".
  • Livia Saavedra
    Bengali Souma, 27 años
    "Perdió su trabajo y tiene que ocuparse de sus hermanos pequeños. Tendrá que hacer muchos méritos para reintegrarse en su comunidad. Si no, seguirán pensando que está maldito".
  • Livia Saavedra
    Nyanbalamou Gabou, 24 años
    "Nyanbalamou Gabou es estudiante de Medicina. Se encargó de sensibilizar a sus vecinos sobre la enfermedad antes de contagiarse. Como consecuencia, la comunidad le rechazó a su vuelta a casa".
  • Livia Saavedra
    Mamadou Sadio Bah
    "Mamadou Sadio Bah es médico en un centro de salud. Desde que enfermó, se esfuerza por desterrar los mitos sobre la enfermedad".
  • Livia Saavedra
    Fanta Camara, 25 años
    "Trabaja en el Centro para el Tratamiento del Ébola en Donka. Perdió su puesto de maestra por la enfermedad".
  • Livia Saavedra
    Fanta Cherif
    "Fanta Cherif sigue escondida en su casa. Sus amigos ya no la llaman y ha dejado a un lado sus estudios por culpa de la enfermedad. Los efectos posteriores al virus fueron muy duraderos en su caso. Una vez superado el ébola, se pueden experimentar síntomas hasta siete semanas después".
  • Livia Saavedra
    Fatoumata Binta
    "Desde que su hermano y cinco miembros de su familia murieron, Fatoumata Binta ha tenido que ocuparse de su hermano pequeño. Sus vecinos han cerrado las puertas que dan a su casa. Se está pensando trabajar en un centro para el ébola en Donka".
  • Livia Saavedra
    "Los rumores más descabellados sobre la epidemia del ébola están dificultando aún más la labor de los sanitarios. A falta de tratamiento, los enfermos recurren a su curandero tradicional, lo que contribuye a la expansión de la enfermedad".
  • Livia Saavedra
    "Las personas contagiadas que viven en Coyah o en la base militar del KM 36 (en la foto) tienen que ser tratadas en el hospital de Donka en Conakry".
  • Livia Saavedra
    "Dos de los principales epicentros de la enfermedad se encuentran en Nzerekore y en Conakry (en la imagen)."
  • Livia Saavedra
    "Las condiciones sanitarias, la falta de agua corriente y la pobreza impiden la lucha de la población contra el brote de ébola".
  • Livia Saavedra
    "Un cartel para la prevención en Conakry. La tardanza del Gobierno en su respuesta ante la crisis y el recorte de 24.000 millones de francos guineanos (2,7 millones de euros) en el presupuesto para la sanidad al comienzo de la epidemia han contribuido a incrementar su gravedad".

Este post fue publicado originalmente en The WorldPost, una iniciativa conjunta de The Huffington Post y The Berggruen Institute on Governance y ha sido traducido del inglés por Marina Velasco Serrano.