ECONOMÍA
26/11/2014 11:16 CET | Actualizado 26/11/2014 11:17 CET

Jean-Claude Juncker presenta un plan de estímulos con 315.000 millones de euros en inversiones

VINCENT KESSLER/REUTERS

Jean-Claude Juncker ha presentado este miércoles un plan de inversiones de 315.000 millones de euros para impulsar el crecimiento y el empleo, que según el presidente de la Comisión Europea, simboliza el momento en el que Europa pasa página: "Tras años de luchar para restaurar la credibilidad fiscal y promover reformas, hoy añadimos un tercer elemento a un círculo virtuoso: un plan de inversión ambicioso pero realista para Europa".

Como si de un papá Noël se tratase, el luxemburgués ha anunciado: "La Navidad ha llegado temprano". El anuncio del programa de inversión pública y privada, que cubrirá los próximos tres años, se ha adelantado ante la renqueante economía comunitaria y la falta de inversiones, con una bajada del 15 % desde los niveles de 2007.

El plan de la CE consiste en crear el llamado Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas, que estará gestionado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y cofinanciado por esta entidad y por la Comisión Europea, y que contará con 21.000 millones de euros iniciales como palanca para atraer más inversiones, provenientes del sector privado y de los Estados miembros.

El presidente de la CE recordó que, pese a la gran liquidez en los mercados monetarios y corporativos, la inversión no remonta en Europa y al mismo tiempo que los recursos públicos son limitados. Por ello el plan de Juncker apuesta por un mejor uso del dinero público, al utilizarlo como garantías que serán a su vez palanca para atraer más inversiones para inyectarla en la economía real y en proyectos clave de infraestructuras de transporte, de banda ancha, de energía, educación e investigación, entre otros.

CÓMO ESTÁ LA UE Y CÓMO SE QUIERE MEJORAR

"Debemos enviar un mensaje a los ciudadanos de Europa y al resto del mundo: Europa está de vuelta. Este no es el momento de mirar para atrás. La inversión es sobre el futuro", recalcó Juncker.

En septiembre pasado había 24,5 millones de parados en la UE y 18,3 millones en la eurozona, según datos de Eurostat.

La CE pretende sumar entre 330.000 millones y 410.000 millones de euros al producto interior bruto (PIB) de la UE y crear ente 1 millón y 1,3 millones de empleos en los próximos tres años.

Admitió no obstante que la UE no debe ahora descuidar los sacrificios hechos durante los últimos seis años para superar la crisis, sino seguir reformando y seguir abriendo mercados. Sostuvo también que esos son dos elementos necesarios pero no suficientes para generar crecimiento, pues subrayó que "ningún árbol puede crecer solo con aire y tierra", de manera que consideró que su plan de inversión "es el agua" para ello.

"ESPERANZA PARA LAS FUTURAS GENERACIONES"

Juncker subrayó que por primera vez, la CE une estos tres elementos y los agrupa en un único y simple mensaje: "Europa puede ofrecer esperanza a sus futuras generaciones y al resto del mundo un núcleo prometedor y atractivo para el crecimiento, el empleo y la inversión".

"No vamos a traicionar a nuestros hijos y nietos escribiendo nuevos cheques que deberán pagar al final ellos", sostuvo, al tiempo que prometió que las contribuciones de los Estados miembros al nuevo fondo de inversión no contarán como déficit.

Apeló a las diferentes fuerzas a apoyar su plan, al afirmar que "ahora no es el momento para luchas nacionales, políticas o ideológicas. Es el momento para un gran consenso político y social, un gran pacto para poner a Europa a trabajar de nuevo".

APRENDE A USAR TU DINERO