INTERNACIONAL
03/12/2014 11:44 CET | Actualizado 03/12/2014 11:44 CET

Netanyahu echa a los moderados de su Gobierno y convoca elecciones

REUTERS

Apenas una semana después de que el Gobierno israelí aprobara un controvertido proyecto de ley para declarar a Israel un "Estado judío", la nueva norma ha provocado la caída del Gobierno de Netanyahu, quien adelantará las elecciones.

La modificación de la Ley Básica de Israel -el país no tiene Constitución- margina a las minorías, ha sido aprobada con 14 votos a favor y seis en contra (entre ellos, los de los moderados Yair Lapid y Tzipi Livni) y ha costado a Netanyahu duras críticas del fiscal general, del presidente Reuven Rivlin (del Likud, como Netanyahu), de la Unión Europea y de EEUU. Además, los socios moderados en el Gobierno han lanzado una campaña para impedir una ley que, para ellos, marca distancias entre Israel y las demás democracias.

Como consecuencia, el primer ministro israelí ha expulsado de la coalición de Gobierno (integrada por cinco partidos) a Lapid, ministro de Finanzas, y a Livni, ministra de Justicia, a los que ha acusado de "atacar" a su Ejecutivo y de "dar un golpe de Estado", algo que, ha afirmado, no va a "tolerar".

Después, ha solicitado la disolución del Parlamento "lo antes posible", sosteniendo que con la actual fragmentación del Parlamento -13 partidos, el más numeroso con sólo 19 escaños- es imposible gobernar.

La petición de disolución será aprobada en lectura preliminar, después de una reunión que el presidente de la Cámara, Yuli Edelstein, celebrará por la mañana con los líderes de cada formación parlamentaria para fijar la fecha de los comicios. ELas elecciones en Israel se celebrarán de forma anticipada el próximo 17 de marzo, ha informado el presidente del Parlamento, Yuli Edelstein, tras una reunión con los dirigentes de los principales grupos parlamentarios, con el fin de que haya tiempo suficiente para las primeras gestiones de formación de gobierno antes de la Pascua judía (Pesaj), que comenzará el 3 de abril y dura siete días.

Una encuesta publicada este martes por el Canal 10 de televisión, concede 22 escaños al Likud, al que seguiría con 17 escaños el partido nacional religioso Hogar Judío, del ministro de Economía Naftalí Bennet, uno de los mayores defensores de la colonización judía en Jerusalén Este y Cisjordania. Según el sondeo, el único hasta ahora, ambos encabezarían una nueva coalición de derechas que sería la más nacionalista en la historia política israelí.

Un partido nuevo, formado por un exministro de Comunicaciones y exdiputado del gobernante Likud de fuerte sensibilidad social, Moshé Kahlon, podría alzarse como la nueva revelación de las elecciones, y formar parte también del próximo gobierno.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

SOMOS LO QUE HACEMOS