POLÍTICA
03/12/2014 19:13 CET | Actualizado 03/12/2014 19:13 CET

La 'guerra' entre Rosa Díez y Jesús Posada por un cartel contra los corruptos (VÍDEO, FOTOS)

'Guerra' entre UPyD y el presidente del Congreso, Jesús Posada, en los pasillos de la Cámara Baja. Y todo por un cartel contra la corrupción.

Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha desafiado a Posada volviendo a colgar el cartel con la leyenda 'Zona libre de corruptos' en sus dependencias en el Congreso pese a que éste les había ordenado retirarlo por resultar ofensivo para el resto de grupos.

La líder de la formación magenta, Rosa Díez, y su diputada Irene Lozano han sido las encargadas de volver a colocar el cartel en el mismo lugar del que horas antes había sido retirado por los servicios de la Cámara.

El cartel se ha colgado en la zona exterior de los despachos de UPyD, a la vista de los ciudadanos que transitan por la Cámara Baja en este día de Puertas Abiertas.

El cuadro se había colocado coincidiendo con la Jornada de Puertas Abiertas y estaba a la vista de los visitantes, ya que el recorrido pasa por delante de los despachos de UPyD. En la Junta de Portavoces, el PP ya cuestionó ante Rosa Díez la conveniencia de colocar ese cartel, pues considera que todo el Congreso, y no sólo un partido, está libre de corrupción.

DENUNCIA EN LA COMISARÍA DEL CONGRESO

El presidente del Congreso ordenó a los servicios de la Cámara la retirada del cartel y, al percatarse de su desaparición, UPyD decidió denunciarlo como sustracción en la comisaría del Congreso. El secretario general de la Cámara, Carlos Gutiérrez Vicén, comunicó después a Díez que el cartel en cuestión no había sido sustraído sino retirado por orden de Posada al considerar que era ofensivo para el resto de grupos parlamentarios. Tras la advertencia, se les devolvió el cartel.

El propio Posada se acercó posteriormente a las dependencias parlamentarias de UPyD para remarcar que la decisión era suya, como responsable de gobierno interior del Congreso, y que tomaría medidas si volvían a colgarlo.

Sin embargo, los magenta han hecho caso omiso a las advertencias de Posada y por la tarde han vuelto a colocar el cartel en su lugar. "No se puede aceptar que no podamos decir una verdad en nuestra sede, que es territorio de UPyD", ha insistido la política vasca, quien no teme las consecuencias que este acto pueda acarrearle. "Las consecuencias es que no nos hemos caído de la silla al volverlo a poner", ha rematado.

Fuentes del Congreso han indicado que, tras este desafío, los servicios de la Cámara tomarán nota de lo sucedido y la institución tomará las medidas que considere oportunas. Eso sí, en principio ya no tienen intención de volver a retirar el polémico cuadro.

ESPACIO ECO