INTERNACIONAL
29/12/2014 11:47 CET | Actualizado 29/12/2014 13:11 CET

Grecia celebrará elecciones generales tras el naufragio en el parlamento del candidato a presidente

Ni el temor ni las cesiones han causado efecto. Grecia tendrá elecciones generales en unas semanas y Syriza, con su líder Alexis Tsipras al frente, se perfila como posible ganador en lo que podría suponer un antes y un después en la Historia del país.

El primer ministro, Antonis Samaras, de Nueva Democracia (centro derecha), ha sido incapaz de hacer que Stavros Dimas, un antiguo comisario europeo con fama de centrista, se convirtiese en presidente de la república. La decisión dependía del parlamento griego, al que Samaras había tratado de convencer prometiendo elecciones anticipadas y un gobierno de consenso para ganar el favor de la cámara. Aunque el apoyo a Dimas ha ido in crescendo, con 160 votos en la primera votación y 168 en la segunda, este lunes se ha quedado otra vez a doce escaños de los 180 necesarios para suceder a Karolos Papoulias, presidente desde 2005.

Habrá elecciones el 25 de enero, ya que la Constitución griega establece que los comicios deben celebrarse entre tres y cinco semanas después del fracaso de la elección del presidente.

Tampoco han surtido efecto las advertencias de un nuevo caos financiero, el temor a la ira de los mercados (el principal índice de Atenas caía un 10% durante la votación) o el riesgo para las negociaciones que Grecia mantiene con el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea para mantener el país a flote.

"Preferiría caras conocidas" al frente de Grecia, ha dicho el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker. "Todo pende de un hilo. Si se corta, podríamos acabar en la catástrofe absoluta", ha dicho Evangelos Venizelos, líder de los socialistas helenos (PASOK) y viceprimer ministro. En Grecia sí hay una gran coalición, pero ésta es cada vez más pequeña.

TSIPRAS, EN EL CENTRO DE LAS MIRADAS

Todo el mundo mira a Alexis Tsipras. El líder de Syriza, que coquetea con la salida de Grecia del euro y rechaza la austeridad que ha empobrecido al país, podría regir los destinos del país en tan solo unas semanas.

En España, con Podemos como fuerza política emergente, se sigue de cerca la evolución política de Grecia. ¿Un posible reflejo de lo que ocurrirá en unos meses, cuando se celebren las elecciones generales?

"En Europa, el sentimiento está cambiando. Todo el mundo se está acostumbrando a la idea de Syriza en el Gobierno y que unas nuevas negociaciones deben comenzar", escribió Tsipras en un artículo publicado en la prensa este domingo. Según él, la posible llegada de Syriza al poder no será ni mucho menos tan traumática para la estabilidad del país como la pintan los agoreros. Todo responde a una "operación de terror", según él, encaminada a mantener en el poder a aquellos que han sumido en la miseria al país.

En todas las encuestas, Syriza aparece en cabeza, aunque las distancias se acortan con respecto a Nueva Democracia, el partido de Antonis Samaras. El último sondeo, publicado este domingo, da una ventaja de 2,4 puntos a la coalición de izquierdas liderada por Tsipras.

Photo gallery Así se vota en Grecia See Gallery