NOTICIAS
04/01/2015 20:26 CET | Actualizado 04/01/2015 20:26 CET

Los sindicatos policiales critican la "actitud fría" de Interior tras el "asesinato" de un agente

Los sindicatos mayoritarios del Cuerpo Nacional de Policía han convocado para este lunes concentraciones silenciosas en toda España por el policía muerto en la estación madrileña de Embajadores al ser arrojado a las vías del tren por un hombre natural de Costa de Marfil con el que forcejeaba por negarse a identificarse.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP), la Confederación Española de Policía (CEP) y el Sindicato Profesional de Policía (SPP) han reclamado medidas para que cuando muera un policía en acto de servicio las banderas nacionales ondeen a media asta en señal de dolor en los edificios oficiales, o, al menos, en todos los del Cuerpo Nacional de Policía.

En un comunicado conjunto, los sindicatos SUP, CEP y SPP han considerado "irrespetuosa" la ausencia del ministro del Interior y "de otros responsables políticos" en actos oficiales de despedida a policías "asesinados", como el celebrado este sábado en Madrid por el policía Francisco Javier Ortega del Real, de 28 años, que murió al ser arrollado por el tren el pasado viernes.

Las organizaciones sindicales han subrayado que la muerte del agente ha conmocionado a todos los policías y a los ciudadanos que han visto el vídeo grabado por un pasajero de cómo ocurrieron los hechos: el individuo arrastró al agente hasta que ambos cayeron a la vía.

Tras afirmar que el vídeo ha acercado a la sociedad "la cotidiana dureza del trabajo policial", que, "en situaciones de aparente normalidad, puede tornarse en tragedia con una facilidad dramática", los sindicatos han subrayado que el agente muerto "ya es un héroe", aunque quizás nunca buscó "este título que ahora le va acompañar para siempre".

"ORGULLOSOS"

Como hicieron con la policía asesinada en noviembre en un atraco a una sucursal bancaria de Vigo, los sindicatos han convocado a todos los agentes y "a la ciudadanía en general" para que participen en concentraciones silenciosas mañana lunes, a las 11:00 horas, en las comisarías de toda España.

Los sindicatos se muestran "orgullosos" de las muestras de solidaridad recibidas "desde todos los estamentos sociales", que reconfortan a los policías al ver que la sociedad entiende "la dureza" de su trabajo y "siente como propia la pérdida de un compañero".

Los tres sindicatos mayoritarios han llamado la atención sobre "la actitud de la cúpula del Ministerio del Interior" por "la ausencia del ministro de Interior y de otros responsables políticos en actos oficiales de despedida a compañeros asesinados".

En su opinión, esta ausencia "se está empezando a convertir en una práctica habitual, además de irrespetuosa".

Han opinado que la presencia en la estación de Embajadores del ministro al poco de ocurrirse el suceso "no es suficiente" porque "hay que estar dando la cara en el funeral".

"Esa actitud abre una brecha considerable entre la cúpula política del Ministerio y los profesionales de la seguridad pública. Que la sociedad sepa que nos sentimos ofendidos por esa actitud fría y distante", afirman los sindicatos.

Por último, los sindicatos reclaman a la Dirección General de la Policía que inste las reformas o cambios legales necesarios para que "ante una tragedia de este tipo" se puede decretar que las banderas nacionales ondeen a media asta, al menos en los edificios del Cuerpo Nacional de Policía.

Los sindicatos consideran "imprescindible" contar "con esta señal pública de respeto y dolor".