POLÍTICA
15/01/2015 21:59 CET | Actualizado 16/01/2015 16:17 CET

Ingrid Sartiau: ¿Qué derechos tendría si se demuestra que el rey Juan Carlos es su padre?

FACEBOOK/INGRID SARTIAU

Ingrid Sartiau, la belga de 48 años que asegura que es hija del rey Juan Carlos, ha conseguido que su demanda de paternidad sea aceptada por el pleno de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, en contra del criterio del Fiscal. Los magistrados entienden que concurren los requisitos legales para admitir a trámite su reclamación, aunque esta decisión no supone adelantar resolución alguna sobre el fondo del asunto.

La defensa de la demandante ha asegurado a un medio belga que su cliente no reclama ni títulos, ni un lugar en la línea de sucesión al trono, ni dinero. Solo quiere encontrar a su padre.

Si finalmente resulta que esa figura paterna es el rey Juan Carlos, ¿a qué tendría derecho? ¿Podría exigir un lugar en la Casa Real? ¿Tendría derecho a la herencia del rey cuando este muera? ¿A qué se enfrenta él durante el proceso? Estas son algunas respuestas a estas y otras cuestiones:

¿POR QUÉ HA PROSPERADO ESTA DEMANDA Y NO LA DE ALBERT SOLÁ JIMÉNEZ?

Ingrid Sartiau presentó su demanda de paternidad junto al catalán Albert Solá Jiménez. El juzgado de Madrid donde las entregaron las archivó por la inviolabilidad del rey. Tras su abdicación, el ex jefe de Estado perdió esta condición que reserva la Constitución al monarca, y la demanda se elevó al Tribunal Supremo, por el aforamiento exprés que le concedió el Congreso. Ambos se habían hecho varias pruebas de ADN. La primera estableció que había un 91% de probabilidades de que fuesen hermanos, pero un análisis posterior reveló que los marcadores genéticos no eran concluyentes. El Fiscal rechazó la admisión de las demandas precisamente por considerar que esas pruebas "demuestran que no tienen el mismo padre biológico, por lo que son incompatibles entre sí", según Europa Press. Ahora Sartiau se ha desvinculado de Solá, y el Tribunal entiende que en su demanda sí se cumple el artículo de 767.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, que obliga a presentar "un principio de prueba". Solá, que nació en 1956 y fue criado por una familia adoptiva, no ha conseguido presentar ninguna prueba que se considere aceptable.

¿QUÉ PRUEBA HA PRESENTADO SARTIAU?

Según publica El País, que cita a fuentes del caso, se trata de un acta notarial firmada por la madre de la demandante, Liliane Ghrislaine Sartiau, de 80 años. En ella asegura que tuvo una breve relación con Juan Carlos de Borbón -sin saber de quién se trataba hasta que se lo reveló el empleado del hotel donde se alojaban, según su relato- a finales de 1965. Fruto de ese encuentro con “un hombre de 31 años gentil, guapo, dulce y con los ojos azules”, nació su hija en agosto de 1966, según la madre. Las dos, madre e hija, se han puesto a disposición del Tribunal para declarar y, sobre todo la progenitora, ofrecer detalles sobre su supuesta relación con el rey.

¿DEBERÁ EL REY HACERSE OBLIGATORIAMENTE LA PRUEBA DE ADN?

No. Cuando presentó su demanda, Sartiau solicitó como prueba anticipada una muestra de ADN del rey, para cotejarlo con el suyo. Ahora puede reiterar esta petición y los jueces deberán decidir si la aceptan. De todas formas, el rey podría perfectamente negarse a realizarla, pero esto no jugará a su favor. "La Ley dice que la negativa a someterse a la prueba biológica deberá ser entendida como un fuerte indicio de que efectivamente puede ser el padre, siempre que se adjunte alguna otra prueba en la que se ponga de manifiesto que en la época de la concepción pudieron tener relaciones ese presunto padre y la madre", explica a este diario Encarna Serna, profesora de Derecho Civil de la Universidad de Murcia. En otros ordenamientos jurídicos, añade, la negativa conllevaría directamente la declaración de paternidad. "Si es verdad que existen pruebas de que en el momento de la concepción el padre y la madre pudieron tener relaciones sexuales, entonces sí se deberá entender, precisamente, que la negativa lo que está haciendo es poner obstáculos para establecer una relación tan importante como de paternidad", añade.

¿CÓMO SE DEMUESTRA QUE HUBO UNA RELACIÓN SEXUAL?

¿Hace falta presentar una foto que muestre a la madre y al presunto progenitor juntos? "No, no, para nada", contesta Serna, y explica: "Los tribunales abren un abanico amplio para ver qué se debe entender como principio de prueba. Podría ser un testigo, alguna referencia de que esa señora y el rey estuvieron en el mismo hotel, etc. ¿Por qué? Por una sencilla razón: porque como lo acotes mucho, no dejas si quiera que el proceso llegue a los tribunales, y eso va en contra del artículo 24 de la Constitución, es decir, que todos tenemos derecho a defender nuestros derechos a través de la Justicia". Será en el procedimiento cuando se tendrá que sustanciar si las pruebas que se presentan son válidas, más allá del acta notarial con la declaración de la madre, que como señala Público, sería más bien una declaración de parte.

¿CUÁL ES EL SIGUIENTE PASO?

El rey tiene un plazo de 20 días hábiles desde que le llegue el auto del Tribunal Supremo para contestar a la demanda y llegar a un acuerdo. Si no llegan a una conciliación, entonces se celebrará un juicio al que no tiene por qué asistir personalmente, sino que puede delegar en su abogado y procurador, como ocurre en cualquier otro pleito. Solo si la otra parte pide una declaración suya -y la Sala de lo Civil admite la petición- deberá presentarse en persona. Habitualmente las vistas en los juzgados de familia no son públicas, para preservar la intimidad de las partes, como establece el artículo 752 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, así que hay muy pocas posibilidades de que si finalmente el rey tiene que declarar, le veamos frente al juez.

¿CUÁNTO PODRÍA TARDAR EN RESOLVERSE LA DEMANDA?

Es imposible dar una fecha exacta. Hay que tener en cuenta además, como señala Serna, que el Supremo está acostumbrado a gestionar recursos, pero no instrucciones. "Si no hay acuerdo entre las partes, el juicio se celebrará previsiblemente antes del verano", han calculado fuentes del tribunal que cita El País.

SI SARTIAU GANA, ¿SERÁ INFANTA?

"Estando ya marcada la línea de sucesión con una antelación evidente y clara, ya no hay ni Casa Real ni nada de nada. A mí juicio es una relación jurídico privada estrictamente", dice el catedrático de Derecho Constitucional Miguel Ángel Aparicio a El HuffPost, que explica: "Los espermatozoides del rey, fuera de la formalización jurídica -y aquí parece que el acto de procreación no sea una formalidad jurídica excesivamente visible-, no tienen consecuencia ninguna, a mi juicio". Otra cosa es que Sartiau fuera su hija como consecuencia de una "relación juridificable", desde una pareja de hecho a cualquier tipo de convivencia. "Entonces sí podrían avistarse determinados efectos jurídicos, pero como esto es fruto simplemente de un 'aquí te pillo aquí te mato', salvo los efectos jurídico privados, no hay ninguna traslación al campo público, a mí juicio". El constitucionalista, que no se muestra afín en absoluto a la Monarquía, afirma sin embargo que su tesis es defendible constitucionalmente, porque en la carta magna están marcadas las líneas de sucesión. En todo caso, concluye, Sartiau podría tener los derechos que se derivan del "principio de igualdad de los hijos, y de la pura relación fisiológica, pero no en ningún otro ámbito de carácter público".

¿QUÉ DERECHOS TENDRÍA COMO HIJA DE JUAN CARLOS DE BORBÓN? ¿HEREDARÍA?

Tendría "exactamente los mismos que un hijo matrimonial", responde Encarna Serna. Esto incluye "derechos sucesorios y la posibilidad, si ella quiere, de llevar sus apellidos". A efectos prácticos, es poco probable que ella, ya adulta y madre a su vez de dos hijos, demande ningún tipo de pensión alimenticia ni ayuda monetaria, pero sí tendrá derecho a la herencia "legítima estricta", que equivale a un tercio del legado del rey a su muerte, a dividir a partes iguales entre todos sus hijos. El resto de su fortuna, que The New York Times calcula que en total se eleva a unos 1.800 millones de euros, dependerían de su testamento. Pero vamos, que si resulta ser su hija, esta mujer tendría derecho a recibir como mínimo, según esa estimación, unos 150 millones de euros.

Photo gallery Ingrid Sartiau See Gallery