En 'Heidi' pasaban cosas muy raras... y hemos tardado 40 años en darnos cuenta

En 'Heidi' pasaban cosas muy raras... y hemos tardado 40 años en darnos cuenta

Hace 40 años se estrenaba en España Heidi. Una serie japonesa basada en la obra de una escritora suiza, llamada Johanna Spyri, y que se ubicaba en los Alpes y en Fráncfort (Alemania). Los dibujos contaban las aventuras de la pequeña huérfana Heidi, que a sus cinco años se iba a vivir con su ceñudo abuelo a las montañas y trababa amistad con el cabrero Pedro, de 11, pero que también se veía obligada a pasar una temporada en la ciudad junto a la dulce Clara, de 12, y a la durísima señorita Rottenmeier.

A lo largo de sus 52 capítulos, Heidi, sus canciones (¿quién no recuerda el Abuelito dime tú?) y sus frases (los gritos de ¡Peeeedroooo! ¡Claraaaa! en el doblaje en español) quedaron en la memoria de muchas generaciones. Con un toque algo triste, la serie dejó enseñanzas para miles de niños que conocieron los Alpes gracias a ella. Los de hoy también podrán conocerlos, ya que se estrena una nueva versión en 3D en el Canal Panda. Pero también quedaron preguntas sin resolver y afirmaciones que parecían muy claras, que los niños del momento apenas se planteaban, pero que en realidad eran realmente extrañas. ¿Nadie se daba cuenta de que, en la cabecera de la serie, Heidi flotaba en una nube? ¿Es que acaso las nubes eran sólidas? ¿O por qué todos los protagonistas eran huérfanos? Heidi no tenía padres, Clara había perdido a su madre y Pedro vivía con su madre y su abuela. Realmente pasaban cosas muy raras...

Las cabras saltan. Y saltan mucho

5c8af30b2000009d036fffb9
  5c8af30b2000009d036fffb9

Había un columpio colgado ¿de las nubes?

Heidi iba en mangas de camisa aunque viviera en los Alpes. Y si se abrigaba, era solo con una capa. Y a veces hasta iban descalzos

Y, aún así, nadie se ponía nunca enfermo: la única vez que Heidi tuvo que acudir al médico fue en Fráncfort

No hacía falta escolarizarse. Los niños se pasaban el día entre cabras

5c8af30b2300002f00e76d35
  5c8af30b2300002f00e76d35

Una niña de cinco años se pasaba el día haciendo tareas de casa

Pedro tenía una fuerza sobrenatural

5c8af30c3b000002076cd30f
  5c8af30c3b000002076cd30f

La montaña no era peligrosa. ¿Acaso no había riscos, despeñaderos, ramas caídas?

La leche de cabra estaba buena y no hacía falta hervirla ni pasteurizarla

Y, de hecho, podían sobrevivir todos los días a base de pan, leche y queso. Y con eso bastaba

Clara podía moverse cómodamente por la hierba con la silla de ruedas

5c8af30c2500001304c9e5c8
  5c8af30c2500001304c9e5c8

Y la pureza de las montañas conseguía levantarla de la silla. ¿Quién quiere médicos pudiendo respirar el aire alpino?

Podían dar vueltas, y vueltas, y más vueltas, y nunca se mareaban

5c8af30c22000033001a2165
  5c8af30c22000033001a2165

Un montón de paja estratégicamente colocada puede ser una perfecta cama

Y, tras dormir en ella, en una fría buhardilla y solo con un camisón, Heidi se levantaba tan feliz y contenta

5c8af30d240000f7054cb508
  5c8af30d240000f7054cb508

Y, efectivamente, las nubes eran sólidas: si Heidi se montaba en ellas, cualquiera podía hacerlo... ¿o no?

QUERRÁS VER ESTO: Pedro y Yo - Heidi

5c8af30d3b000054066cd313
  5c8af30d3b000054066cd313

Ve a nuestra portada

5c8af30d2300003000e76d37
  5c8af30d2300003000e76d37

Síguenos en Facebook

5c8af30d250000e203c9e5cc
  5c8af30d250000e203c9e5cc

Síguenos en Twitter