POLÍTICA
22/05/2015 12:57 CEST | Actualizado 22/05/2015 12:57 CEST

Llevan a la justicia el asesinato de las 17 rosas de Guillena en 1937

YOUTUBE

Las 17 rosas de Guillena (Sevilla) no son, quizá, tan conocidas como sus camaradas, las 13 rosas de Madrid. Y, sin embargo, poco diferencia las tragedias de unas y otras. Idéntica persecución, idéntico dolor. Las andaluzas fueron encarceladas, torturadas humilladas y rapadas. Luego, les dieron el paseíllo por las calles de su pueblo. Una lección en público para sus convecinos. El ejemplo de lo que no se debía hacer. El paseo acabó con las mujeres cargadas como ganado en un camión, que las trasladó a Gerena, un pueblo vecino, aún en Sevilla. Una a una fueron cayendo ante los disparos del pelotón de fusilamiento local. Tenían entre 24 y 70 años. Sus cuerpos, sin respeto alguno, fueron lanzados a una fosa común. Todo ocurrió entre el 6 y el 8 de noviembre de 1937.

Ahora, 78 años después de aquel asesinato múltiple, las familias de aquellas mujeres han llevado su caso ante un juzgado de Sevilla. Aunque sus huesos se recuperaron, el capítulo no está cerrado: su muerte no se ha investigado propiamente, no se ha buscado a los culpables y no se ha catalogado su ajusticiamiento como asesinato. En el Registro Civil, aún hoy, sólo consta que están "desaparecidas".

Según informa la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica 19 Mujeres de Guillena -que recuerda a las 17 rosas y a dos mujeres más, detenidas con ellas y finalmente indultadas-, su denuncia se fundamenta en la recogida de testimonios y pruebas durante décadas, una investigación que ya había cuajado en una denuncia previa, incluida en la querella interpuesta ante la Justicia argentina contra crímenes del franquismo.

Es una pelea vieja, con la que quieren cerrar el círculo de memoria recobrada y justicia. Entre enero y febrero de 2012, los 13 cuerpos fueron exhumados del cementerio de su pueblo. Todo el mundo sabía dónde estaban, pero nadie se había atrevido a buscarlos. En diciembre de ese mismo año, tras un serio análisis de ADN en Bollullos de la Mitación, se pudo poner nombre y apellido a cada hueso. 75 años después de su asesinato, las 17 rosas de Guillena regresaron a su pueblo, a descansar en paz. O casi. A la espera de los jueces. "Verdad, justicia y reparación", se lee en la placa que marca su enterramiento, juntas, identificadas, reparadas.

José Domínguez Núñez fue el hombre clave para dar con ellas. De niño, subido a un olivo, pudo ver cómo mataban a las 13 mujeres. Señaló entonces un punto en el cementerio de Gerena. También señaló a los culpables, un grupo de falangistas y guardias civiles locales. Un testimonio que ahora se refleja en la denuncia recién interpuesta esta semana.

FAMILIAS DE REPUBLICANOS

El delito de estas mujeres era el de ser mujeres, madres, hermanas... de republicanos, muchos de ellos exiliados del pueblo. Y no taparlo ni avergonzarse de ello. Las tropas fascistas arrasaron la zona sin mucha oposición, así que, recuerda la Asociación, muchos de los hombres se marcharon a Extremadura o Madrid, a luchar con el ejército republicano, escaparon a la montaña cercana fusil en mano o acabaron, directamente, fusilados.

guillena justicia

Miembros de la asociación guillenera, con su recurso interpuesto ante un juzgado de Sevilla.

Entran dentro de la política de razias de la época, las que el historiador José María García Márquez llama "operaciones de limpieza", "matanzas de mujeres exclusivamente para cortar de raíz las ayudas que los huidos en las sierras estaban recibiendo de los pueblos", escribe. El Ronquillo, Guillena o Martín de la Nara fueron otros municipios de la zona donde se dieron casos similares, abunda.

Estos son los datos que existen de las 13 mujeres para las que ahora se busca justicia, según la ARMH 19 Rosas:

LAS 17 ROSAS DE GUILLENA

1 - Eulogia Alanis García, “la cunera”.

2 - Ana María Fernández Ventura, “la lega”. Vivía en el Portugalete. Tenía unos 29 o 30 años. Tenía dos hijos, Luciano y Manuela, que llevan los dos apellidos de la madre por ser madre soltera.

3 - Antonia Ferrer Moreno. Natural de Loja. Casada con Cristobal Barroso Rosado (Ronda). tres hijos. Antonio Barroso Ferrer, Francisco Barroso Ferrer y Manuel Delgado Ferrer.

4 - Granada Garzón de la Hera, “la gitana”. 41 años. Casada con Francisco Aguilera Hidalgo (asesinado), al igual que su hijo mayor, José (19 años). Tuvo nueve hijos. Natural y vecina de Guillena.

5 - Granada Hidalgo Garzón. Vivía en c/ Echegaray nº 6. Viuda. 70 años. Sabía leer.

6 - Natividad León Hidalgo. 52 años. Casada con Antonio León García. Tenía dos hijos; uno de ellos, José León León, baja en padrón municipal al igual que ella sin causa. Vivía en c/ Pablo Iglesias, nº32.

7 - Rosario León Hidalgo. 41 años. Casada con Francisco Prieto Lopez. Tenía tres hijos. Vivían en c/Pablo Iglesias. Nº 36.

8 - Manuela Liánez González, “la esterona”. Casado con Eduardo Rodríguez Membrilla. Fue detenida por no declarar el paradero de su marido, huido a la entrada de la tropas franquistas en Guillena. 46 años. Tenía dos hijas, Manuela e Isabel.

9 - Trinidad López Cabeza. 50 años. Tuvo ocho hijos (uno de ellos murió de pequeño). Fue detenida en su casa; su hija mayor se ofreció para ir en su lugar; no volvió a ver a su madre.

10 - Ramona Manchón Merino. 44 años. Casada con Antonio Palacios Garcia (asesinado), figuran 4 hijos. Vivian en c/ Agustina de aragon nº 23. Baja en padron sin causa.

11 - Manuela Méndez Jiménez. 24 años. Casada con Manuel Domínguez Garzón (desaparecido). Vivían en c/ Sevilla, nº 1. Dos hijos, José y Antonio, de cinco y tres años. Detenida por no revelar el paradero de su marido.

12 - Ramona Navarro Ibáñez. Casada con José María Macero Maya. 24 años. Con dos hijas, Antonia y Carmen. Vivia en c/ Pablo Iglesias nº 1. Baja en padrón municipal sin causa.

13 - Dolores Palacios García. 46 años. Casada con Antonio Hidalgo Garzón. Tenían nueve hijos. Vivian en c/ Pablo Iglesias nº40. Baja en padron municipal sin causa.

14 - Josefa Peinado López. 55 años. Casada con Manuel Peinado Gonzalez y vivian en c/ Pablo iglesias nº 3. Tenían dos hijos, Guillermo y Cipriano (ambos eliminados del Padrón municipal).

15 - Tomasa Peinado López. 61 años. Casada con Antonio Fernández Moray. Tenían cinco hijos, tres de ellos (Antonio, Francisco y Jose) fueron baja junto a ella del Padrón Municipal sin causa. Vivían en c/ Pablo Iglesias nº 54.

16 - Ramona Puntas Lorenzo. 52 años. Casada con German Franco Santiago (asesinado). Tenia una hija, Josefa. Vivian en c/ Ramon y Cajal nº 3. baja en padron municipal sin causa.

17 - Manuela Sanchez Gandullo. 57 años. Casada con Emilio Valdivia Puntas. Vivian en c/ cervantes nº 24. Tres hijos. Su marido fue un destacado miembro de Unión Republicana Local, no represaliado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portadaSíguenos en FacebookSíguenos en Twitter

EL HUFFPOST PARA HONEST