POLÍTICA
05/06/2015 18:52 CEST | Actualizado 05/06/2015 18:56 CEST

Marruecos garantiza que "no hay marcha atrás" en su buena relación con España

REUTERS

La XI cumbre bilateral celebrada este viernes en Madrid entre los Gobiernos de Madrid y Rabat ha servido para escenificar el buen momento -"el mejor", según las autoridades marroquíes- por el que atraviesa la relación bilateral, marcada por la voluntad de ambos países de priorizar los intereses compartidos y aparcar los contenciosos tradicionales.

"No hay marcha atrás en la relación entre España y Marruecos", ha sentenciado el primer ministro marroquí, el islamista moderado Abdelilá Benkiran, en la rueda de prensa conjunta con su homólogo, el presidente Mariano Rajoy celebrada al término de la reunión de alto nivel (RAN), como se denomina formalmente la cumbre.

Los dos jefes de Gobierno han confirmado que no habían hablado de la tradicional reivindicación marroquí sobre la soberanía de Ceuta y Melilla. "Ceuta y Melilla es un tema antiguo entre España y Marruecos del que vamos a seguir hablando. Pero cuando estamos construyendo unas relaciones basadas en la confianza, empezamos por lo bueno y lo positivo y para otros asuntos ya hablaremos más adelante", ha explicado Benkirane.

Tampoco ha formado parte de la discusión entre los dos jefes de Gobierno el reciente procesamiento de 11 altos cargos militares marroquíes en la Audiencia Nacional por un delito de genocidio en el Sahara Occidental, una decisión que Rabat descalificó públicamente afirmando que "rayaba el ridículo". Por lo tanto, los temas espinosos, como lo son estos dos y también los derechos humanos, han quedado fuera de la agenda de los mandatarios.

Rajoy ha señalado que se trata de un asunto que "compete a jueces y fiscales", mientras que Benkiran ha confirmado que este tema se ha abordado en la reunión que han mantenido los ministros de Justicia en el marco de la RAN. "Es un asunto que se irá tratando de los modos más habituales entre entidades competentes", ha dicho el primer ministro marroquí, que ha querido subrayar la voluntad de los dos países de tratar los problemas, cuando surgen, casi como si se tratara de asuntos familiares.

En este sentido, ha reafirmado el compromiso del reino alauí de tratar la relación bilateral con España como un instrumento de colaboración que haga del Mediterráneo no un motivo de separación, sino un factor que favorezca el acuerdo y los intercambios comerciales.

(Puedes seguir leyendo tras el gráfico...)

Así, Rajoy y Benkiran han dedicado su encuentro a revisar la "eficaz" colaboración que mantienen sus Gobiernos en la lucha contra el terrorismo yihadista, el narcotráfico y la inmigración ilegal, ha explicado el presidente del Gobierno español.

También han hablado de cómo seguir fomentando los lazos comerciales y los flujos de inversión. España desbancó en 2012 a Francia como primer socio comercial de Marruecos y en 2014 fueron más de 17.000 las empresas españolas que exportaron al país vecino.

De hecho, en paralelo a la reunión de La Moncloa, los representantes de las patronales de España y Marruecos han presentado este viernes una Declaración Conjunta ante los presidentes de ambos países y se han comprometido a impulsar el Comité Empresarial Hispano-Marroquí y a reforzar la cooperación de cara a terceros mercados.

MARRUECOS, ESTABLE Y SEGURO

Benkiran no ha desaprovechado la oportunidad para animar a las empresas españolas a invertir en su país, que ha defendido como un país "estable, seguro y con un nivel democrático avanzado", también en materia de derechos humanos, ha defendido, pese a las denuncias de organismos internacionales. Esta afirmación se produce apenas dos días después de que Rabat expulsara a una activista española defensora de los derechos de los gays y lesbianas, privándola de la asistencia consular a la que tenía derecho.

Este caso, sin embargo, no fue tratado en la reunión sectorial que mantuvo el ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, con la ministra delegada de Exteriores de Marruecos, Mbarka Bouaida, han confirmado a Europa Press fuentes diplomáticas.

¿MÁS AYUDAS UE?

(Puedes seguir leyendo tras la foto...)

La relación de la UE con Marruecos, y sus posibilidades de mejora -el reino alauí es hoy el mayor perceptor de fondos de la política de vecindad europea con los países del Mediterráneo- también ha centrado la entrevista de Rajoy y Benkiran, que han analizado asimismo la crisis en Libia, donde ambos países defienden la labor de mediación emprendida por la ONU para intentar acordar un Gobierno de unidad nacional; así como la situación de inestabilidad en el Sahel, y en concreto en Mali.

Aunque no fue un tema del que hablaran los jefes del Gobierno, Benkiran no ha descartado plantear en un futuro la posibilidad de que los marroquíes residentes en España puedan votar en las elecciones municipales, algo que hoy por hoy no es posible y que requeriría negociar un tratado entre ambos países.

Al término de la reunión, los dos Gobiernos han suscrito una declaración conjunta en la que España "alaba el modelo democrático marroquí, singular en la región, que se articula en torno a la tolerancia, la apertura y la libertad".

SAHARA OCCIDENTAL

Como es habitual en estos documentos, el texto hace una mención al contencioso del Sáhara Occidental, muy sucinta y poco comprometedora. Los dos Gobiernos, dice la declaración, "han reiterado la necesidad de impulsar la Unión del Magreb Árabe como opción geopolítica ineludible", un proyecto bloqueado precisamente por la rivalidad entre Marruecos y Argelia y el contencioso del Sáhara.

En el texto, España también saluda los "esfuerzos serios y creíbles de Marruecos" para intentar llegar a un arreglo del contencioso e insta a reanudar las negociaciones con el Frente Polisario "sobre bases sólidas, de conformidad con las resoluciones y los parámetros claramente definidos por el Consejo de Seguridad" de la ONU.

La declaración también dedica unos párrafos a la emigración marroquí hacia España y se compromete a prestar "una atención especial" a los trabajadores temporales y estacionales, así como a "gestionar de manera flexible y apropiada las cuestiones relacionadas con el reagrupamiento familiar en conformidad con su respectiva legislación nacional".

Y ADEMÁS...