POLÍTICA
13/06/2015 19:55 CEST | Actualizado 13/06/2015 20:16 CEST

Ada Colau, investida alcaldesa de Barcelona

EFE

La mano de Ada Colau (Barcelona en Comú) está tendida. La nueva alcaldesa de Barcelona ha repetido hasta cansarse que su mandato que hoy comienza será el del "diálogo" y el "espíritu de colaboración" con todas las fuerzas de la oposición. No deja fuera ni al exalcalde Xavier Trias, de CiU, a quien pide que se integre para afrontar los grandes retos de la capital catalana, porque la "prioridad" es la ciudad. Los trabajadores, los obreros y los problemas sociales que arrastran han sido los ejes de su intervención. Muy orgullosa se ha mostrado de sus orígenes en el activismo social.

"Lo digo con más fuerza que nunca: quiero ser la alcaldesa de todos los vecinos de esta ciudad, los que nos han votado o los que no. De los 73 barrios por igual", ha señalado Colau. A la "mano extendida" previamente por Trias, la líder antidesahucios ha "correspondido" aceptando su ofrecimiento para "los grandes temas de ciudad". "En este diálogo nos encontraremos", ha concluido en su primer discurso en el Saló de Cent del Ayuntamiento.

Pocos minutos antes, había sido investida con los 21 votos a favor de su formación (11), ERC (5), PSC (4) y uno de los tres concejales de la CUP. Emocionada por lograr el aval, Colau ha dejado claro que se "dejará la piel" al frente del consistorio y ha agradecido la presencia de las más de 2.500 personas que han llenado la plaza Sant Jaume para seguir el acto en una pantalla gigante. Los gritos de "¡Sí, se puede!", han calado por entre los muros del edificio consistorial.

Colau ha dado un discurso muy centrado en el agradecimiento a las entidades vecinales, "un reconocimiento que no siempre han tenido" y que ha prometido potenciar, y a las mujeres, empezando por su madre, presente en el acto, las barcelonesas que por primera vez "saben" que tienen voz con su nuevo liderazgo. "Pensaré en los que defienden el bien común sin esperar ningún tipo de reconocimiento, sin esperar recompensa. Ellos son los imprescindibles", ha dicho. Los 73 barrios de la ciudad, ha resaltado, estarán en su agenda permanentemente.

La nueva regidora ha insistido en que se abre "una nueva etapa, una nueva forma de gobernar con la ciudadanía y no solo en nombre de la ciudadanía". "Compartimos emociones muy fuertes, nervios, ilusiones, esperanza, pero también un intenso sentimiento de responsabilidad. Es un paso muy importante pero no somos ingenuos, sino plenamente conscientes y estamos aquí para asumirlo", ha abundado.

Y ADEMÁS...