INTERNACIONAL
21/06/2015 18:07 CEST | Actualizado 21/06/2015 18:09 CEST

Europa ya estudia la nueva propuesta griega para el acuerdo con los acreedores

REUTERS

Lo ha dicho el presidente de Francia, François Hollande: "No hay tiempo que perder". Y en ello están. La Comisión Europea estudia a contrarreloj la nueva propuesta que esta tarde le ha presentado el primer ministro griego, Alexis Tsipras, para tratar de lograr "un acuerdo mutuamente beneficioso" con las instituciones internacionales acreedoras.

El documento, además de a Hollande, se lo ha entregado al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker y a la canciller alemana, Angela Merkel. "El trabajo sobre nuevas propuestas está en marcha", dijo a Efe una fuente diplomática europea.

"El primer ministro presentó a los tres líderes la propuesta griega para un acuerdo mutuamente beneficioso, que dé una solución definitiva y no un aplazamiento de la solución al problema", informó la oficina de Tsipras en un comunicado.

El jefe del Gobierno griego, según la nota, ha informado de sus conversaciones telefónicas con los mandatarios europeos al Consejo de Ministros, cita tras la que tiene previsto salir hacia Bruselas para asistir mañana lunes a la cumbre europea sobre Grecia. La prensa local precisa que en la capital belga se encuentran ya el ministro de Estado, Nikos Pappás, y el jefe del equipo negociador heleno, Euclidis Tsakalotos.

EN QUÉ CONSISTE LA PROPUESTA

El nuevo plan de Grecia mantiene los tres tipos del impuesto sobre el valor añadido (IVA), el 6,5 %, el 13 % y el 23 %, propuestos con anterioridad, a diferencia de los dos que defienden las instituciones acreedoras.

Pero esta vez Atenas estaría dispuesta a cambiar la imposición sobre algunos alimentos o los hoteles para aumentar los ingresos fiscales, como piden sus acreedores, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

En cuanto a las pensiones, que es junto al IVA una de las cuestiones en que existen los mayores desacuerdos, el Gobierno estudiaría abolir las jubilaciones anticipadas a partir del próximo año, lo que ahorraría unos 200 millones de euros, así como reducir las pensiones complementarias más elevadas.

En una entrevista con el diario Ethnospublicada hoy, Pappás se mostró convencido de que se llegará a un acuerdo "respetando las leyes, la democracia y la cohesión social".

Afirmó que Grecia busca una solución que permita volver al crecimiento dentro del euro y sin repetir los errores del pasado y agregó que el Gobierno no solo pide un acuerdo: "Pedimos una solución. Para que haya un acuerdo, debe ser beneficioso para el pueblo".

"La restauración de los derechos laborales, la oposición a recortar los salarios y las pensiones, nuestra liberación de la política de austeridad catastrófica y un tratamiento integral del problema de la deuda han sido y siguen siendo nuestras líneas rojas", subrayó el ministro.

Matteo Renzi, el mandatario italiano, se ha mostrado "convencido" como "todos" en Europa de la "necesidad de ofrecer una solución que permita a Grecia permanecer como miembro de la Zona Euro".

Y ADEMÁS...