POLÍTICA
23/06/2015 08:02 CEST | Actualizado 23/06/2015 08:02 CEST

Optimismo antes de la tormenta

AFP

Incluso en el optimismo no hay unanimidad. Si en España se acoge la expectativa de acuerdo con alivio, en otros países europeos, como Alemania e incluso en la propia Grecia, se impone la cautela...

"Grecia acaricia el pacto". El económico Cinco Días comienza a descontar el compromiso sobre un eufórico mapa bursátil de Europa mientras que el Süddeutsche advierte: "Los ministros de finanzas deben aún conseguir un gran avance el miércoles". De hecho, el Financial Times y en el Wall Street Journal siguen viendo algunos nubarrones en el horizonte. El americano, las advertencias del ala izquierda de Syriza hace a Tsipras sobre las concesiones. En el británico, Gideon Rachman concluye en plan Casandra, que cualquier salida lleva al caos.

Este catastrofismo no lo comparte el francés Liberation que considera que el acuerdo es inevitable porque "salvar a Grecia es salvar a la Unión Europea". Esta "sabiduría" -dice- viene forzada por que unos y otros han llegado a la conclusión de que "una buena ruptura costaría mucho más caro que un mal compromiso". En concreto, evalúa Die Welt, "100.000 millones de euros" que podría perder el Banco Central Europeo en caso de quiebra. Una debilidad de la institución de Francfort que preocupa en los mercados. Entre tanto, reseña el Süddeutsche, Merkel mantiene un perfil muy bajo.

(Sigue leyendo después de la imagen)

La canciller es objeto de un duro ataque firmado por el sociólogo Jürguen Habermas...

"Por qué la política de Merkel hacia Grecia es un error", titula su artículo en el Süddeutsche en el que le acusa de estar del lado de los acreedores desde el inicio. Así que le recuerda que "no son los bancos, sino los ciudadanos los que tienen que decidir sobre Europa". Esta reflexión es compartida al otro lado del Atlántico por Bruce Ackerman, profesor de Derecho y Ciencias Políticas en la Universidad de Yale, que en una entrevista en Le Monde sostiene que "Grecia oculta la verdadera crisis de Europa. Las instituciones europeas sufren un déficit de legitimidad en tanto que las tradiciones políticas nacionales continúan a oponerse".

En España, los principales candidatos en las elecciones generales empiezan a cerrar equipos y a alimentar polémicas...

"El Gobierno pide a Sánchez normalizar el uso de la bandera en toda España", titula ABC haciéndose eco de la reacción de Mariano Rajoy al uso de la enseña nacional por Pedro Sánchez en su proclamación. "Una democracia progresista no es incompatible con los símbolos de España", señala El País en un editorial en el que considera que "todos los candidatos tienen que concretar y explicar sus planes en lugar de ponerse a discutir sobre quien tiene derecho a usar la bandera". De momento, leemos en este diario, el candidato socialista "recupera a altos cargos de Zapatero para hacer su programa" y formar parte de un gobierno en la sombra. Entre ellos, Rafael Bengoa en Sanidad y Teresa Ribera en Medioambiente; aunque el más destacado es Jordi Sevilla que en una entrevista advierte: "el miedo lo debe tener Rajoy, no las empresas ni los inversores".

Rajoy que sigue a su ritmo y ha diluido toda expectativa de una gran remodelación del Gobierno...

YLa Razón nos ofrece alguna clave al respecto porque "ofreció a Cospedal ser ministra de Educación" y como "la secretaria general rechazó el cargo, se frenaron los cambios del gobierno". Puede haber, no obstante, un mero ajuste, según ABC, dada la proximidad de las elecciones. Un breve plazo que no ha impedido a Mas llevar a cabo una remodelación que dibuja un Govern "100% independentista", destaca El Periódico. En un editorial, La Vanguardia considera que "la incorporación de tres destacados políticos y de un técnico apunta hacia la voluntad de reforzar -en un corto lapso de tiempo-, la labor del Ejecutivo hacia el eje ideológico, y en especial hacia la necesidad de atender los problemas creados por la crisis económica entre los ciudadanos, sin renunciar al vector independentista".

Otra polémica surgida en las últimas horas en torno a ETA, recibe munición por parte de Juan Carlos Monedero...

En el diario Deia, el fundador de Podemos asegura: "Bildu no es Sortu; creo que está ayudando mucho al fin de la violencia de ETA". Una opción que viene a reforzar lo dicho por Íñigo Errejón en su cierre de filas con Pablo Iglesias: "los familiares de presos de ETA pagan una pena adicional".

Y el tuit de esta mañana lo firma un Nobel de Economía, pero no habla de Grecia...

Después de que Obama haya asegurado que el racismo está en el ADN de Estados Unidos tras la matanza de Charleston, Paul Krugman reflexiona en el New York Times sobre "la alargada sombra de la esclavitud".

NUEVOS TIEMPOS