INTERNACIONAL
28/06/2015 10:38 CEST | Actualizado 28/06/2015 10:40 CEST

El Parlamento griego aprueba la convocatoria de referendo sobre el rescate

EFE

Sin prórroga en el rescate, con las negociaciones con Bruselas rotas y con su ministro de Economía expulsado de la reunión del Eurogrupo, Grecia no se amedrenta. Esta pasada madrugada, su Parlamento ha votado por una clara mayoría la convocatoria de un referéndum sobre las medidas propuestas por los acreedores internacionales a cambio del desembolso del rescate.

Tras un debate de más de 14 horas, que vivió momentos de extrema tensión, la solicitud fue aprobada por 178 votos a favor, 129 en contra y ninguna abstención. El Gobierno ha obtenido con comodidad la mayoría absoluta, de 151 votos a favor, necesaria para autorizar el referéndum. El extremista Amanecer Dorado ha votado a favor, mientras que los proeuropeos Nueva Democracia, Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) y To Potami han votado en contra.

El primer ministro, Alexis Tsipras, pidió a la ciudadanía pronunciarse con un claro "no" en la consulta convocada para el próximo domingo, pero al mismo tiempo prometió seguir estando dispuesto a llegar a un acuerdo.

"Nuestra intención de obtener un compromiso de honor estará siempre sobre la mesa", dijo Tsipras, quien afirmó que un rotundo "no" a las propuestas de los prestamistas fortalecería posteriormente la posición negociadora del Gobierno.

La decisión sobre el referéndum "no constituye una ruptura con Europa, pero sí rompe con las tácticas que ofenden a Europa", aclaró.

Tsipras tuvo palabras especialmente duras para el Fondo Monetario Internacional (FMI), como el responsable de las exigencias más inaceptables para Grecia, como por ejemplo "trasladar la carga" del ahorro sobre los pensionistas.

Criticó igualmente la insistencia del FMI en querer aumentar el IVA sobre los hoteles hasta el 23 %, frente al 6,5 % actual (el Gobierno había propuesto un 13 % como fórmula de compromiso), lo que hubiera asestado un duro golpe al sector más competitivo de la economía griega.

El mandatario ha defendido que la población podrá decidir si "romper" con las "practicas de extorsión y coerción" que realiza Europa. Tsipras se ha mostrado seguro de que el resultado será 'no' y de que Grecia "enviará un mensaje de democracia y dignidad a Europa".

El líder de la oposición, el conservador Andonis Samarás, aseguró que en el referéndum no se plantea dar un "sí" o "no" a la austeridad como plantea indirectamente el Gobierno sino "sí" o "no" al euro.

"ARRASTRA AL PAÍS FUERA DE EUROPA", DICE LA OPOSICIÓN

"La propuesta de referéndum arrastra al país fuera de Europa", subrayó el líder de Nueva Democracia y ex primer ministro Samarás, quien describió la consulta como una "parodia" de un Gobierno que esconde su fracaso detrás de este plebiscito y que ha conducido al país a la "quiebra" y al "suicidio".

Por su parte, la líder de los socialdemócratas del Pasok (el partido que dirigió con los conservadores el último Gobierno), Fofi Genimatá, acusó al Gobierno de estar conduciendo Grecia hacia la ruptura con Europa y emplazó al Ejecutivo a dimitir.

La votación se celebró mientras en Bruselas los ministros de Finanzas de la eurozona decidían no conceder a Grecia la prórroga del rescate por unas semanas, solicitada por Tsipras para permitir a los ciudadanos votar "sin presiones".

Pese a dar por finalizadas por parte de Grecia las negociaciones y excluir al ministro de Finanass griego, Yanis Varufakis, de una segunda reunión "informal", el mensaje principal fue que en todo caso Grecia sigue siendo un miembro de la eurozona.

"UN DÍA NEGRO"

Tsipras calificó la exclusión de un miembro del Eurogrupo de una reunión como "un día negro" en la historia de la eurozona.

Los próximos días demostrarán si Grecia acaba en impago, como todo indica en estos momentos, o si surgen posibilidades de acuerdo de último momento.

Varufakis afirmó que si en los próximos días se lograba un compromiso, el Gobierno solicitaría en el referéndum el 'sí' a ese acuerdo.

"UNA SALIDA DEL EURO CASI INEVITABLE", SEGÚN AUSTRIA

El ministro de Economía de Austria, Hans Jörg Schelling, ha reconocido que la salida de Grecia del euro es, ahora mismo, casi inevitable después de la aprobación del Parlamento heleno al referéndum.

Schelling ha desgranado un proceso por el que Grecia no sería expulsada, sino que debería pedir su salida del bloque monetario y recibir la aprobación de otros países, según explicó en una entrevista concedida ayer por la tarde al diario austriaco Die Presse.

Sin embargo, Donald Tusk, presidente del Consejo europeo, han dicho en Twitter que Grecia no ha salido de Europa y se sigue peleando por lograr un acuerdo.

NUEVOS TIEMPOS