INTERNACIONAL
30/06/2015 13:38 CEST | Actualizado 30/06/2015 19:12 CEST

Oferta 'in extremis' de Grecia y reunión urgente del Eurogrupo para debatir la propuesta

El Gobierno griego ha propuesto a sus socios firmar un nuevo acuerdo de dos años con el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) que permita cubrir "plenamente las necesidades de financiación y la reestructuración simultánea de la deuda", señalaron fuentes del Ejecutivo. Eso, en la práctica, supone pedir un tercer rescate de dos años con el que hacer frente a los vencimientos de la deuda entre 2015-2017, que ascienden a 29.100 millones.

También solicita a sus acreedores europeos una reestructuración de la deuda acumulada con el fondo europeo de rescate. La carta está dirigida a los miembros del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y al presidente del Eurogrupo, pero no al Fondo Monetario Internacional (FMI). El Eurogrupo ha anunciado que los ministros de Finanzas de la zona euro se reunirán por teleconferencia este mismo martes por la tarde para debatir sobre la nueva propuesta de Grecia.

Todo ello poco después de que el ministro griego de Finanzas, Yanis Varufakis, afirmara que Grecia no pagará este martes al Fondo Monetario Internacional el tramo de 1.500 millones de euros que vencen esta medianoche. Al salir del ministerio Varufakis fue preguntado por periodistas si Grecia iba a efectuar hoy el pago a lo que contestó con un claro "no". La canciller alemana, Angela Merkel, dijo, en una reunión del grupo parlamentario de su partido, que Alemania no hablará de un tercer rescate a Grecia antes de que se celebre el referendo convocado por el gobierno del primer ministro griego Alexis Tsipras.

Tsipras había solicitado repetidamente que se trasfiriera la deuda del Banco Central Europeo al MEDE para mejorar las condiciones de devolución y de intereses, petición que los socios han rechazado hasta ahora.

Las fuentes no señalaron si el primer ministro ha recibido respuesta a esta petición ni tampoco si sigue en contacto con sus socios europeos, tras una mañana de intensa actividad entre Atenas y otras capitales en busca de un acuerdo de último minuto antes de que expire la actual prórroga del rescate a medianoche.

No obstante, las citadas fuentes recalcaron indirectamente que el Gobierno mantiene su recomendación del 'no' en el referéndum del próximo domingo sobre la propuesta de las instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

LA PROPUESTA DE JUNCKER

Tsipras ha mantenido esta mañana una serie de consultas de última hora con varias capitales europeas y con la Comisión Europea (CE) en busca de una solución al bloqueo de las negociaciones, tras la conversación telefónica mantenida anoche con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Juncker había hecho una oferta de última hora al primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, con tres condiciones a las que Atenas debe responder antes de medianoche.

"El Gobierno griego tendría que aceptar las propuestas del viernes por la noche presentadas por el presidente (Juncker) ayer, y publicadas por la CE el domingo por la mañana, y tendría que hacer campaña por el "sí" a estas propuestas", señaló en la rueda de prensa diaria de la Comisión el portavoz comunitario Margaritis Schinas.

Otro componente de este acuerdo es que Grecia tendría que hacer frente a sus necesidades económicas y la sostenibilidad de su deuda, además de que para acompañar este acuerdo se podrían facilitar 35.000 millones de euros destinados a inversiones que fomenten el crecimiento y el empleo, procedentes de los fondos estructurales.

La última oferta europea incorpora varias concesiones. Por un lado, un IVA del 13% (y no del 23%) para los hoteles, tal como pedían los griegos para no perjudicar su sector turístico, y un impuesto a los armadores, como solicitaba también el Gobierno de Syriza.

"La Comisión Europea pondrá todos los elementos a su disposición para ayudarles y eso está claro", añadió Schinas en relación a ese posible desembolso.

UN SECRETO A VOCES

Varufakis confirmó con su "no" lo que era un secreto a voces y que indirectamente había adelantado este lunes el primer ministro, Alexis Tsipras, en una entrevista con la televisión pública. "Pagaremos si hasta entonces (por hoy) logramos un acuerdo sostenible", dijo Tsipras.

En términos similares se expresó esta mañana la ministra adjunta de Finanzas, Nadia Valavani, quien afirmó a la televisión pública que el pago tan solo sería posible si Grecia obtuviese hoy los 1.800 millones de euros de los beneficios de los bonos griegos en 2014 en manos del Banco Central Europeo (BCE).

Valavani insistió que para ello no haría falta un nuevo acuerdo con las instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional), porque forma parte del programa de rescate vigente.

Grecia tiene hasta las 18.00 hora de Washington (23.00 GMT) para efectuar este desembolso que agrupa tres pagos de junio; de lo contrario, entrará en estado de mora de sus deudas frente a este organismo monetario internacional.

Sin embargo, la situación de impago no es automática, pues, como recordó Valavani, su tramitación puede durar un mes hasta que se declare oficialmente.

SIN "GRANDES CONSECUENCIAS"

En ese sentido, el ministro francés de Finanzas, Michel Sapin, consideró que un impago de Grecia al FMI no tendría "grandes consecuencias".

"Normalmente, Grecia debería pagar al FMI esta tarde. No sé si lo hará o no, pero no tendría grandes consecuencias", declaró Sapin en la cadena pública "France 2".

Una vez que se confirme que Grecia no ha pagado hasta la citada hora, se espera que la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, informar al Consejo Ejecutivo del organismo, posiblemente en el mismo día.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Photo gallery España se solidariza con Grecia contra la austeridad See Gallery

ESPECIAL PUBLICIDAD