INTERNACIONAL
15/07/2015 18:11 CEST | Actualizado 15/07/2015 18:28 CEST

Ayuda de Europa a Grecia: la Comisión prepara un crédito puente de 7.000 millones

La Comisión Europea (CE) dio este miércoles los primeros pasos para ayudar de forma inmediata, pero con condiciones, a Grecia, con la propuesta de un crédito puente de 7.000 millones de euros y un plan de inversiones por 35.000 millones hasta 2020.

Dos días después de que los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona llegasen a un acuerdo con Atenas para avanzar hacia un tercer rescate a cambio de una batería de condiciones, la CE ha presentado sus propuestas para asistir al país con carácter urgente a través de un fondo comunitario que ha despertado reticencias entre algunos de los socios.

Mientras comienza la negociación de ese tercer rescate a su economía, Grecia afronta problemas de liquidez a corto plazo, que es lo que intenta resolver la CE con ese crédito puente de 7.000 millones de euros procedentes del Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (MEEF), que implica a toda la Unión Europea (UE), para un plazo máximo de tres meses.

"La economía griega está en recesión, su sistema bancario a punto de colapsar", alertó el vicepresidente de la CE para el Euro, Valdis Dombrovskis, al dar a conocer dicha propuesta, que tiene que ser aprobada por los 28 Estados comunitarios.

Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro estimaron la semana pasada que Atenas podría necesitar 7.000 millones de euros para julio, con un pago pendiente para el día 20 al Banco Central Europeo (BCE) de 3.500 millones de euro, y otros 5.000 millones para mitad de agosto.

OBLIGACIONES FINANCIERAS MÁS URGENTES

El programa proporciona financiación puente que permitirá a Grecia afrontar sus obligaciones financieras más urgentes hasta que empiece a recibir asistencia del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate permanente de la eurozona, señaló el Ejecutivo comunitario.

Por el contrario, el MEEF es un mecanismo en el que participan todos los Estados miembros de la UE, ya se utilizó para los rescates de Portugal e Irlanda y se puede recurrir a él "en casos de circunstancias excepcionales más allá del control del Gobierno", como sería la situación griega. Por ello, Dombrovskis explicó que tendrán que ser "los 28 Estados miembros los que den su aprobación a esta propuesta".

El vicepresidente de la CE se refirió a la oposición planteada al uso de ese fondo por alguno de los socios de la UE como el Reino Unido, alegando que no forma parte del euro, al igual que Dinamarca o Suecia.

"Algunos países han mostrado preocupación sobre las posibles consecuencias negativas de utilizar este fondo, pero podemos asegurar que no tendrá consecuencias negativas para ellos", agregó Dombrovskis. Admitió que "el uso del MEEF no es una opción fácil, pero no hay otras opciones fáciles", y además ningún país se mostró dispuesto a dar un préstamo bilateral a Grecia.

CONDICIONES

El desembolso de la asistencia a Grecia propuesto por la CE conlleva una serie de condiciones, como que adopte este mismo día las medidas mencionadas en el programa, "pasos inequívocos" que preparen la puesta en marcha de las reformas.

Drombovskis explicó que se exploraron otras posibilidades, como el uso de beneficios de las operaciones realizadas por el BCE con los bonos de deuda griegos, de fondos de la UE y de créditos bilaterales.

Además de esos recursos inmediatos, para el largo plazo, hasta 2020, la CE ha presentado su plan de inversiones de 35.000 millones de euros para ayudar a ese país en su proceso de recuperación económica y que ahora debe recibir el visto bueno del Consejo y el Parlamento europeos.

Esos recursos, que no son dinero nuevo, sino que ya está presupuestado, "han de permitir la recuperación de Grecia. Queremos ver a Grecia y los griegos salir de esta situación para que mejore la vida cotidiana, ayudarles a reconstruir su economía", dijo la comisaria europea de Política Regional, Corina Cretu.

La CE proporcionará, además, asistencia técnica a Atenas para que utilice mejor estos recursos, que para el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ayudarán al país a "ser un lugar atractivo para las inversiones y darán esperanza a las generaciones más jóvenes".

Agregó que, después "de varios meses de dolorosas negociaciones, hay que mirar hacia el futuro" y subrayó que"esta es la contribución de la CE para un nuevo inicio, con empleos y crecimiento". "Espero que el Parlamento Europeo y los Estados miembros hagan su parte, de manera que podamos liberar ese dinero con rapidez", agregó.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...