TENDENCIAS
28/07/2015 21:50 CEST | Actualizado 28/07/2015 21:50 CEST

El triunfo del género 'Young Adult': libros para jóvenes que leen cada vez más adultos

Hace cinco años, la escritora estadounidense Lauren Kate desterró a los vampiros de Crepúsculo del corazón del lector adolescente para sustituirlos por ángeles, los protagonistas de su saga romántica Oscuros. Ahora está a punto de ver su relato convertido en una película, Fallen, que TriPictures estrenará en España los próximos meses.

Durante la pasada edición del Giffoni Experience Festival, el evento que convoca a miles de jóvenes y niños de todo el mundo para que conozcan y entrevisten en persona a sus ídolos en esta localidad del sur de Italia, Kate se reunió con un buen puñado de seguidores. La versión europea de la multitudinaria Comic Con de San Diego (EEUU) congregó a estrellas relacionadas con el llamado género Young Adult (Adultos jóvenes), el que ha obrado el milagro de hacer que los menores de 25 años se conviertan en uno de los motores de la industria literaria como lo han sido siempre del mercado cinematográfico. La Asociación Estadounidense de Editores (AAP) anunció hace meses que las ventas de libros crecieron en Estados Unidos casi un 5% en 2014, gracias al incremento de ventas de un 22,5% de los libros infantiles y juveniles.

"Nuestros relatos son una forma de canalizar toda esa tensión y conflictos que vive el público joven", Lauren Kate

"El público objetivo de estas historias viven una fase vital muy luminosa. Es una transición a medio camino entre la infancia y la edad adulta. Nuestros relatos son una forma de canalizar toda esa tensión y conflictos que viven. Están en un momento en el que comienzan a hacer muchas cosas que antes no estaban a su alcance, como conducir un coche o decidir su futuro profesional", explica la autora texana a El Huffington Post.

En tiempos en que el consumo del libro en papel está desintegrándose poco a poco, el mercado literario necesita de trucos de marketing como Ve y pon un centinela —la recién publicada novela de Harper Lee, autora de Matar a un risueñor— para resucitar las ventas en formato físico. Qué mejor entonces que conquistar a aquellos que conocen los vericuetos de los gadgets digitales. No es un misterio que estos relatos adolescentes son la puerta a los clásicos para toda una generación futura. "Espero que sean los que salven la literatura. Muchos de mis seguidores me dicen que apenas leían antes. Mientras que los adultos están sufriendo con el salto al ebook, los jóvenes están viviendo el proceso opuesto", apunta Kate.

Casi con toda seguridad, un amante del Young Adult es un nativo digital, que también está evolucionando hacia un modelo de lector mucho más activo. Cada vez que se lanza una nueva saga como Oscuros, la reacción en blogs, vlogs (videoblogs) y redes sociales es casi inmediata. ¿Influye el juicio del lector en el desarrollo de la historia? "No van a cambiar mi escritura, pero sin duda pueden inspirarme. Cuando lancé el primer libro, fue todo un privilegio saber casi de inmediato los momentos favoritos de la novela para los lectores", admite Lauren Kate. El mismo día que Oscuros salió a la venta, recibió una oferta para llevar al cine el texto y sus secuelas venideras.

Sigue leyendo después del vídeo...

Las cifras ilustran el evidente éxito de este fenómeno de doble facturación. Veronica Roth, la autora de la saga Divergente, genera en un año 17 millones de dólares (más de 15 millones de euros) solo por la venta de sus libros, que fueron alrededor de siete millones de copias en todo el mundo durante 2014. En esa cifra no se incluye la venta por los derechos cinematográficos que otras tantas novelas del género han logrado en los últimos años.

El negocio para Hollywood también es claro: en algo más de una década, casi el 10% de las 200 películas más taquilleras de la historia pertenecen a adaptaciones de este tipo de novelas. Las franquicias de Harry Potter, Crepúsculo yLos juegos del hambre, entre otras, han recaudado 15.000 millones de dólares (más de 13.500 millones de euros) en forma de entradas de cine, destaca Natalie Robehmed en Forbes a partir de los datos registrados por una de las biblias de la industria, Box Office Mojo.

LIBRERÍAS, TAQUILLAS... E INTERNET

Además de abultadas cifras de ventas en librerías y taquillas, el Young Adult genera audiencias millonarias en Internet. El género y las redes sociales comparten a un público joven, así que la simbiosis es evidente, afirma a El Huffington PostJavier Ruescas —autor de Play, Ladrones de almas y la trilogía Cuentos de Bereth—, justo antes de participar en el Encuentro BookTube que la semana pasada organizó la editorial Planeta en Madrid.

Las estrellas de YouTube que analizan libros son un imán para los lectores jóvenes. Además de escribir, Ruescas cuenta con más de 75.000 seguidores en su canal. "Descubrí que era una forma de acercar la literatura y el mercado editorial que está tras ella a mucha gente y de hacerlo mirando a los ojos a través de la pantalla, que es lo que más se valora de quien comunica —explica—. Cuando cuelgo vídeos hablando de clásicos como Jane Eyre también tienen muy buena acogida".

"Los jóvenes y adolescentes son en cierto modo los mejores lectores, porque su imaginación todavía no se ha estrechado", Matt Haig.Una de las claves para lograr esas cifras de recaudación pasa por atraer a un público no tan adulto joven. En teoría, la horquilla de edad que define al público objetivo del género se sitúa entre los 18 y los 25 años, pero lectores y espectadores de edad inferior y, en especial, muchos otros que la superan, dan el empujón final para tan alta rentabilidad. Aunque la periodista Ruth Graham afee esta conducta en Slate, lo cierto es que hay más voces maduras a favor que en contra del fenómeno. Incluso ya se celebra la Semana del Young Adult, que reivindica el derecho de treinteañeros en adelante a consumir este tipo de literatura. Aun así, la pujanza del lector joven es un hecho constatado y el Young Adult ya forma parte importante del programa del Hay Festival.

"Los jóvenes y adolescentes son en cierto modo los mejores lectores, porque su imaginación todavía no se ha estrechado con cosas aburridas como el trabajo, el dinero y el capitalismo —aseguraba el autor Matt Haig en una de las últimas ediciones del festival literario, como recoge un artículo de The Guardian—. Son en realidad filósofos. Están en un momento de su vida en la que piensan en los grandes temas, como el sentido de la existencia y la identidad".

A pesar de la hegemonía inicial de los romances a tres bandas entre vampiros, ángeles y demás personajes sobrenaturales, la tendencia del Young Adult está virando a contextos más terrenales. Cada vez son más los títulos que encuentran el respaldo del público alejados de la fantasía y la ciencia ficción. Textos como Bajo la misma estrella, de John Green, se suman en los últimos tiempos a este lucrativo negocio. "La fantasía ha dado mucho juego a los autores a la hora de construir relatos que atrapen al lector, pero el consumidor de Young Adult está cada vez más abierto a otros relatos. El realismo tiene cada vez más fuerza en la literatura joven actual", admite Javier Ruescas. Sin ir más lejos, su novela Pulsaciones está escrita por completo en forma de mensajes de Whatsapp.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: