INTERNACIONAL
11/08/2015 10:46 CEST | Actualizado 11/08/2015 13:20 CEST

Decenas de detenidos en una nueva jornada de protestas en Ferguson

Ferguson ha vuelto a ser escenario de las protestas por la muerte hace un año del joven negro Michael Brown, que de nuevo se han tornado en choques entre manifestantes y policías, dejando decenas de detenidos y destrozos en diversas partes de la ciudad.

La avenida West Florissant de Ferguson, epicentro de las protestas, ha tenido que ser cortada al tráfico. La Policía del condado de San Luis, donde está Ferguson, blinda el acceso a la zona de protestas, donde a estas horas ya no se escuchan cánticos reivindicativos sino el ruido de las corredizas, los gritos que suceden a cada arresto y la voz de los agentes a través de sus altavoces pidiendo a los manifestantes que vuelvan a sus casas.

Apenas pueden verse algunos carteles con la frase "Black lives matter" ("Las vidas de los negros importan"), el emblema del movimiento por los derechos civiles que nació tras la muerte de Brown a manos de un policía blanco.

Aunque por el momento no se han producido graves altercados, más allá de algunos lanzamientos de botellas y otros objetos a los agentes, decenas de policías blindan la avenida con equipamiento antidisturbios y vehículos armados.

Por encima del silencio tenso que reina en la zona en algunos momentos se escucha el constante sonido de un helicóptero que sobrevuela el área desde el inicio de la manifestación de esta noche.

La protesta, que concentra a decenas de personas, ha dejado de ser pacífica en torno a las 11:00 hora local (06:00 hora española). "La seguridad es nuestra mayor prioridad, y ahora está en riesgo. Esta ya no es una protesta pacífica. Los que participan en ella están en una concentración ilegal", ha anunciado en Twitter la policía del condado de San Luis, poco antes de la medianoche.

Este cuerpo policial está al cargo de la seguridad en la ciudad tras declararse este martes el estado de emergencia en el condado y sustituirá en esa labor a los agentes locales, muy cuestionados por su supuesta discriminación y violencia contra la población negra.

DETENCIÓN DE PERIODISTAS

Según la Policía de San Luis, al menos nueve personas, entre ellas una joven de 18 años, han sido detenidas hasta ahora en las protestas de esta noche. Después de ese anuncio, según ha podido constatar la agencia Efe, ha habido nuevos arrestos, que se suman a los 57 detenidos por la mañana en una concentración frente a un juzgado federal que pedía la disolución del departamento de Policía de Ferguson.

Por otro lado, precisamente ahora se cumple también un año de las detenciones de dos periodistas que se encontraban cubriendo las manifestaciones por la muerte de Michael Brown. Se trata de Ryan J. Reilly, de la edición estadounidense de El Huffington Post , y de Wesley Lowery, de The Washington Post, que ahora han sido acusados de los cargos de allanamiento y de interferir en el rendimiento de un oficial de policía, un revés escalofriante para la libertad de prensa sin precedentes.

Así lo ha denunciado The Huffington Post a través de un comunicado, publicado este mismo martes, en el que condena la decisión y le presta todo el apoyo a Reilly en su lucha contra los cargos presentados contra él por el condado de San Luis.

Los hechos ocurrieron hace casi un año, cuando Reilly se encontraba trabajando con su portátil en un establecimiento ubicado muy cerca de donde se estaban desarrollando las protestas de Ferguson. Fue entonces cuando se cometió un crimen en dicho establecimiento -no por parte de los periodistas- y los policías entraron en el local, deteniendo a ambos periodistas. Entonces fueron puestos en libertad sin cargos, pero ahora tal decisión ha cambiado.

Photo gallery Nuevo tiroteo en Ferguson en el aniversario de la muerte de Michael Brown See Gallery