NOTICIAS
12/08/2015 14:26 CEST | Actualizado 12/08/2015 14:34 CEST

Un centenar de manifestantes marchan por Salou en protesta por la muerte del senegalés

AFP

Un centenar de ciudadanos senegaleses se han manifestado por las calles de Salou (Tarragona) para protestar por la muerte de un compatriota, Mor Sylla, al saltar de un tercer piso para huir de los Mossos d'Esquadra durante una operación contra la venta ambulante ilegal.

La manifestación ha comenzado frente al Ayuntamiento de la ciudad y se ha dirigido a mediodía a la plaza de Sant Jordi, donde vivía el hombre fallecido.

Efectivos de la Guardia Urbana y de los Mossos d'Esquadra han vigilado la marcha durante todo el recorrido, en prevención de cualquier tipo de incidentes. Sólo se ha producido uno, entre el dueño de un bar y los manifestantes, que le han lanzado sillas y botellas después de que les recriminara su conducta por los ataques del martes contra los Mossos.

La marcha ha concluido sin problemas en la plaza de la Paz, cerca del Ayuntamiento, donde varios oradores han dirigido la palabra a los congregados, que se han ido incrementando durante el recorrido. Entre la multitud se leían carteles con lemas en español, catalán e inglés: "Basta ya de violencia", "Mossos killers" o "No volem mes morts" o "Stop al racismo".

Sigue leyendo después de la galería.

Photo gallery Manifestación en Salou See Gallery

"Si, vendemos ropa, pero fabricada en Europa", ha aseverado al final un portavoz de la comunidad senegalesa, que ha querido desligar la actividad de sus compatriotas de las mafias. Ha pedido que se haga la autopsia al cadáver para determinar cómo pasó "todo" y ha asegurado que "los senegaleses son una comunidad pacífica arraigada en Salou. No somos problemáticos y no tenemos problemas con los vecinos. Estamos luchando por nuestros derechos".

El jefe de la policía Local, José Luis Gargallo, también se ha dirigido a los senegaleses, a los que ha dicho que tiene que haber más diálogo, tras recordar que hay algunos que viven en Salou desde hace 25 años y que nunca había habido pasado nada.

"CON LA POLICÍA O LA GUARDIA CIVIL NO PASARÍA ESTO"

Andy Ibrahima Sylla, hermano del senegalés fallecido, ha criticado el papel de la policía catalana en el suceso.

"Si la actuación de los Mossos d'Esquadra fuera igual que la de la Guardia Civil o la Policía Nacional, no pasaría esto y mi hermano estaría vivo", ha afirmado en declaraciones a los medios.

El senegalés muerto tenía unos 50 años y se arrojó desde el balcón de su casa, situada en un tercer piso, cuando los Mossos entraron al grito de "¡policía!" durante una redada contra el top manta. La muerte ha encendido a la comunidad senegalesa, que ha organizado ataques contra los Mossos en los que 24 personas sufrieron heridas leves.

En la redada, los Mossos detuvieron a 12 personas; por la noche los dejaron en libertad a la espera de que sean citados por el juez en los próximos días. La policía catalana también ha liberado a la persona detenida por su supuesta participación en las protestas, un compañero de piso del fallecido mantero.

LA SECRETARIA JUDICIAL NO ESTABA PRESENTE

La principal hipótesis de los investigadores, según fuentes cercanas al caso citadas por EFE, es que el hombre huyó hacia el balcón, se subió a la barandilla e intentó saltar a otro piso para escapar, pero se golpeó con un toldo y se precipitó mortalmente al suelo. Los Mossos han abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido.

La secretaria judicial aún estaba en la calle cuando ocurrieron los hechos porque el inmueble aún no había sido asegurado. La Red de Inmigración, una plataforma en defensa de los derechos de los inmigrantes, ha presentado hoy una denuncia para "determinar si se cumplieron las garantías de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que en el artículo 569 establece la obligatoria presencia de la autoridad judicial como derecho de las personas sometidas a registro de domicilio".

El portavoz del Sindicato de los Mossos SME-CCOO, Antonio Castejón, ha condenado la "violencia espectacular" de los senegaleses contra los agentes y el mobiliario urbano, en una batalla campal que acabó con ocho coches policiales con los cristales rotos, y ha criticado el "silencio lamentable" de la Conselleria de Interior por no defender a los Mossos.

El alcalde de Salou, Pere Granados, ha pedido ayuda al cónsul de Senegal para que ayuda a devolver la paz social al municipio, un pueblo turístico de la costa mediterránea donde prolifera la venta ambulante ilegal en verano y donde residen ciudadanos de más de cien nacionalidades diferentes.