POLÍTICA
24/08/2015 18:56 CEST | Actualizado 24/08/2015 19:04 CEST

Una mujer con cinco personas a su cargo entra en prisión por construir en zona protegida en Fuerteventura

Josefa Hernández Goez tiene 63 años, una hija con un 39% de discapacidad, un hijo desempleado y tres nietos menores a su cargo. Vive en la isla de Fuerteventura y estaba previsto que el 21 de agosto entrase en la cárcel por construir una casa en una zona protegida. El día que iba a entrar en prisión tuvo que ser trasladada al hospital por un desmayo, lo que ha retrasado el comienzo de la condena hasta este lunes por la tarde. "Lo único que me preocupa es que dejo a tres niños un poco desamparados", ha manifestado Hernández a las puertas del penal.

La mujer, que vive en la localidad de Campo Viejo en Betancuria (Fuerteventura), sitúa el origen del problema en el año 2007 cuando los servicios sociales le pidieron que arreglara la casa porque se encontraba "en muy malas condiciones". Le "amenazaron" con que, de no llevar a cabo el acondicionamiento de la vivienda, le "quitarían a los niños". "Me pusieron entre la espada y la pared: ¿Qué haría cualquier abuela, cualquier madre o cualquier padre en esa situación?", se pregunta en una entrevista en La Sexta.

Josefa hablando con la prensa en su casa

Ante esta situación, Josefa se vio obligada a remodelar la casa para lo que recibió la ayuda del Cabildo de Fuerteventura, lo que asegura que "agradecerá toda su vida".

Cuando parecía que todo estaba solucionado, surge otro problema: le denunciaron por tener la vivienda en una zona protegida medioambientalmente . En 2012 se dictó una sentencia firme que le condenaba a pagar 700 euros, demoler su vivienda y cumplir seis meses de prisión. Ella no tiró su casa porque "no tiene donde ir", aunque asegura que pagó la multa. Aun así, se ha mostrado dispuesta a irse, si le dan otra casa donde pueda vivir. "Lo he dicho por activa y por pasiva: Denme una casa donde vivir y yo tiro la vivienda de mi finca", asegura.

EN HUELGA DE HAMBRE

Ante posibilidad de entrar en prisión, Josefa decidió iniciar una huelga de hambre en las puertas de la Dirección Insular de la Administración General del Estado en Fuerteventura. La empezó después de que sus abogados solicitaran la suspensión de su entrada en prisión hasta que llegara una resolución de indulto, pero "la jueza no cedía". Además, añadió que aunque entre en la cárcel continuará con la huelga: "Es lo único que puedo hacer, no me dejan opciones. Me están tratando como un criminal y delincuente común, me siento perseguida por la justicia. Ni los propios abogados entienden ese comportamiento de la justicia conmigo", ha asegurado.

El día 21, Josefa tenía previsto tomar un barco de línea hacia Playa Blancha para luego dirigirse en coche hacia la prisión de Tahíche, acompañada por varias personas que se han solidarizado por su causa, entre ellas el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales, y el alcalde de Betancuria, Marcelino Cerdeña, quienes también le han acompañado este lunes hasta las puertas de la cárcel. Sin embargo se desmayó antes de poder subir al barco. Fue trasladada al hospital y se retrasó su entrada a la penitenciaría.

Josefa en el momento en que fue ingresada en el hospital

REACCIONES

Hernández está recibiendo desde un primer momento el apoyo de Podemos. El portavoz del Cabildo de Fuerteventura, Andrés Briansó, ha informado de que se le ha solicitado directamente al ministro de Justicia, Rafael Catalá, un indulto, ya que "es lo único que puede paralizar este caso" de una mujer, recordó, de 63 años, con diabetes y que entra en prisión por "un delito que es simplemente haber querido tener un techo para sus nietos".

Podemos trabaja también para encontrar una vivienda social para lo que, apuntó, volverán a "insistir a Bankia, que es la entidad con la que la familia mantiene cuentas, para ver si de verdad sigue en la línea de lo que había prometido de dar soluciones a accidentes de vecinos en una situación desesperada". José Manuel Soria, ministro de industria, Energía y Turismo y presidente del PP de Canarias, también se ha puesto en contacto Catalá y está gestionando la tramitación del indulto.

Josefa posando en el exterior de su vivienda

El caso ha despertado una gran ola de solidaridad en Fuerteventura y Hernández ha encontrado apoyo de más representantes de partidos de todo signo, desde el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales (CC), hasta el alcalde de su pueblo, el independiente Marcelino Cerdeña, pasando por consejeros y cargos públicos de Podemos, PSOE, Partido Popular y Nueva Canarias.

En la plataforma online Change.org también hay una iniciativa de recogida de firmas a la que le faltan 7.000 firmas para llegar a las 75.000 que se requieren.

TE PUEDE INTERESAR...

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'