INTERNACIONAL
02/09/2015 09:41 CEST | Actualizado 02/09/2015 11:30 CEST

Ocho muertos, entre ellos dos niños, en un incendio en París que podría haber sido provocado

Ocho personas han muerto, entre ellas dos niños, en el incendio de un edificio de viviendas de cinco plantas del popular barrio de la Goutte d'Or de París, en el distrito XVIII; las autoridades barajan la posibilidad de un acto criminal.

El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, que ha acudido esta mañana al lugar de los hechos junto a la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, ha explicado que también hay cuatro heridos "de una gravedad relativa". Hidalgo ha señalado que el edificio del siniestro, en el distrito XVIII, no se consideraba insalubre y que no es una vivienda social sino una propiedad privada.

Cazeneuve, que ha hablado de "una intervención difícil" de los más de un centenar de bomberos que acudieron a la calle Myrha, en el distrito XVIII, ha indicado que "es demasiado pronto para determinar las causas de este drama".

Pero minutos después, su portavoz, Pierre-Henry Brandet, ha señalado que se contempla una pista criminal, sobre todo porque los bomberos habían extinguido la misma noche un fuego en el hueco de la escalera del edificio, dos horas antes de que se declarara uno nuevo.

Brandet ha precisado que se efectuó una primera llamada a las 2.23 locales (00.23 GMT) y que la intervención de los bomberos terminó rápidamente tras apagar un fuego hecho con papel en la planta baja.

Algo más de dos horas más tarde, los bomberos tuvieron que acudir a la misma dirección porque recibieron un aviso de un nuevo incendio en el hueco de la escalera, que se había propagado desde la planta baja a los pisos superiores.

Entre los muertos, algunos han fallecido a causa del humo y otros porque se lanzaron por la ventana para escapar de las llamas. Quince casas más del barrio obrero donde se ubica el inmueble han resultado afectadas.

La investigación del incendio, el más grave que ha sufrido la capital francesa desde 2005, se ha encargado a la brigada criminal de la Policía Judicial.

Hace 10 años, una ola de incendios dejó 50 muertos en la capital, la mayoría al quemarse el Hotel París-Ópera (24, entre ellos 11 niños) y el bulevar de Vincent Auriol (17, entre ellos 14 niños), en el distrito 13 de agosto.