INTERNACIONAL
03/09/2015 11:25 CEST | Actualizado 03/09/2015 11:34 CEST

Al menos 14 muertos en el naufragio de una embarcación de inmigrantes frente a las costas de Malasia

Al menos 14 personas han muerto ahogadas en el naufragio de una pequeña embarcación de madera con unas cien personas a bordo en el estrecho de Malaca, frente a las costas del estado malasio de Selangor, han informado medios locales. Trece de los fallecidos eran mujeres.

"Pescadores locales han rescatado a 20 personas y han hallado 14 cadáveres", ha informado el jefe local de la Agencia de Seguridad Marítima de Malasia, Mohamad Aliyas Hamdan. "'Creemos que se hundió por el mal tiempo y porque había demasiados pasajeros. 200 oficiales, Doce barcos y un avión participan en la búsqueda de supervivientes", ha añadido.

Se cree que los tripulantes, entre 70 y 100, eran inmigrantes indocumentados indonesios. Los equipos de rescate malasios han acudido a la zona del siniestro, en el distrito de Sabak Bernam, tras ser alertados por pescadores que presenciaron el incidente.

El barco había partido de Sabak Bernam y se dirigía hacia Sumatra, en Indonesia, según Europa Press. "Si fueran legales, no abandonarían (el país) de este modo", ha declarado Aliyas al ser preguntado sobre si los fallecidos eran inmigrantes ilegales.

El jefe de Seguridad Marítima ha calificado el suceso como la mayor tragedia marítima del año. Pero no es la única: en junio, 66 personas fallecieron cuando se hundió un bote con 97 inmigrantes indonesios mientras trataba de alcanzar la costa.

Malasia, la tercera economía de la zona, alberga dos millones de inmigrantes ilegales, la mayoría indonesios pobres en busca de trabajo. El angosto estrecho de Malaca es una zona de intenso tráfico marítimo por donde navegan desvencijadas embarcaciones cargadas de 'sin papeles' que se exponen a mayor riesgo al cruzar de noche para evitar ser detectados.

Los países del sudeste asiático tuvieron que afrontar una tremenda crisis de migración este verano, durante la que más de 4.000 personas llegaron a Indonesia, Malasia, Myanmar y Bangladesh, desde que Tailandia puso en marcha una operación contra el tráfico de personas en mayo. Pero no ha habido avistamientos en las últimas semanas.

El incidente se produce en medio de la peor crisis migratoria en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.