INTERNACIONAL
09/09/2015 15:44 CEST | Actualizado 09/09/2015 16:25 CEST

El plan contra la crisis migratoria, en seis claves

EFE

ESTRASBURGO - El presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, ha pronunciado este miércoles en Estrasburgo su discurso sobre el Estado de la Unión, que ha suscitado un gran interés dado que su eje central ha sido la actual crisis migratoria y cómo enfrentarse a ella.

Ha sido su primer discurso como presidente de la Comisión, ha durado más de 70 minutos y sobre él, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha dicho después, ya en rueda de prensa, que ha sido "magnífico". Estas son las claves del plan que ha presentado y de las líneas de actuación que guiará la política europea de los próximos años.

REUBICACIÓN DE 160.000 REFUGIADOS

El plan de la Comisión Europea determina que los Estados miembros de la UE reubiquen a un total de 120.000 refugiados procedentes de Italia, Grecia y Hungría. Se suman a los 40.000 que ya había propuesto el pasado mes de mayo. Juncker ha puesto especial interés en defender que este reparto tiene que ser de carácter obligatorio.

Esto supone la reubicación de 160.000 refugiados, cantidad que, pese a todo, queda lejos de las 500.000 personas que han llegado a territorio europeo desde principios de este 2015, según el presidente de la Comisión.

Así queda el reparto:

refugiados

ESPAÑA: 14.931 REFUGIADOS

Según el borrador de la propuesta de Bruselas, la Comisión Europea pedirá a España que reciba a otros 14.931 refugiados. Se convierte así en el tercer país al que más esfuerzo de acogida solicita, detrás de Alemania -que tendrá que acoger a 31.443 refugiados- y Francia, al que pide que acoja a 24.031.

El presidente del Gobierno, antes de conocer la cifra definitiva, ya había anticipado que asumiría la cifra que la Comisión determinara. Minutos después del discurso de Juncker, el vicepresidente del Parlamento Europeo, Ramón Luis Varcárcel, ha asegurado a El Huffington Post que España será "solidaria, como se le pide" y ha defendido que, "dadas las circunstancias", acepta que las cuotas tengan carácter obligatorio, pero que el "permanente" tendrá que estudiarse puesto que "las coyunturas cambian".

EL REPARTO POR PAÍSES

Después de España, Polonia es el país al que más esfuerzo pide la Comisión, un total de 9.287 refugiados. Esto es algo que choca con el hecho de que es precisamente uno de los que ha rechazado tajantemente cualquier sistema de cuotas. Lo mismo sucede con República Checa y Eslovaquia, contrarios a este tipo de cuotas, y a quienes se solicita que acojan 2.978 y 1.502 refugiados respectivamente.

Por países, el resto queda así: Países Bajos 7.214; Bélgica 4.564; Suecia 4.469; Austria 3.640, Finlandia 2.398, Portugal 3.074; Rumanía, 4.646, Malta, 133; Chipre, 274; Estonia 373; Luxemburgo 440; Letonia 526; Eslovenia , 631; Lituania , 780; Croacia , 1.0649 y Bulgaria 1.600.

LISTA DE PAÍSES SEGUROS

Otro de los puntos clave de la propuesta de la Comisión es la llamada lista de países seguros. Son aquellos a los que, en principio, no les corresponde la concesión de asilo porque sus ciudadanos no corren peligro.

Durante la rueda de prensa posterior al debate, Juncker ha explicado que se trata de países de "salida" de refugiados y no "de entrada". Además, ha puesto especial interés en reiterar que con la lista no se pretende "en ningún caso" acabar con el derecho de asilo. Se trata, por lo tanto, de una simplificación procedimental que en ningún caso priva del acceso a la protección internacional de estos estados: "No entierra el Convenio de Ginebra". En la lista están incluidos Albania, Macedonia, Montenegro, Serbia, Turquía, Bosnia-Herzegovina y Kosovo.

AYUDA FINANCIERA

Para hacer efectivo su plan de reubicación de refugiados, el Ejecutivo comunitario cuenta con un presupuesto de 780 millones. Un total de 6.000 euros por refugiado será lo que reciba cada Estado miembro, aunque también está estudiando un sistema que permitiría a un país pagar si rechaza acoger a los refugiados que le toca, algo que además tendrá que justificar debidamente a la Comisión.

MEDIDAS A LARGO PLAZO

Juncker ha explicado que se revisará el reglamento de Dublín ya que se abogará por un "mecanismos permanente" con el que agilizar la acogida de demandantes de asilo y refugiados en futuras crisis. Además, se reforzará, a largo plazo, la agencia europea de control de las fronteras exteriores (FRONTEX) y se un "fondo de emergencia" de 1.800 millones de euros con el que contribuir al desarrollo de los países de origen de la inmigración.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

NOTICIA PATROCINADA