NOTICIAS
19/09/2015 10:07 CEST | Actualizado 06/03/2018 02:03 CET

Noche de la Observación Lunar: así es nuestra Luna, según un experto de la Agencia Espacial Europea

Está a sólo 385.000 kilómetros de la Tierra, desde hace cerca de 4.500 millones de años. Mide 3.500 kilómetros de diámetro, la distancia entre Madrid y Riga (capital de Letonia), lo que la convierte en el quinto satélite más grande del Sistema Solar. La ves todas las noches dominando el cielo: es la Luna, la responsable de las mareas.

Este 19 de septiembre se celebra la Noche Internacional de la Observación Lunar, para rendir homenaje al único satélite natural que tiene la Tierra. Es un evento patrocinado por la NASA y el Instituto Lunar y Planetario que reúne a científicos, educadores y entusiastas de la Luna.

Uno de ellos es Mark Kidger, astrónomo de la Agencia Espacial Europea (ESA), pues es su cuerpo celeste favorito. "Yo crecí con la carrera espacial, fue una cosa muy importante, dio forma a mi vida", asegura. A él hemos acudido para que nos cuente cómo es nuestro satélite, qué traerá en el futuro y curiosidades sobre el astro más cercano.

En el imaginario popular, la Luna está intrínsecamente ligada a la NASA... ¿qué está haciendo la ESA con la Luna?

La ESA ha lanzado sondas propias y colabora con las de otros países. La sonda Smart 1 fue lanzada en 2003 y terminó su misión en 2006 tras impactar contra la superficie lunar, como estaba previsto. Hemos colaborado muy activamente con una sonda de la India, Chandrayaan-1, que se lanzó en el 2008. Han sido dos misiones bastante importantes, y hay científicos en la oficina de la ESA en Madrid que siguen analizando los datos de ambas.

¿Qué podría destacarse de estas sondas?

La india estaba investigando si hay zonas en los polos de la Luna que estén permanentemente en sombra, ya que entonces podrían existir pozos de hielo. Para mantener una base en la Luna es de suma importancia tener un suministro de agua para no tener que llevarla desde la Tierra, que es caro y complicado.

"Existen zonas en sombra permanente que podrían contener depósitos enormes de hielo".

Durante las misiones Apolo, se descubrió que en la Luna se encuentran todos los recursos de la Tierra: tiene metales como el titanio, elementos radiactivos... Lo que faltaba era agua. Ahora sabemos que podrían existir zonas en sombra permanente que podrían contener depósitos enormes de hielo.

El polo sur de la Luna, el que tiene más extensión en sombra perpetua y, potencialmente, las reservas de hielo más grandes.

¿Qué utilidad podría tener ese hallazgo?

Algunas estimaciones apuntan que podrían suministrar una base durante miles de años. Con un simple proceso industrial, se podría extraer ese hielo de la tierra lunar. Como sobre la Luna cae mucha más energía solar, la electricidad sería prácticamente gratis, sería muy fácil. Ahí estaría todo el agua que podría necesitar un astronauta.

¿Qué otras misiones se están llevando a cabo?

Las propuestas cada vez son más pragmáticas, porque hay menos dinero. Misiones que supongan algún tipo de recompensa en el futuro, en vez de algo puramente exploratorio y teórico. Pero está surgiendo mucho interés en la Luna porque está claro que en el futuro la inversión se verá recompensada.

No se oye mucho sobre estudios lunares, pero en los últimos años se han lanzado 13 misiones, sondas baratas con un propósito sencillo; cinco continúan activas. La NASA ha enviado seis, Japón ha lanzado una, la India, otra, y China, cuatro.

"Sospechamos que los chinos piensan montar una base lunar en un futuro no muy lejano para explotar sus recursos naturales".

Los chinos están muy interesados en la Luna y sospechamos que piensan, en un futuro no muy lejano, montar una base lunar para explotar sus recursos naturales, que son realmente enormes. Su programa espacial es bastante opaco y no suelen revelar mucho sobre sus intenciones, pero están probando su capacidad de vuelo y ya tienen planeada su propia estación espacial.

¿Qué podría ofrecer la Luna?

Tiene muchas cosas que empiezan a escasear en la Tierra y están sin explotar. Tiene, por ejemplo, mucha energía solar, porque sus días duran dos semanas terrestres. ¿Y qué es lo que compone la mayor parte de la roca lunar? Silicio, que se utiliza para construir paneles solares fotovoltaicos.

Hay planes para instalar enormes granjas de estas placas, que podrían ser fabricadas por una factoría robótica con los materiales de la roca lunar, y esos paneles podrían suministrar energía a una base solar... o incluso a la Tierra. El transporte se podría hacer a través de microondas. Ya hay empresas japonesas interesadas en instalar fábricas automatizadas en la Luna.

Y hay otro recurso que tiene la Luna que es fundamental de cara al futuro: un tipo especial de Helio, el Helio3, en cantidades superiores a las de la Tierra. Se podría utilizar en los reactores nucleares del futuro, los de fusión, que producen energía absolutamente limpia, sin residuos radiactivos. Ya existen reactores experimentales así, pero todavía están a 15 o 20 años de perfeccionarse. Más o menos cuando el petróleo empiece a acabarse.

¿Y esos recursos de quién son?

Hay un tratado lunar que se firmó en 1967 y que sostiene que la Luna pertenece a toda la Humanidad. Todos los países lo respetan. Pero en un futuro no muy lejano, no más de 25 años, estaremos pensando en utilizar esos recursos, y debería haber algún tipo de control internacional sobre esa explotación.

¿Por qué hace tanto que no va ningún humano allí?

"Los alunizajes fueron un espectáculo que se montó en los años 60. Ahora empezamos a mirar la Luna de forma más pragmática".

Esa es una buena pregunta. Los alunizajes fueron un espectáculo que se montó en los años 60. Pero después se empezó a mirar el coste y se realizó la pregunta: ¿qué hemos conseguido con todo eso? Y la respuesta fue: muy poco. Ahora estamos empezando a mirar la Luna de una forma más pragmática. En una época cada vez más preocupada por el maltrato al planeta, este cuerpo muerto que está muy cerca ofrece una forma de mantener esa explotación sin estropear la Tierra.

Hay una frase que me gusta mucho de un científico de los años 60: "En el espacio está lloviendo sopa y no hemos aprendido a utilizar tazones para recogerla". Y eso es literalmente lo que pasa: tenemos asteroides rondando por el espacio con todos los recursos que necesitamos, incluso petróleo o compuestos para refinarlo. Y no los usamos, estamos dañando nuestra Tierra cuando, muy cerca, hay todo lo que podemos necesitar y en mayores cantidades que aquí.

Pero no está lejos el día en que volveremos a pisarla. La NASA tiene un programa para regresar a la Luna y utilizarla como un puente hacia el espacio profundo. Los chinos también están decididos a ir, todo su programa espacial apunta a ello.

¿Cuán realista es una colonia lunar?

Bastante. Ya hay distintos proyectos, y con el descubrimiento del hielo podrían autosostenerse. Con agua se puede hacer hidrógeno, que es combustible para cohetes; se puede hacer oxígeno para respirar y cultivar comida; la luz solar es energía... Están todos los recursos para construir la base, con una inversión pequeña inicial.

Si realmente hay interés, se podría tener una base lunar pequeña en 20 años. El nuevo director general de la ESA tiene un proyecto para un pueblo lunar; los chinos seguramente tienen su proyecto; la NASA tiene proyectos concretos de una base lunar permanente en un plazo de 30 años como mucho, similar a la Estación Espacial Internacional (EEI).

¿Podremos ir la gente normal a la Luna?

"No tengo la más mínima duda de que, en el futuro, la gente podrá pasar las vacaciones en la Luna".

Ese es el siguiente paso. Ahora sólo es posible para la gente rica: para ir a la EEl necesitas unos 25 millones. Pero dentro de 20 o 30 años será accesible para mucha gente. No tengo la más mínima duda de que, en el futuro, la gente podrá pasar las vacaciones en la Luna. La cadena de hoteles Hilton planea desde hace años poner un hotel en la Luna; sólo espera a que la tecnología y los precios lo hagan factible.

¿Es nuestra Luna especial, comparada a otros satélites?

Es enorme, increíblemente grande comparada con la Tierra, y está muy cerca. Hay satélites más grandes, pero son muy pequeños comparados con su planeta. La Luna se parece mucho a un planeta doble. El único caso similar en el Sistema Solar es Plutón con su satélite Caronte, pero ya no se considera un planeta. La Luna tiene ese tamaño porque es siamesa de la Tierra.

Hace más de 4.500 millones de años, el Sistema Solar era un lugar peligroso y sucio; había basura volando por todos lados, bloques que iban chocando unos con otros creando los planetas. Un asteroide más o menos del tamaño de Marte chocó entonces contra la Tierra y la destruyó completamente. En ese impacto se volvió a formar otro planeta algo más grande, que podríamos llamar la Tierra 2.0, pero una parte de su masa se separó y se convirtió en la Luna.

Otra curiosidad es que las dos caras de la Luna son muy distintas. De noche podemos ver unas manchas oscuras, que son enormes llanuras. Pero la otra cara no tiene esas llanuras, es mucho más montañosa y accidentada para el aterrizaje. La Luna es, literalmente, asimétrica, varios kilómetros más gorda por el lado que no vemos. Los científicos tienen la teoría de que la capa de la cara que vemos es mucho más fina, ha sido erosionada por grandes impactos de asteroides. Los impactos en la cara visible penetraron hasta la corteza, el magma salió a la superficie y se enfrió en forma de llanuras.

Hay una particularidad más. De cuando en cuando, la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra y disfrutamos de un eclipse de Sol. Nuestro planeta es el único lugar del Sistema Solar donde se puede observar un fenómeno así, porque la Luna es, casualmente, casi exactamente del mismo tamaño que el Sol en el cielo; lo tapa perfectamente y nos permite observar sus capas exteriores.

¿Cuán realista es la Luna, tal como la retratan en la ficción?

En general, está bastante bien hecho. Películas como Space Cowboys, la de Clint Eastwood, representan la Luna de forma extremadamente buena. Todo el mundo ha visto las fotos de los aterrizajes de la NASA, todo el mundo sabe más o menos cómo es la superficie de la Luna. Hay que ser realista, porque, si no lo haces bien, todos somos conscientes de que no es auténtico.

Apolo 13, basada en el libro de un astronauta, tiene mucha autenticidad. Se rodó en el avión especial de la NASA que reproduce la ingravidez; tenían que rodar en tomas de 20 segundos en las que no hay trampa, no hay cables, realmente están a gravedad cero. Me gustó mucho, reproduce muy bien qué sintieron y experimentaron durante el vuelo.

¿Por qué le interesa tanto la Luna?

Es tan exótica y diferente a la Tierra, y a la vez está tan cerca... Si no tuviéramos atmósfera, nuestro planeta sería así. Es un cuerpo fascinante, aunque es un mundo casi muerto. Está ahí, dominando nuestro cielo de noche.

En la Luna, lo único que hemos hecho ha sido tocar la superficie en unos pocos lugares desperdigados; sólo unos pocos exploradores han ido, le han dado un vistazo muy rápido, y han vuelto corriendo. Realmente no la hemos investigado casi nada. Hay todo un mundo para explorar y que casi se puede tocar.

TE PUEDE INTERESAR...

ESPECIAL PUBLICIDAD