ECONOMÍA
25/09/2015 17:52 CEST | Actualizado 25/09/2015 17:52 CEST

¿Puede el escándalo de las emisiones acabar con Volkswagen?

Volkswagen pasa de quinta a punto muerto. El consorcio alemán capea a duras penas el mayor escándalo de su historia entre pérdidas milmillonarias en la Bolsa y el desplome de su imagen en todo el mundo. Muchos miran ya al futuro de la marca. ¿Supondrá el dieselgate la caída del gigante?

Cuatro expertos en automoción consultados por El Huffington Post coinciden en que no. Auguran que el coloso saldrá herido y que temblará durante una temporada, pero están convencidos de que su gran fuerza le permitirá aguantar el envite. Es, junto a Toyota, el mayor fabricante de coches del mundo y dicen que con él no se acaba en dos días.

Gabriel Jiménez, director de la revista Autobild, afirma que el escándalo de las emisiones de gases será “una mancha en el expediente” de Volkswagen, pero que no será ni por asomo el final de una empresa que considera “muy solvente”. Con todo, subraya que la compañía debe hacer un buen esfuerzo para revertir la situación. Según Eduardo Lausin, comisario en el Circuito del Jarama y editor en Actualidad Motor, esos cambios deben pasar por una renovación de las cabezas directivas y por un aumento de la transparencia. La dimisión este miércoles de Martin Winterkorn, ya expresidente de la compañía, es el primer paso.

“En cualquier caso, sí creo que Volkswagen se puede despedir del mercado americano”, afirma Lausin. En su opinión, los problemas de la compañía en Estados Unidos no han hecho más que empezar. Avisa de que ahora vendrá un buen número de demandas colectivas que tendrán un alto coste para la marca en EEUU. La situación para el gigante alemán se agrava porque estaba tratando de introducir en aquel mercado los motores diésel, “que nunca han funcionado comercialmente”, y el escándalo puede ser la estocada para el modelo.

LA EMPRESA "LO PASARÁ MAL"

“Desaparecer no va a desaparecer, pero Volkswagen tenía que conquistar el mercado americano si quería superar a Toyota y yo creo que ya no lo va a poder hacer porque la imagen ha quedado dañada”, zanja Lausin. En este sentido, Guille García Alfonsín, ingeniero mecánico y fundador de la web de motor pistonudos.com, recuerda que el gigante ya estaba “muy mal en Estados Unidos”, donde estaba vendiendo al año cerca de 500.000 vehículos, lejos de los 800.000 a los que aspiraba.

Los expertos afirman, en cambio, que la situación global de Volkswagen y su posición en Europa no es tan delicada como en Estados Unidos. “A nivel económico, ganaron más de 15.000 millones de euros el año pasado y la multa mayor que se ha considerado es de 18.000 millones de dólares. Se les comerían los beneficios de un año, lo que creo que es asumible”, asegura Alfonsín, que no cree que la Unión Europea vaya a ser muy dura con el gigante alemán.

“El Estado de Baja Sajonia tiene el 20% de Volkswagen. Por mucho que se cambien los criterios de homologación, un estado de la UE nunca va a atacar a una marca en la que tiene participación”, afirma. Además, cree que en Europa el escándalo “durará dos o tres semanas”: “Dudo mucho que la gente que se vaya a comprar un Volkswagen Golf lo vaya a dejar de hacer por una cosa así”.

José María Cernuda, periodista especializado en motor, apunta otro dato. Cree que Volkswagen “lo pasará mal”, pero incide en que el deterioro de la imagen solo se ha producido en Volkswagen y en Audi. El gigante tiene otras marcas como Skoda o Porsche que la mayoría de usuarios no relacionan directamente con la empresa alemana y que podrán seguir tirando del carro. No hay mal que por bien no venga.

TE PUEDE INTERESAR