ECONOMÍA
25/09/2015 09:21 CEST | Actualizado 25/09/2015 12:53 CEST

Volkswagen España rompe su silencio ocho días después para decir esto

EFE

Y al octavo día, Volkswagen España habló. La filial del gigante alemán, que guardaba un férreo silencio desde que hace una semana se destapó el escándalo de las emisiones de gases, ha emitido un comunicado y enviado cartas a sus clientes en las que pide su "más sincera disculpa" por "haber abusado de su confianza".

La filial española subraya que su "máxima prioridad" es responder a sus preocupaciones de la "manera más rápida" posible e insiste en que todos los vehículos afectados son "absolutamente seguros y aptos para la circulación". "Las irregularidades detectadas están relacionadas exclusivamente con las emisiones contaminantes", destaca, a la vez que afirma que resolverán el problema "con la mayor agilidad y transparencia".

Volkswagen España, que ha colgado el comunicado en su web pero que sigue guardando silencio en las redes sociales, afirma que asumirá "toda la responsabilidad y los costes derivados de las medidas que se deban aplicar". "No obstante, este proceso llevará tiempo, tiempo para realizar un análisis de las circunstancias y tiempo para arrancar las medidas técnicas", advierte.

La filial afirma que sus nuevos coches con motor diesel EU6 disponibles en la Unión Europea "cumplen todos los requisitos legales y las normas ambientales": "El software en cuestión no afecta a la conducción, el consumo o emisiones. La notable diferencia entre los resultados del banco de pruebas y los de uso real en carretera se ha detectado únicamente para motores del tipo EA 189".

PIDE "COMPRENSIÓN"

Con todo, la empresa pide "comprensión" porque admite que por ahora no puede precisar qué modelos están afectado ni dar datos sobre el año de fabricación de los mismos. "Son prioritarias todas las acciones encaminadas a evitar daños mayores", asegura.

La filial española de Volkswagen se había negado hasta ahora a dar ninguna explicación sobre la manipulación de las emisiones de gases contaminantes en sus vehículos diésel en EEUU, un silencio que se extendía desde su redes sociales hasta sus concesionarios.

TE PUEDE INTERESAR