NOTICIAS
29/09/2015 12:55 CEST | Actualizado 29/09/2015 12:55 CEST

Así es el menú que se sirvió a los líderes mundiales en la ONU: a base de desperdicios

EFE

Son algunas de las personas más poderosas del mundo, pero el pasado domingo se les sirvió un plato al que no están muy acostumbrados: uno hecho a base de parte de la comida que se tira a la basura y que se reutilizó para concienciar sobre cómo la malgastamos.

Sucedió el pasado domingo, durante la cumbre de la ONU en Nueva York, cuando cerca de 30 líderes, entre ellos el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, o el presidente francés, Francois Hollande, recibieron este tipo de comida en su menú.

Entre los platos que degustaron los comensales se encontraba una hamburguesa vegetariana, hecha con la pulpa sobrante de los zumos, que normalmente se desperdicia, y, para acompañarla, patatas fritas creadas a partir de almidón de maíz, que normalmente se destina a la alimentación animal. Como postre, postres creados a base del grano de café despreciado, cacao o las pieles de las nueces que muchos quitan antes de comérselas.

El menú fue creado por el galardonado chef neoyorquino Dan Barber, copropietario del famosos restaurante Blue Hill y el ex director ejecutivo de la campaña contra la obesidad que promovió Michelle Obama, Sam Kass.

Ban Ki-Moon narró a través de Twitter la experiencia: "Millones de toneladas de comida se desperdician al año. El almuerzo de hoy incluye restos vegetales".

El objetivo de este tipo de comida era el de concienciar sobre toda la comida que se desecha, "un aspecto pasado por alto", según defendió el secretario de Naciones Unidas. La comida se sirvió a los líderes mundiales justo después de que aprobaran los nuevo 17 objetivos sobre desarrollo sostenible y de la creación de otros 169 puntos que deben considerar de aquí a 2030, centrados en gran medida en la lucha contra el cambio climático, la pobreza y el hambre en el mundo.

Según defendió Ban Ki-Moon a través de un comunicado, el 28% de la tierra dedicada a la agricultura en todo el mundo produce comida que se pierde o desperdicia. Cada año, estas pérdidas equivalen a 3.300 millones de toneladas de carbono, responsables del cambio climático, por lo que, si fuera un país, la comida que se desperdicia sería el mayor emisor después de China y Estados Unidos.

La cantidad de comida desperdiciada en el mundo es "vergonzosa cuando hay tantos que no tienen qué comer", denunció Ban Ki-Moon, que colgó más imágenes sobre la comida que se les sirvió

Barber, uno de los chefs que diseñó el menú, aseguró que espera que el almuerzo sirva de inspiración a los líderes mundiales para que aborden el problema de los residuos de alimentos "desde el principio hasta el fin. "Es la comida típica estadounidense, pero con un giro. El reto es el de crear algo realmente delicioso a partir de algo que en otras circunstancias tiraríamos", ha explicado. "No lo haces por ego, sino porque al elaborar este tipo de comida para los líderes mundiales consigues que la gente piense a partir de la difusión del mensaje que se transmite", ha explicado Barber a The Washington Post.

Este artículo fue publicado anteriormente en The World Post y ha sido traducido del inglés.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...