La guerra de Yemen, contada por los que la están viviendo

La guerra de Yemen, contada por los que la están viviendo
Reuters

Un ataque aéreo durante la celebración de una boda en el pueblo de Al-Wahijah (Yemen) mató a 130 personas el pasado lunes. El bombardeo, que los residentes atribuyen a la coalición dirigida por Arabia Saudí que lucha contra los rebeldes de Yemen, ha sido uno de los más mortíferos de la guerra civil que vive el país.

Mientras la guerra entre el gobierno del presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi y los rebeldes hutíes se alarga, cada vez quedan menos periodistas sobre el terreno para informar sobre el conflicto y sus trágicas consecuencias en las vidas de los yemeníes. Los periodistas, tanto los extranjeros como los nacionales, están en declive; y no sólo por razones de seguridad, sino por la debilidad de las infraestructuras y por la falta de acceso a la Red. La ausencia de internet y de electricidad dificulta a los periodistas la labor de obtener información y de transmitirla al mundo exterior.

Dada la poca cobertura informativa que hay en Yemen, las redes sociales se han convertido en una de las pocas maneras que tiene el resto del mundo de saber algo sobre esta terrible situación. Algunos yemeníes han hecho lo imposible para ilustrar vía Twitter las consecuencias de la guerra sobre los que aún siguen en el país.

Hisham Al-Omeisy es, según su biografía de Twitter, un analista que se ubica en Saná, la capital yemení. Sus tuits proporcionan información de última hora de forma regular sobre los últimos acontecimientos sucedidos en la ciudad, además de servirle como canal para expresar sus frustraciones y su desesperanza por los bombardeos diarios.

«10 bombas ya. Creo que los aviones de combate sauditas van a por el récord de más bombas lanzadas. Puedo oír a gente gritando a lo lejos. Saná #Yemen»

«¡Los ataques aéreos se intensifican… increíblemente! ¡¿Qué narices?! ¡¡¡¿¿¿Han decidido que es aceptable devolver a Saná al suelo tras la investigación neerlandesa de los crímenes de guerra???!!!»

«Mierda. Esa última explosión de hace unos segundos ha sido ENORME. Ataques aéreos en la parte sur de Saná AHORA MISMO. #Yemen»

Ammar Al-Aulaqi, otro residente en Saná, tuitea sobre las condiciones a las que tienen que enfrentarse sus hijos cada día.

«Me dejó impactado: mi hijo de dos años estaba señalando a las nubes del cielo mientras repetía “¡boom! ¡boom!” #vidadeguerra»

«3 en 1. Hoy se celebra el Eid al Adha. Mi cumpleaños y el de mi hijo Hamza. Hemos hecho lo que hemos podido para celebrarlo a pesar de la guerra»

«JAJAJA, ¡¡¡ÉPICO!!! Mis dos hijos están viendo la película “Número 9”. Omar ha dicho: “¡guau, esa explosión ha sido más grande que la que acabamos de tener aquí!”»

Osamah Afakih es investigador en Derechos Humanos y es el cofundador de Support Yemen, un colectivo mediático que se centra en la justicia social. Alfakih utiliza el hashtag #HRC30 para abogar por que la acción política ayude a poner fin a la crisis de Yemen. El hashtag hace referencia a la trigésima sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que se celebrará esta semana.

«Yo tengo un sueño: que el #HRC30 vote por el acuerdo neerlandés para crear un comité internacional de investigación para las violaciones de #Yemen, ¡cruzo los dedos!»

«Es horrible estar en el último piso del edificio y oír aviones de combate y misiles por encima de ti; me siento como si uno de ellos fuera a golpear el edificio»

«12:16 am hora de #Saná, los aviones de combate de la coalición dirigida por Arabia Saudí han empezado a planear abriendo fuego antiaéreo #Yemen»

«Dos ataques aéreos han alcanzado algún lugar cercano a Hadda, en #Saná, donde vivo yo; los edificios temblaban muchísimo #Yemen»

La prometida de Alfakih, Hana Alshowfai, también aboga por la justicia social trabajando para Support Yemen. Alshowfai apoya la campaña neerlandesa para que se investigue la posible violación de derechos en Yemen, e incita a sus seguidores de Twitter a hacer lo mismo utilizando el hashtag #DRIFFM, que hace referencia a las siglas de Dutch Resolution International Fact-Finding Mission (que significa Acuerdo Neerlandés para un Comité Internacional de Investigación). Además de hacer campaña para un acuerdo político, tuitea en directo explosiones y enfrentamientos armados.

«Acaba de empezar la noche… ¡una explosión ha sacudido mi ventana y todavía hay un avión de combate planeando! #Saná #Yemen»

«¡Ahora la explosión ha sacudido las casas y ha hecho saltar las alarmas de los coches! ¿Esto qué es? Sigo oyendo aviones de combate minutos después de la explosión… ¡Continúa el sinsentido! #Yemen #Saná»

«Hola, mundo… soy una joven yemení y APOYO el #DRIFFM para la investigación de todos los partidos en conflicto (Saudí, Hutí, Salé y los grupos de resistencia) #PaísesBajos»

Mohammed Al-Assadi es un especialista en medios de comunicación ubicado en Saná que, según su biografía de Twitter, «intenta ser la voz de los que no tienen voz». Assadi tuitea frecuentemente imágenes de la vida en Yemen que demuestran la grave situación humanitaria y las consecuencias para los civiles.

«Vídeo de una explosión en #Saná esta misma noche. ¡Tan solo a 1,3 km de nuestra casa! #Yemen #Peace4Yemen»

«De vuelta a Saná. La guerra y las crisis están destruyendo la belleza natural de #Yemen y su impresionante arquitectura.»

«Las gasolineras están fuera de servicio. Los vendedores tienen mucho combustible “no seguro” por un precio de un 500% a un 700% más caro. #CrisisdeYemen»

Este artículo ha sido publicado anteriormente en The World Post y ha sido traducido del inglés por Lara Eleno Romero.

Guerra en Yemen