POLÍTICA
05/10/2015 12:53 CEST | Actualizado 05/10/2015 12:55 CEST

Intercambio de mensajes entre Catalá y Mas tras su imputación por el 9-N

EFE

Intercambio de pareceres entre el president en funciones de la Generalitat, Artur Mas, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante la inauguración de la 58 reunión anual de la Unión Internacional de Magistrados, en el Auditorio del CaixaFòrum de Barcelona.

Tras un frío saludo de cortesía a su llegada al recinto, Mas y Catalá, acompañados por el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, y la fiscal general del Estado, Consuelo Madrigal, han intervenido en este encuentro internacional de magistrados con la imputación del presidente catalán como telón de fondo.

Sin referirse a ella, Mas ha defendido una "justicia independiente" asegurando que "cualquier utilización partidista de la Justicia podría mermar el sustento democrático".

Una semana después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña citara a Mas a declarar el 15 de octubre como imputado por su papel en la organización de la consulta alternativa del 9-N, Mas ha subrayado que Cataluña es "un país, una nación, una tierra con largas raíces desde el punto de vista del compromiso con los marcos legales".

Mas ha hecho suyo el lema de los organizadores, Promoviendo una Justicia independiente a escala mundial, un eslogan que ha dicho entender "perfectamente", y ha remarcado que la independencia judicial representa el "sustento fundamental de la democracia".

El dirigente catalán ha destacado el "largo compromiso de Cataluña con la democracia" y ha celebrado que "magistrados de todo el mundo" que participan en esta reunión anual "dediquen esfuerzos" precisamente en Barcelona a debatir cómo se puede "promover una justicia independiente".

CATALÁ DEFIENDE EL RESPETO A LA LEY

Por su parte, Rafael Catalá ha aludido al respeto a la ley como algo que "no es ni debe ser un puro trámite, una formalidad o una alternativa". "El respeto a la ley es fuente de legitimidad" y garantía de "convivencia en paz", ha agregado.

Catalá ha defendido la imparcialidad de la justicia subrayando el compromiso del Ejecutivo para dotar de medios a la justicia para que ejerza sus funciones de forma imparcial y que los jueces contribuyan así a la "calidad democrática".

También ha tomado la palabra la fiscal general del Estado, quien ha apostado por que la justicia sea sólida "en tiempos de incertidumbre política, social, económica e incluso ética". "Es cuando más directamente se siente la necesidad de construir puertos seguros, de construir sistemas de justicia que sean un cauce garantista, racional y coherente para canalizar los conflictos sociales, de los ciudadanos, que permitan dar una respuesta justa", ha añadido.

Sin referirse directamente a Mas, Madrigal ha defendido que los fiscales, aunque no son jueces, tienen que actuar como tales defendiendo aplicando la ley "objetivamente y en la más estricta imparcialidad". Madrigal ha recalcado que la Constitución encomienda a la Fiscalía "la defensa de la ley y legalidad, los derechos de los ciudadanos y la salvaguarda de la independencia de los tribunales".