POLÍTICA
06/10/2015 15:41 CEST | Actualizado 06/10/2015 15:42 CEST

Volkswagen revisará todas sus inversiones y anuncia un ajuste "doloroso"

EFE

Nubes negras sobre Volkswagen. El nuevo presidente y consejero delegado de la compañía, Matthias Müller, ha anunciado ante la plantilla del consorcio en su sede de Wolfsburg que la compañía revisará todas las inversiones y que realizará un ajuste "no sin dolor" para recuperarse de la crisis provocada por la manipulación de las emisiones de los motores.

"Estamos revisando todas las inversiones previstas para evitar lo que no sea absolutamente necesario y lo que no sea urgente será desechado o retrasado", ha indicado. "Francamente, el proceso al que se enfrenta la compañía no será sin dolor", ha continuado el directivo, antes de señalar que Volkswagen procurará seguir ofreciendo empleos "buenos y seguros".

En su discurso ante más de 20.000 empleados congregados en el pabellón once de la fábrica de Wolfsburg, Müller ha apelado a la necesidad de responder con rapidez ante un escenario con derivadas no previsibles y ha lanzado un mensaje de ánimo a la plantilla al mostrarse convencido de que el grupo será capaz de superar la situación: "Vamos a salir de esta crisis".

"Además de la enorme pérdida financiera, que todavía no está del todo cuantificada, esta crisis es sobre todo de confianza", ha manifestado Müller, y ha resaltado que este es uno de los valores clave para la indentidad de la marca, que se funda en la "solidez, fiabilidad y credibilidad".

"TRABAJO ADICIONAL" EN LOS COCHES AFECTADOS

Müller también ha hecho referencia a las revisiones de los coches afectados, y ha explicado que en algunos casos, la retirada del software será suficiente, mientras que en otros será necesario acometer un "trabajo adicional" sobre el hardware de los vehículos

"Vamos a informar regularmente a nuestros clientes de las medidas y de los nombres de los talleres correspondientes", ha señalado.

Todos los vehículos diésel EU6 fabricados en la actualidad por la compañía, ha recordado el consejero delegado de Volkswagen, cumplen con las normas legales y los requisitos ambientales, lo que permite mantener la producción en la planta de Wolfsburg.

INQUIETUD EN ESPAÑA

Poco después del anuncio, el presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, ha expresado su "intranquilidad" y ha dicho que lucharán "al máximo" para evitar que la plantilla sufra por el escándalo de la manipulación de motores.

"Ahora se plantean muchas dudas y aquí hay intranquilidad por el empleo entre los trabajadores", ha apuntado Carnero, que ha pedido cautela hasta que se sepa si la revisión de las inversiones afectará a los 3.300 millones que Volkswagen se ha comprometido a invertir en Seat hasta el año 2019.

También la Generalitat ha admitido que está "preocupada" por el anuncio de Volkswagen, aunque se ha mostrado confiada en que mantendrá los 3.300 millones que preveía destinar a Seat y que también se garantizarán los puestos de trabajo.

En rueda de prensa, tras la reunión del ejecutivo catalán, la vicepresidenta del gobierno catalán, Neus Munté, se ha referido así al anuncio que ha hecho el nuevo presidente de Volkswagen, Matthias Müller, ante unos 20.000 empleados del grupo reunidos en la sede central de Volkswagen, ubicada en Wolfsburgo.

INVERSIÓN PREVISTA DE 4.200 MILLONES

En España, el Grupo Volkswagen tiene prevista una inversión de 4.200 millones de euros hasta el 2019, de los que 3.300 millones van destinados a la planta de Seat en Martorell (Barcelona) y el resto, a la planta de Landaben (Navarra).

Precisamente, los sindicatos de Volkswagen Navarra están a la espera de conocer el alcance del anuncio. Fuentes consultadas por Efe han indicado que no disponen de más información de la que ha trascendido a través de los medios de comunicación, ya que todavía no han podido contactar con sus representantes en el comité mundial, el presidente del comité de empresa, Alfredo Morales (UGT) y Eugenio Duque (CCOO), quienes se encuentran en Alemania.

Ambos participan en la asamblea que se está celebrando en la sede central de Wolfsburgo, la primera convocada desde que salió a la luz el trucaje en motores diesel de once millones de vehículos.

Han reconocido que están viviendo con "preocupación" todo lo que está sucediendo en torno a la multinacional y se han remitido en este sentido a los comunicados de días pasados en los que han exigido una aclaración "amplia y completa" de los hechos "lo antes posible".

TE PUEDE INTERESAR