POLÍTICA
15/10/2015 09:45 CEST | Actualizado 15/10/2015 09:45 CEST

"Cainismo" y "autoconspiración" en el PP

La pesadumbre de Arantza Quiroga por tener que dejar la presidencia del PP en el País Vasco ilustra las primeras de la prensa nacional esta mañana, que consideran este paso como un síntoma de la crisis interna que vive el partido en el Gobierno de cara a las elecciones generales...



Sigue leyendo después de la imagen.

"En barrena, han entrado en barrena. El PP tiene la moral de derrota y a sus dirigentes les sale por los poros una mezcla de pesimismo, ansiedad, desconcierto y cabreo". Este es el diagnóstico que el columnista del conservador ABC Ignacio Camacho realiza de lo que califica con ironía como "autoconspiración" porque "ante semejante espectáculo de cainismo -con la entrevista de Montoro, la tribuna de Cayetana y la propia dimisión forzada de Quiroga-, para qué demonios necesitarán adversarios".

Si para El Mundo se trata de "una grave crisis" que "fractura al PP ante la crucial cita electoral", y para La Vanguardia sólo "roces internos", lo cierto es que, como constata El País, "el PP llegará a las elecciones sin líderes en 10 autonomías".

Para añadir sal a la herida, el encarcelado Francisco Granados clama su inocencia en El Español y arremete contra Esperanza Aguirre: "Ella quiso una campaña plana en 2011 para que el resultado de Rajoy fuera peor que el suyo; no estuve de acuerdo y no me lo perdonó".

Este clima político, más la situación en Cataluña, frena las expectativas económicas, a juicio del Financial Times, que dedica hoy un cuadernillo a nuestro país. 



El caso es que la dimisión de Quiroga tiene, además de una dimensión nacional, una interpretación exclusivamente en clave vasca...



Es "una mala noticia", a juicio de El Correo, porque sitúa a sus compañeros de partido y a la Euskadi política ante el espejo de sus carencias. La principal, "la imposibilidad de abrir un marco de juego incluyente en la búsqueda del máximo entendimiento político en el final del terrorismo etarra".

De ahí que El País, en un editorial, señale que "los errores que la han llevado a la dimisión no deben impedir el debate". Aunque, como señala en un análisis Luis Aizpeolea, "el Gobierno de Rajoy siga empeñado en hacer del PP vasco un parque temático de la firmeza contra un terrorismo que hace cuatro años que terminó". 



Sigue leyendo después de la imagen.

Tampoco bajan las aguas tranquilas en la política alemana, donde Ángela Merkel aparece cada vez más cuestionada por la crisis de los refugiados...



Hasta el punto de que el muy leído Bild se pregunta ya públicamente si el todopoderoso ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, respalda a la canciller que, como constata Die Welt, tiene en su principal enemigo al presidente de Baviera y líder del partido socialcristiano, Hors Sheehofer, quien la responsabiliza de lo que está sucediendo con los refugiados.

El conservador Frankfurter Allgemeine da cuenta esta mañana de una reunión de la CDU en Sajonia en la que algunos de los presentes, venidos de toda Alemania, pidieron el relevo en la presidencia del partido. En este contexto, llega la cumbre de hoy en Bruselas, "amenazada por Erdogan, Putin y Assad", señala Le Figaro

El vicecanciller Sigmar Gabriel y el ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmaier, firman una tribuna en El Mundo en la que proponen una mayor colaboración con Turquía y convertir Frontex en "una auténtica autoridad europea de fronteras". 



Otra preocupación alemana y, por tanto, europea, es el escándalo Volkswagen...



El constructor admite otro fraude, desvela El País: "La multinacional instaló en Estados Unidos otro sistema auxiliar para controlar las emisiones en sus nuevos modelos". Por cierto, que el responsable de la marca en Estados Unidos ha presentado su dimisión por discrepar de la estrategia fijada por la central, a la que España corteja.

Según ABC, "España ofrece más de 200 millones en ayudas si mantiene la inversión". Y en Francia, Le Monde ya habla del "escándalo dentro del escándalo", porque otra joya industrial alemana, Bosch, fue la empresa que fabricó para Volkswagen el famoso programa informático fraudulento.  



Y el tuit de ésta mañana es una investigación en profundidad sobre el negocio del petróleo para el Estado Islámico...



El Financial Times evalúa en 500 millones de dólares al año las ganancias de Daesch con la venta de petróleo y saca a la luz tremendas paradojas, como que suministran el combustible a los rebeldes que les combaten en Siria o que los bombardeos no han mermado su negocio.

NUEVOS TIEMPOS