NOTICIAS
18/10/2015 17:23 CEST | Actualizado 19/10/2015 11:09 CEST

Merkel defiende que para frenar la llegada de refugiados hay que ayudar a Turquía

La canciller de Alemania, Angela Merkel, está de visita en Turquía en nombre de la Unión Europea con un propósito claro: poner en este país, a caballo entre Europa y Oriente, un freno o un "orden" a la llegada de refugiados e inmigrantes a los países comunitarios. Ankara se deja querer pero pide, a cambio, dinero y facilidades en su incorporación a la Unión.

Merkel ha planteado este domingo que para reducir la llegada de refugiados sirios a Europa no sólo hay que respaldar económicamente a Turquía para que se haga cargo de ellos, sino también hallar vías de traslado legal hacia los países de la UE. La política alemana dibujó este panorama en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, con el que se reunió hoy en Estambul para conversar sobre cómo la Unión Europea y Turquía pueden colaborar en este asunto.

"La migración ilegal no es una solución. Un país en solitario no puede asumir la emigración o la huida de gente en dificultades. Debemos tener una migración regulada y coordinada y debemos ver formas de apoyar a Turquía y como posibilitar una migración regulada hacia la Unión Europea", subrayó Merkel.

Esta migración ordenada debe acordarse "entre Gobiernos y no pagando a los traficantes el dinero que podríamos necesitar para dar educación a los hijos de los refugiados o darles acceso a la salud", agregó la mandataria alemana. "Hay que dar más legalidad a un proceso que ahora es demasiado ilegal", opinó la jefa del Gobierno alemán.

MILES DE MILLONES DE EUROS

Respecto al plan de la UE de otorgar a Ankara 3.000 millones de euros para atender a los refugiados, Merkel admitió que esta suma no saldría de los fondos que la Unión ya ha asignado a ese país. "Turquía quiere dinero aparte, yo lo entiendo, entendemos que es dinero añadido (a las partidas de adhesión comunitaria) y así lo hablaremos", confirmó.

Otro punto que se negocia con Ankara es la liberalización del visado para ciudadanos turcos, una cuestión que lleva años asociada al compromiso de Turquía de aceptar la devolución de inmigrantes indocumentados.

Un acuerdo con Turquía en materia de refugiados también incluiría la apertura de nuevos capítulos en su proceso de adhesión a la UE, algo que Merkel aseguró se debe acelerar en este marco de la crisis humanitaria. De hecho, Berlín y Ankara han acordado poner en marcha un proceso para acelerar algunos aspectos pendientes en la propuesta de incorporación turca a la Unión Europea a cambio de la colaboración de las autoridades turcas en la gestión del crítico flujo de inmigrantes y refugiados.

La canciller Merkel se ha declarado dispuesta a comenzar por las condiciones políticas y monetarias como primer obstáculo a salvar en las futuras negociaciones con Turquía, pero ha advertido de que los siguientes episodios se centrarán en los apartados de Derechos Humanos, Justicia, Libertad y Seguridad, reflejados en los distintos capítulos del marco legal que regula los acuerdos de adhesión.

"Alemania -ha apuntado la canciller- está preparada para abrir el capítulo 17, y comenzar con los preparativos de los capítulos 23 y 24. Podremos hablar luego sobre los detalles".

Y ADEMÁS...

RESPONSABLEMENTE