TENDENCIAS
22/10/2015 08:16 CEST | Actualizado 22/10/2015 08:16 CEST

Los peores errores al ponerse a dieta: tu enemigo eres tú

PIXABAY

El peor enemigo de tu dieta no es un bollo relleno de crema, ni un cóctel con los amigos después del trabajo; el peor enemigo de tu dieta eres tú.

Para ganar en tranquilidad y, de paso, en confianza, basta con evitar algunos de los errores más frecuentes que se encuentran nutricionistas y endocrinos con sus pacientes a dieta. No cometerlos no te hará perder peso, pero pueden evitarte situaciones que incitan a comer más e, incluso, a acabar engordando:

Pesarnos varias veces al día: con una, basta

El peso de nuestro cuerpo varía constantemente a lo largo de la jornada, tanto por lo que comemos como por lo que evacuamos y quemamos. La referencia debe ser la misma báscula, en el mismo lugar y a la misma hora. Preferiblemente, sin ropa. "Las personas que se pesan con mayor frecuencia tienden a evolucionar peor, a perder más lentamente y en menor medida", asegura la psicóloga Yolanda Melero de la Clínica Obesitas.

Tomar a otra persona como referente

Empezar una dieta con un amigo o familiar puede ser una gran idea, ya que uno puede ejercer de apoyo cuando el otro lo necesite, pero no hay que olvidar que cada cuerpo actúa y reacciona de una forma diferente. "Existe el peligro de convertirlo en una competición y que afecte, además, a la propia relación de amistad", indica la psicóloga Itxane Tomé. "Si comienza a ser un problema, evitad hablar de peso y seguid compartiéndola vida sana que habéis empezado".

Desconfiar de la dieta

Lo normal es que hagamos una dieta hipocalórica y, por tanto, que comamos menos calorías de las que quemamos a lo largo del día. Esto se traduce siempre en una perdida de peso. Sin embargo, influyen más factores, como la retención de líquidos o la menstruación, que son temporales y enmascaran los resultados. "El secreto es ser paciente. Si se hace bien la dieta, aunque llevemos un par de días o más sin ver resultados, estos aparecerán", dice Graciela Sajeva, directora de la Clínica Ravenna Madrid.

Darlo todo en el gimnasio

No existen los remedios mágicos y el sentido común es clave. "El ejercicio es fundamental en una dieta para perder peso, pero hay que encontrar un equilibrio entre las calorías que comemos y las rutinas que estamos capacitados para llevar a cabo en un gimnasio", explica el entrenador personal Carlos González. Si se tiene mucho sobrepeso, es importante ajustar los ejercicios a la fragilidad de las articulaciones. Además, si se hace una dieta hipocalórica, nuestro cuerpo no aguantaría carreras largas, por ejemplo, y podríamos desmayarnos. Recuerda que el secreto es integrar en nuestro día a día el deporte a medio y largo plazo, y el mejor modo de hacerlo es ir poco a poco.

Photo gallery CÓMO IDENTIFICAR UNA DIETA MILAGRO See Gallery