NOTICIAS
27/10/2015 16:49 CET | Actualizado 27/10/2015 19:20 CET

Del ganadero al charcutero del mercado: la industria de la carne se une contra el informe de la OMS

GTRESONLINE

Marcos prepara hamburguesas tras el mostrador, sin ser ajeno al revuelo levantado por la alerta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las carnes rojas y las procesadas. La mayoría de los clientes de su puesto Carnes y Derivados en una galería comercial de Madrid comenta la noticia. "Preguntar, preguntan, pero noto que la gente se ha alarmado por falta de información", asegura este carnicero. "Lo toman como otra cosa más, igual que ya se habló de la gripe aviar, de las vacas locas, de que si el pescado tenía mercurio... Están un poco hasta el gorro". Su clientela es fija, vecinos del barrio que duda que dejen de comprar sus productos. "Me acaban de entrar dos pedidos por internet, uno de hamburguesas y otro de filetes de ternera y solomillo", apostilla.

No es un buen día para medir si la alerta de la OMS ha hecho que algunos consumidores tachen algunos productos cárnicos de su lista de la compra. "Es final de mes y llueve", indican Jesús y Felipe, carniceros del Mercado de Ventas de la capital. Como apuntan en otro puesto a pocos metros de distancia, también se aproxima la festividad del 1 de noviembre, por lo que algunos compradores que tengan previsto desplazarse quizá no llenen tanto la nevera como otras semanas.

Mientras en algunos puntos de venta de carne esperan dos o tres personas para ser atendidas, en otros ni siquiera hay clientela. "Hay mucha preocupación. Llevamos un mal día", asegura Juan, que despacha en otra carnicería del mercado. En cambio, para Daniel, de otro de los puestos, es una mañana como la de un martes cualquiera. "Será el fin de semana cuando se notará", asegura, ya que son los días en los que más se vende.

Esto es lo que ocurre en los pasillos de un mercado, pero ¿cuál es el sentir del resto de eslabones de la cadena cárnica? Desde el charcutero hasta el ganadero, toda la industria de la carne en España (e incluso en Europa) se ha unido para rebatir el informe de la OMS. En sus propias y muy claras palabras, "la industria cárnica europea rechaza enérgicamente la nueva clasificación".

UNIDAS DE FORMA "PROACTIVA"

Todas las asociaciones interprofesionales del mundo de la carne han hecho piña en un frente común, como ellas mismas explican por teléfono a El Huffington Post. Se han unido en Confecarne, que asocia a más de mil empresas y reúne a unos 70.000 trabajadores comunes. Mediante ella, y también unidas bajo el paraguas de Clitravi, la Federación Europea de Asociaciones de Industrias de la Carne en toda Europa (con más de 3.000 empresas de los 28 países), han enviado un texto común. Todas sus actuaciones, declaraciones, reuniones con el ministerio o la Administración… se están haciendo de forma común mediante un gabinete creado ex profeso para tratar este asunto, que tan directamente les atañe.

Entre otras, se han unido organizaciones fundamentales de toda España que reúnen de forma transversal a muchos de los que trabajan en sus sectores, como InterPorc (porcino), Asici (cerdo ibérico), InterOvic (ovino y caprino) y Provacuno (vacuno), así como otras más dedicadas específicamente a los minoristas como Cedecarne, la confederación española de detallistas de la carne, que representa a más de 30.000 vendedores. Todas juntas han lanzado un comunicado, al que remiten: no dan explicaciones de una en una, sino que todo está en ese sencillo y directo mensaje.

Sencillos y directos son también los argumentos que en él exponen. Ellos mismos aseguran que ante esta campaña global su industria quiere ser "proactiva", y que están dispuestos a proporcionar "tantos detalles como sea posible". Con estos argumentos rebate el mundo de la carne el informe de la OMS:

  • Falta una evaluación de riesgos: según su comunicado, aunque las carnes rojas y los productos cárnicos se han calificado como "grupo 1", cancerígeno, no existe dicha evaluación."Esto significa que no ha tenido en cuenta la exposición real a las sustancias con relación a su potencial para causar cáncer", afirman.
  • Hay pruebas del beneficio del consumo de carne: la carne y sus derivados son "fuente esencial de nutrientes", afirman. Además, "los organismos oficiales, las sociedades médicas y los expertos recomiendan el consumo de todos los grupos de alimentos para tener una dieta sana, variada y equilibrada", incluyendo el de carne y productos cárnicos".
  • El cáncer está generado por múltiples factores: tal y como destacan, "es inadecuado atribuir a un factor individual un mayor riesgo de cáncer. Este es un tema muy complejo y depende de una combinación de factores como la edad, genética, dieta, medio ambiente y estilo de vida". De hecho, afirman que hay otros factores de riesgo mucho más importantes como causa de esta enfermedad que este, desde la falta de actividad física, el tabaco o "factores ambientales", como, aseguran, "aire exterior e interior, contaminantes, así como contaminantes de suelo y del agua de bebida".
  • El consumo de carne en Europa es limitado: aunque la OMS advierte que "por cada porción de 50 gramos de carne procesada que se consuma a diario, el riesgo de cáncer colorrectal aumenta en un 18%", desde la industria de la carne afirman que el consumo real de carne y productos cárnicos en la Unión Europea es de 24 gramos al día, "considerablemente inferior a lo que podría considerarse como ingesta diaria alta".
  • Los productos cárnicos se van reformulando y cumplen la ley: afirman que la industria lleva años trabajando en reformular la elaboración de los productos, y también en "mejorar la composición nutricional y optimizar el valor nutritivo de los productos". Además, recalcan que hay una investigación en marcha para "reemplazar aditivos por extractos vegetales".

MÁS SOBRE LA CARNE Y LA OMS

Ve a nuestra portada   Facebook   Twitter Instagram Pinterest

NOTICIA PATROCINADA