POLÍTICA
27/10/2015 10:57 CET | Actualizado 27/10/2015 15:01 CET

Junts pel Sí y la CUP registran la declaración de inicio del proceso de independencia de Cataluña

EFE

Junts pel Sí (JxS) y la CUP han registrado una propuesta de resolución parlamentaria en la que se declara "solemnemente" el "inicio del proceso de creación del estado catalán independiente en forma de república", sin supeditarse a lo que pueda decir un Tribunal Constitucional "deslegitimado".

Tras el anuncio, Rajoy ha comparecido en La Moncloa donde ha calificado el pacto de "provocación" y ha asegurado que utilizará todos los mecanismos para evitar que la independencia se lleve a cabo.

Después de semanas de conversaciones discretas, Jordi Turull y Marta Rovira (JxS) y Antonio Baños y Anna Gabriel (CUP) han firmado una propuesta de resolución que se tramitará por la vía de urgencia, en la que se constata que el "mandato democrático" de las elecciones del 27 de septiembre avalan el proyecto independentista.

La resolución prevé que en un plazo máximo de 30 días se inicie la tramitación de las "leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública", que deben servir para poner las bases de estructuras de Estado imprescindibles para la "desconexión democrática" de Cataluña con respecto al conjunto de España.

Este es el documento con la propuesta de resolución, publicada por la cuenta de Twitter de Junts pel Sí:

(Sigue leyendo después del tuit...)

La propuesta de resolución también ofrece un guiño a formaciones como Catalunya Sí que es Pot, partidarias del derecho a decidir y de abrir un proceso constituyente.

En el primero de los nueve puntos de los que consta la resolución se hace notar que el mandato democrático obtenido el 27-S refleja una mayoría de diputados independentistas y "una amplia mayoría soberanista en votos y escaños que apuesta por la apertura de un proceso constituyente no subordinado".

El texto plantea declarar "solemnemente el inicio del proceso de creación del estado catalán independiente en forma de república" y proclamar la apertura de un proceso constituyente "ciudadano, participativo, abierto, integrador y activo" para "preparar las bases de la futura constitución catalana".

NO SUPEDITADO AL TC

El texto procura evitar el empleo explícito del término "desobediencia" que defendía la CUP, pero sí deja claro que el Parlament, como "depositario de la soberanía y expresión del poder constituyente", y el "proceso de desconexión democrática" de España "no se supeditarán a las decisiones de las instituciones del Estado español, en particular del TC", a quien JxS y la CUP consideran "deslegitimado y sin competencia".

Una deslegitimación que proviene, según se hace constar, de la sentencia de 2010 en la que recortó aspectos fundamentales del Estatut aprobado en referéndum.

El texto va más allá e insta al nuevo Govern a "cumplir exclusivamente aquellas normas o mandatos emanados" del Parlament, a fin de "blindar los derechos fundamentales que puedan estar afectados por decisiones de las instituciones del Estado español".

La resolución también prevé que el Parlament adopte las medidas necesarias para abrir este "proceso de desconexión democrática, masiva, sostenida y pacífica con el Estado español", de manera que permita el "empoderamiento de la ciudadanía a todos los niveles y en base a una participación abierta, activa e integradora".

Asimismo, se declara la voluntad de iniciar negociaciones para hacer efectivo el "mandato democrático de creación de un estado catalán independiente en forma de república" y de ponerlo en "conocimiento del Estado español, de la Unión Europea y del conjunto de la comunidad internacional".

RAJOY: "ES UN ACTO DE PROVOCACIÓN"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha calificado en una comparecencia en La Moncloa de “acto de provocación” la propuesta registrada por Junts pel Sí y la CUP en el Parlament y ha asegurado que no va a tener ningún efecto porque el Ejecutivo utilizará todos los “instrumentos de la Constitución” para garantizar la unidad nacional.

Según el jefe del Ejecutivo, esta propuesta es “contraria a la Constitución, a las leyes, al sentir mayoritario” de los catalanes y a la “voluntad democrática de todos los españoles”. “Esta iniciativa no puede calificarse más que como un acto de provocación de quienes pretenden saltarse la ley”, ha proclamado.

El Gobierno, ha continuado, garantiza que los independentistas no van a lograr ninguno de sus objetivos y que esta propuesta, en caso de ser aprobada, “no surtirá ni uno solo de sus efectos”. “El Estado no va a renunciar al uso de todos los mecanismos políticos y jurídicos en defensa de la soberanía del pueblo español y de los intereses generales que le atribuyen la Constitución y las leyes”, ha añadido.

RAJOY HABLA CON SÁNCHEZ Y RIVERA SOBRE LA SITUACIÓN

Después de conocerse esta propuesta, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha hablado con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, según han explicado fuentes socialistas a El Huffington Post, y con el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera. Según EFE, ha sido Rajoy quien ha tomado la iniciativa de contar con Rivera, y fuentes socialistas han confirmado que en el caso de Sánchez, fue el líder de la oposición quien llamó.

El PSOE ha emitido comunicado en el que asegura que Rajoy y Sánchez han acordado mantener una "vía abierta de diálogo". La propuesta de los socialistas sobre este tema es: "Ley, diálogo y política".

El líder del PSOE se ha pronunciado posteriormente ante los medios y ha pedido hoy a los ciudadanos catalanes y españoles que confíen en "las fortalezas de España" ante el "antidemocrático pulso secesionista" en Cataluña.

"Les ganaremos con la ley, los votos, la política y con el argumento del diálogo", ha afirmado Sánchez tras visitar el Puente Colgante en Portugalete.