INTERNACIONAL
31/10/2015 18:35 CET | Actualizado 31/10/2015 18:35 CET

Halloween 2015: la gran fiesta de los Obama en la Casa Blanca

AFP

La Casa Blanca se ha convertido por unas horas en la Casa de los Horrores, con bandadas de niños disfrazados que acudían a su fiestón anual de Halloween. El presidente Barack Obama y su esposa, Michelle, fueron los anfitriones, haciendo entrega de los tradicionales dulces y frutas.

Un niño vestido como el Papa, imitando su famoso papamóvil, fue la estrena de la jornada, celebrada en el Jardín Sur y en la que fueron repartiendo el contenido de sus canastas de golosinas a cada chaval que preguntaba: "¿Truco o trato?".

La fachada de la Casa Blanca fue parcialmente tiznada de negro y se llenó de figuras siniestras, de tela, alambre y carne y hueso, con malabaristas y danzarines que se perdían por un bosque siniestro. Los niños de escuelas locales y de militares fueron los que disfrutaron del espectáculo, disfrazados de bomberos, de Harry Potter o de personajes de Disney.

Y, en medio de todo, Sunny y Bo, los dos perros de la familia Obama, que corretearon felices por todo el recinto, locos de felicidad con tanto niño.

Una curiosidad: más allá de las estrambóticas imágenes que el día dejó en la Casa Blanca, las redes sociales se han hecho eco, sobre todo, de una un poco más doméstica: la del presidente tumbado en su despacho oval jugando con la hija de Ben Rodhes, uno de sus asesores de seguridad. La captó el fotógrafo oficial de la presidencia, Pete Souza.