NOTICIAS
02/11/2015 08:29 CET | Actualizado 02/11/2015 08:29 CET

Cinco cosas que no sabías sobre el reparto de 'Breaking Bad'

BREAKING BAD

Sharon Bialy es una directora de reparto con más de dos décadas de proyectos a su espalda, pero sigue hablando de Breaking Bad como su "serie favorita".

Junto a su socia Sherry Thomas, la otra mitad de Bialy/Thomas & Associates, Bialy encontró los actores (y algunos debutantes que actuaban por primera vez) que encajaban con la imagen que tenía el creador de la serie, Vince Gilligan.

Aunque es difícil imaginar a actores que vayan tan bien como Bryan Cranston interpretando a Walter White, Anna Gunn haciendo de Skyler White o Aaron Paul encarnando a Jesse Pinkman —así el trabajo de Bialy y su equipo parece fácil—, las dos directoras de casting se encontraron con obstáculos en el camino.

Especialmente en las primeras audiciones, la cadena estadounidense AMC todavía no se había abierto paso como una cadena en la que los dramas ganadores de premios Emmy pudieran sobrevivir. Teniendo en cuenta este riesgo, Bialy, Thomas y Gilligan se enfrentaban al desafío de luchar por contratar a los actores adecuados en vez de contratar a gente famosa. Breaking Bad podría haber tenido caras más conocidas, pero el trabajo en equipo a la hora de elegir al reparto se tradujo en el ascenso poco probable del "padre de Malcolm", que acabó siendo el perfecto Walter White.

A continuación hay una lista de cosas que no sabías sobre la serie, sobre los actores y sobre el "talento inigualable" de Gilligan, desde el punto de vista de Bialy:

1. El atractivo de RJ Mitte y de Aaron Paul casi les impidió conseguir sus papeles.


En una "conversación muy acalorada" entre Bialy y Gilligan, la directora de reparto recuerda defender que "RJ llevaba toda su vida recibiendo tratamientos de logopedia y fisioterapia y había trabajado muy duro para mejorar. ¿Por qué teníamos que castigarle por eso?"

A la hora de crear el personaje de Walt Jr, Gilligan se había inspirado en un amigo de la universidad que sufría parálisis cerebral y, por lo tanto, "no contemplaría la posibilidad de dar el papel a alguien que no tuviera parálisis cerebral", declaró Bialy a la edición estadounidense del Huffington Post. Bialy estaba de acuerdo y empezaron a buscar "por todo el país", contactando con organizaciones de parálisis cerebral.

Acabaron encontrando a Mitte, que sí sufría parálisis cerebral, pero en menor medida comparado con el amigo de Gilligan. "Entonces nos preocupaba que fuera demasiado guapo y que su discapacidad no estuviera tan marcada", afirmó Bialy, pero al final lo que el joven actor tuvo que superar para llegar a ese punto acabó convenciendo a Gilligan. "[Mitte] sabía lo mucho que había que luchar".

Internet ha alimentado el rumor de que Aaron Paul también era demasiado atractivo para su papel, lo cual era cierto. Aunque Bialy ha revelado que también les preocupaba su edad. "Pensábamos que era demasiado mayor", confesó haber pensado Bialy cuando el agente del actor le presentó para el papel. Pero el equipo de reparto decidió darle una oportunidad de todas formas: una audición que le daría el papel y que acabaría en YouTube.

2. Bryan Cranston acabó en la serie en parte gracias a una extraña coincidencia que le ayudó a quitarle el papel a Matthew Broderick y a John Cusack, que fueron sugeridos por la cadena AMC.

Puede que te resulte difícil imaginar a los protagonistas de Todo en un día y Un gran amor en el papel de Walter White, pero intenta volver al año 2005 e imagina qué tendría que pasar para que Sony y AMC "estuvieran dispuestos a arriesgarse y apostar por el padre de Malcolm", explicó Bialy.

Cranston comenzó su inesperado camino hacia el papel en la primera entrevista de trabajo que tuvieron Bialy y Thomas con Gilligan. Según Bialy, dos semanas antes de esa reunión, habían hecho una audición a Cranston para el papel principal de la obra The Farnsworth Invention de Aaron Sorkin. Bialy y Thomas fueron con la intención de recomendar a Cranston para el papel principal de Breaking Bad, avisando a Gilligan: "Puedes pensar que estamos locos, pero...".

Según Bialy, la respuesta de Gilligan fue: "Madre mía, justo estaba pensando en él", lo que llevó a Bialy y a Thomas a decir: "¿¡En serio!?".

Gilligan había escrito el guion de un episodio de la serie Expediente X en el que Cranston había hecho un cameo, a finales de los años noventa. "No había olvidado lo bien que actuó", afirmó Bialy, pero Gilligan estaba preocupado porque "iba a ser difícil vender a Cranston para el papel". La unión entre las dos directoras de reparto y Gilligan por defender al antiguo "padre de comedias" acabó convenciendo a AMC y a Sony de que no se necesitaba a un actor más famoso.

3. Muchos actores de Breaking Bad también aparecieron en Seinfeld. Esto se debe a que el equipo de reparto de Breaking Bad intentó por todos los medios que hubiera actores de comedia en la serie.

La empresa de casting de Bialy sentía que se les estaba encasillando fuera de la industria de la comedia —donde habían empezado—, así que decidieron iban a poner "actores de comedia en Breaking Bad".

Aunque Bialy solamente había visto un par de episodios de Seinfeld —"Larry David me matará", declara riendo—, la empresa se enorgullecía de "sacar a gente del mundo de la comedia para darles papeles dramáticos", concretamente en Breaking Bad. Este solapamiento de actores se popularizó gracias a este vídeo de YouTube de 2012.

Cranston, Gunn y Bob Odenkirk (Saul Goodman) son los actores más destacados que han aparecido en las dos series, además de unos cuantos más con papeles pequeños.

4. Los gemelos eran en realidad primos y uno de ellos nunca había actuado. En su primera escena tuvo que alejarse de una explosión sin inmutarse.

Tal y como cantó Andy Samberg en la gala de 2009 de los MTV Movie Awards, "la gente guay no se queda mirando una explosión, hace explotar cosas y luego se va (cool guys don't look at explosions, they blow things up and then walk away)".

Ese ambiente experimentó Daniel Moncada en su "primera toma", explicó Bialy. Podría haberlo dejado ahí.

Bialy hizo una audición al primo de Daniel, Luis Moncada, que sí había actuado antes. El equipo de Bialy "le preguntó que si 'por casualidad no tendría un hermano'" ya que Gilligan buscaba a gente para el papel de dos gemelos. Luis les dijo que tenía un primo igual que él, pero que no actuaba. Daniel contó con la aprobación de Gilligan a pesar de la falta de experiencia gracias a las preparaciones de su primo y del equipo de Bialy.

Y después Daniel tuvo el mejor primer día de trabajo de la historia. "Recuerda que Daniel no había estado nunca en un set de rodaje", cuenta Bialy. "Tenía que alejarse, había una explosión y no tenía que inmutarse… Y lo hizo genial".

5. Jonathan Banks hizo tan bien su audición que las notas del casting podía leerse: "¡Genial! ¿Es posible hacerlo mejor?".


"Todavía me acuerdo de lo que apuntó Sherry", comenta Bialy al recordar la brillante primera audición de Banks. Banks llevaba actuando más de treinta años antes de presentarse ante Bialy y Thomas, un currículo que no pasó desapercibido para Bialy, que resume la audición: "Estaba claro que tenía más experiencia que Sherry y yo juntas".

Bialy todavía guarda archivos de los castings llenos de "cantidad de notas sobre todos", incluso algunos de hace 25 años. "Los guardo todos", asegura con orgullo la veterana directora de reparto.

Pero las notas que tomó sobre Banks son las que sigue recordando. Es una nota simple, pero es el resultado del sueño de un director de reparto.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición estadounidense de 'The Huffington Post' y ha sido traducido del inglés por Irene de Andrés Armenteros

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: