INTERNACIONAL
15/11/2015 10:42 CET | Actualizado 16/11/2015 16:18 CET

Atentados en París: Cadena de detenciones en el entorno del único terrorista identificado

AFP

132 personas han muerto ya por la cadena de atentados del viernes pasado en París, tras la muerte de tres de los inocentes que estaban ingresados desde entonces. 103 de los cuerpos ya han sido identificados. 48 horas después del mayor ataque yihadista en Europa desde el 11-M español, las autoridades francesas aún se preguntan por qué no lo vieron venir, qué lagunas de Inteligencia ha habido, cómo se puede prevenir otro golpe más. Al menos esa angustia no es paralizante, en vista de la frenética actividad que se ha desplegado para dar con los culpables que queden vivos -siete de los asesinos acabaron muertos a tiros o en acciones suicidas-. Ahora mismo, Francia se centra sobre todo en cazar a los islamistas, recuperar la rutina y evitar que el miedo se dispare.

¿Qué se ha avanzado?

Las autoridades francesas han identificado como Ismael Omar Mostefai a uno de los tres terroristas que mataron al menos a 89 personas en la discoteca Bataclan, gracias al hallazgo del trozo de un dedo en la sala de fiestas. Tras atacar a los asistentes a un concierto con un fusil de asalto, se inmoló cuando entraron las fuerzas especiales al recinto.

Mostefai posiblemente viajó a Siria durante varios meses en el invierno de 2013-2014. Había sido condenado varias veces por delitos comunes entre 2004 y 2010. Estaba fichado por los servicios secretos franceses por integrismo islámico desde hace casi cinco años, pero no era objeto de seguimientos. Siete personas de su entorno, entre otros su padre y su hermano, han sido detenidos en Francia, donde se están efectuando numerosos registros.

A lo largo del domingo han sido identificados dos suicidas más. El primero es Brahim Abdeslam, nacido en 1984, hallado en el boulevard Voltaire y que había alquilado el Seat matriculado en Bélgica utilizado en para el ataque. El segundo identificado, cuyo nombre aún no se ha hecho público, nació en enero de 1995 y es uno de los tres kamikazes que hicieron detonar sus cinturones bomba en las inmediaciones del Stade de France.

(Puedes seguir leyendo tras la foto...).

Uno de los sospechosos, detenido en plena calle en Bruselas (Bélgica).

En Bélgica, de donde al parecer procedían ambos, hay otros siete detenidos en relación con el caso. Todo ha ocurrido en el distrito bruselense de Molenbeek, una zona deprimida con importante presencia de musulmanes de segunda y tercera generación.

En cuanto a la infraestructura de los yihadistas, las autoridades francesas, han encontrado en la localidad de Montreuil, a las afueras de París, un coche empleado en el ataque múltiple, ese Seat usado en los ataques contra los restaurantes ubicados en las calles Fontaine y Charonne. En su interior se han encontrado varios fusiles de asalto tipo kalashnikov.

Es el segundo coche directamente relacionado con los ataques, tras un primer automóvil, un Volkswagen Polo, hallado junto a la sala Bataclan, donde tuvo lugar el atentado con mayor número de víctimas. Este turismo había sido alquilado en Bruselas.

En busca y captura

Hermano de uno de los suicidas es el francés Abdeslam Salah, nacido el 15 de septiembre de 1989 en Bélgica. La Policía francesa ha pedido a todos los Cuerpos de Seguridad de Europa que ayuden a dar con él porque está en paradero desconocido y se teme que esté implicado en los seis ataques de París, aunque aún no se sabe en qué grado. La Policía española confirma que ha sido informada, no porque haya más probabilidades de que este sospechoso venga a nuestro país, sino como una "posibilidad más".

Este es su rostro...

... y esta su descripción: "Individuo peligroso, corpulencia normal, 1,75 cm de altura, ojos marrones".

El diario norteamericano The New York Times ha publicado que los terroristas de París mantuvieron contacto directo con conocidos miembros del grupo que ha reivindicado el ataque, el Estado Islámico. Fue en Siria, donde les ayudaron a perfeccionar los métodos del ataque, añade. De ahí la "peligrosidad" que destaca el anuncio de la Policía sobre este fugado.

Los muertos españoles son dos

Dolorosa ha sido la confusión que este domingo se ha producido con el número de víctimas españolas de los ataques. Lo que ha confirmado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, es que son dos los españoles fallecidos de los que hay constancia, pese a que durante todo el día se afirmó que la cifra era de cuatro.

A última hora de la noche del sábado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México informó del fallecimiento de una mujer con doble nacionalidad méxico-española en los atentados del viernes en París. La víctima ha sido identificada como Michelle Gil Jaimes, originaria de Veracruz. Gil tenía abuelos españoles y se encontraba en París junto a otra amiga. La joven tenía 29 años y estaba a punto de casarse.

La primera víctima confirmada, el sábado, fue el ingeniero madrileño Juan Alberto González Garrido, que estaba en el concierto de la sala Bataclan.

Sin embargo, a media mañana la Agencia EFE aseguró, citando fuentes diplomáticas españolas, que había dos hombres españoles más fallecidos. Con el paso de las horas se ha sabido que Alberto Pardo Touceda, un pontevedrés de 33 años, politólogo residente en Estrasburgo, estaba vivo. El robo de su DNI hace tres años en Burdeos podría explicar la confusión.

Se comunicó con su familia en cuanto supo lo que pasaba y dejó un mensaje de Facebook.

(Puedes seguir leyendo tras los mensajes...).

También se dio por muerto a Jorge Alonso de Celada, de 59 años, pero en la noche del domingo el Gobierno sólo confirmaba que lo sigue buscando, no que haya fallecido.

La embajada francesa ha informado de la existencia de otro español herido en el ataque. Se trata de Iván García, de 39 años, y había viajado desde Madrid para reunirse con tres españoles residentes en la capital gala. Su estado no es grave, matizan.

El horror en la sala de conciertos

El vídeo más impactante del día ha sido este grabado por un ciudadano que asistía al concierto de metal rock de los norteamericanos Eagles of Death Metal. En mitad del guitarreo, sonaron primeras ráfagas de los fusiles de asalto, como petardos. Muchos de loa asistentes pensaron que eran cohetes, parte del show. Impactante.

El miedo en los huesos

París se mueve entre dos aguas, las de la valentía y la firmeza de que los malos no pueden ganar y las del miedo interiorizado desde el viernes, que hace que la resistencia aparente se rompa aunque sea con una bombilla que estalla. Eso es lo que ha pasado esta tarde en la Plaza de la República, uno de los sitios donde se produjeron tiroteos el domingo, donde los parisinos se han concentrado esta tarde obviando todas las recomendaciones de evitar las grandes multitudes, para homenajear a los caídos.

En mitad de las flores y las velas, de pronto, se ha escuchado un chasquido y la Policía, por precaución, ha dado la orden de correr. Se ha producido una pequeña estampida y se han vivido instantes de pánico, aunque todo ha quedado en nada.

(Puedes seguir leyendo tras el vídeo...).

Tres meses de estado de emergencia

El presidente galo, François Hollande, que durante el domingo ha mantenido numerosas reuniones con los partidos de la oposición para buscar una postura común en su lucha contra el islamismo, ha anunciado que pedirá ampliar hasta tres meses la duración del estado de emergencia que se aplica en el país tras los atentados.

El cambio legislativo que quiere introducir Hollande se debatirá en el consejo de ministros del próximo miércoles y pretende hacer pasar de los actuales 12 días a 3 meses el tiempo que el presidente de Francia puede aplicar ese estado sin consultar al Parlamento. El actual texto, en vigor desde 1955, establece que el estado de emergencia puede declararse en todo el territorio o en parte en caso de peligro "inminente" por alteraciones graves contra el orden público, ante acontecimientos que por su naturaleza o gravedad "puedan presentar un carácter de calamidad pública".

El estado de emergencia tiene efecto desde el pasado sábado, desde la medianoche, y afecta en esta ocasión "al territorio metropolitano y Córcega".

No obstante, este lunes se espera que París empiece a recuperar el pulso nuevamente, con la apertura, por ejemplo, de los museos nacionales. Aún no se sabe cuándo reabrirá la Torre Eiffel, mientras que los mercados callejeros estarán cerrados hasta el día 19 y Eurodisney, gasta el 17.

Y se activan las reuniones para buscar una estrategia común

Francia, con ayuda de Bélgica -que ha elevado su nivel de alerta antiterrorista, en vista de la presencia de posibles activistas del ISIS en su territorio relacionados con estos atentados-, ha forzado un consejo extraordinario de ministros de Interior de la Unión Europea, convocado para el día 20.

Ese consejo tiene el fin de "reforzar la respuesta comunitaria y analizar las medidas que se han tomado" en la lucha antiterrorista. Francia quiere que en esa reunión extraordinaria, que se celebrará en Bruselas, se "trate de manera tan concreta y operativa como sea posible, varios temas identificados como prioritarios desde los atentados de enero", en referencia al ataque contra el semanario satírico Charlie Hebdo. París considera además urgente acelerar el calendario de negociación y aplicación de las medidas.

SIGUE TODA LA INFORMACIÓN DE LOS ATENTADOS DE PARÍS EN NUESTRO MINUTO A MINUTO:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

ESPACIO ECO