POLÍTICA
12/12/2015 13:29 CET | Actualizado 12/12/2015 13:30 CET

España trabaja para repatriar lo antes posible a los policías muertos en Kabul

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, aseguró este sábado que se está trabajando ya para acelerar los trámites para repatriar a los dos policías españoles muertos en el ataque de anoche en Kabul y garantizó que la embajada tenía todas las medidas de seguridad que se podían adoptar.

En declaraciones a los periodistas nada más aterrizar en Cartagena de Indias (Colombia), donde participa en una reunión ministerial iberoamericana, García-Margallo trasladó su pésame a la familia del segundo policía muerto a consecuencia del atentado terrorista perpetrado el viernes en Kabul cerca de la embajada de España, como había hecho ya con el primero de los agentes.

Tras reiterar que el ataque no se produjo contra la legación española en la capital afgana, el titular de Exteriores dijo que ésta sufrió desperfectos y que está bajo custodia de las fuerzas afganas y añadió que el segundo policía muerto se encontraba en el edifico de viviendas del complejo cuando se produjo el ataque.

Este complejo, explicó el titular de Exteriores, comprende la embajada española y dos edificios de viviendas en los que se alojaban los funcionarios, a excepción del embajador.

"Al parecer el policía se quedó en el edificio de viviendas cuando se produjo el ataque y falleció", apuntó el titular de Exteriores, quien no pudo precisar las causas de la muerte. Algunas fuentes citadas por El País apuntan a un tiroteo con los talibanes, los que han reivindicado el ataque.

El subinspector de la Policía Nacional Jorge Garcia Tudela, residente en Granada (sur de España), murió esta madrugada como consecuencia del atentado terrorista, con lo que se eleva a dos la cifra de víctimas mortales españolas.

El otro fallecido en el atentado talibán contra una casa de huéspedes extranjera cercana a la legación diplomática española fue el policía Isidro Gabino Sanmartín Hernández, de 48 años, quien murió el viernes por la tarde.

LEGACIÓN EVACUADA

Todo el personal de la embajada de España, entre ellos los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía que integran el destacamento de seguridad, fueron evacuados tras una intervención que se prolongó durante varias horas.

García-Margallo explicó que estos españoles se van a alojar en el lugar donde residen las tropas que aún permanecen en el país y explicó que esa salida se produjo una vez constatada la muerte de los dos terroristas que estaban en el lugar.

Para el ministro, ahora lo más urgente es la repatriación de los cadáveres en lo que ya está trabajando el subsecretario del departamento y el relevo de los policías que estaban en la embajada y que están en "estado de shock".

(Puedes seguir leyendo tras los tuits...).

Preguntado si la legación española tenía insuficientes medidas de seguridad -es casi la única fuera de la zona que se entiende como más estable-, García-Margalló negó que fuera así y garantizó que desde hace mucho tiempo todas las sedes diplomáticas tienen las suficientes medidas de seguridad. En este sentido, explicó que el complejo donde residían los funcionarios para estar mejor protegidos no contaba con ninguna señal distintiva. "No creo que haya que tomar más medidas de seguridad, se habían tomado todas las que se podían tomar", dijo.

Tampoco se ha referido el ministro del PP al desorden de la información suministrada ayer, cuando su equipo informó de que el ataque extremista iba dirigido contra la embajada española, expresamente. Más tarde, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, habló sólo de un herido no grave y, finalmente, el caso ha dejado dos muertos.

DIEZ VÍCTIMAS

Al menos diez personas, entre ellas los dos policías españoles y cuatro agentes afganos, murieron y otras nueve resultaron heridas en el ataque talibán en Kabul, al que las fuerzas de seguridad pusieron fin hoy tras casi doce horas de enfrentamientos.

El portavoz del Ministerio de Interior afgano, Sediq Sediqqi, dijo a Efe en Kabul que los tres atacantes que penetraron en el edificio fueron abatidos, mientras que un cuarto insurgente suicida pereció en la explosión de un coche bomba al inicio de la acción.

La operación, lanzada el viernes por la tarde en un área de alta seguridad que acoge diversas misiones diplomáticas extranjeras y edificios gubernamentales, finalizó sobre las 06.00 hora local de este sábado (02.30 GTM) cuando las Fuerzas Especiales dieron por "despejada" la zona.

Sediqqi explicó que un primer atacante suicida hizo detonar un vehículo cargado de explosivos en el muro de entrada a la casa de huéspedes, abriendo camino a los otros tres talibanes, que estaban equipados con armas ligeras y pesadas, incluyendo lanzagranadas.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, aclaró el viernes que el asalto no fue contra la embajada española como se había informado en un primer momento y confirmó el fallecimiento de un policía de España.

Los talibanes reivindicaron la autoría del ataque al anunciar que algunos de sus militantes habían accedido a una "casa de huéspedes" en la capital afgana, sin mencionar la legación diplomática española.

Y ADEMÁS...

TERRITORIO PARADORES