NOTICIAS
14/12/2015 12:26 CET | Actualizado 14/12/2015 13:35 CET

Egipto insiste en que el accidente del avión ruso no fue terrorismo

REUTERS

Primero fue Londres quien afirmó que el avión ruso que se estrelló sobre el Sinaí con 244 personas a bordo el 31 de octubre estalló por una bomba. Moscú se resistió, pero finalmente aceptó esta versión y suspendió todos sus vuelos con esta zona turística egipcia. Este lunes el jefe de la comisión egipcia que investiga el siniestro, Ayman al Muqadem, aseguró que sus integrantes han concluido su informe preliminar y que, por el momento, no tienen indicios de que un acto terrorista derribara el aparato. El Kremlin insiste en que sí fue un atentado.

"La comisión de investigación técnica no ha encontrado hasta ahora nada que indique la existencia de una intervención ilegal o de un acto terrorista, y por ello continúa su trabajo", dijo Al Muqadem en un comunicado, publicado por la agencia oficial egipcia MENA.

La autoridades egipcias siguen apuntando a un accidente pese a que ya el pasado 17 de noviembre Rusia afirmó que se trató de la explosión de una bomba colocada en el interior del avión, como había reivindicado la filial egipcia del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El informe de la comisión, que se irá precisando en las próximas fases de investigación, fue entregado a los representantes de los países que participan en las pesquisas y a la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI).

LA RESPUESTA DEL KREMLIN

"Lo único que puedo recordar es que nuestros expertos de los servicios secretos llegaron a la conclusión de que fue un atentado terrorista", dijo Dmitri Peskov, portavoz del Kremlin, en respuesta a al Muqadem.

"La comisión de investigación técnica no ha encontrado hasta ahora nada que indique la existencia de una intervención ilegal o de un acto terrorista, y por ello continúa su trabajo", dijo.

Tras denunciar el atentado con bomba contra el avión de pasajeros ruso, el jefe del Kremlin, Vladímir Putin, ordenó una campaña masiva de bombardeos aéreos contra las posiciones yihadistas en Siria, intervención que había comenzado a finales de septiembre.

Además, ordenó suspender los vuelos con Egipto y la evacuación de todos los turistas rusos en ese país por motivos de seguridad.

ANÁLISIS DE LOS RESTOS

Al Muqadem explicó que la búsqueda de las partes del avión se extendió hasta más de 16 kilómetros del lugar en el que se estrelló el aparato, en el centro de la península del Sinaí.

El responsable egipcio agregó que los médicos forenses prepararon los informes de identificación de los cadáveres y aportaron detalles sobre el estado de los mismos, lo que ha ayudado en la investigación.

El avión ruso de la compañía MetroJet se estrelló en el Sinaí el pasado 31 de octubre, causando la muerte a las 224 personas que viajaban a bordo, en su mayoría de nacionalidad rusa.

Photo gallery Un avión ruso se estrella en el Sinaí See Gallery