INTERNACIONAL
31/12/2015 08:43 CET | Actualizado 31/12/2015 09:05 CET

Fuertes turbulencias hieren a 21 pasajeros y el avión tiene que aterrizar de emergencia

Un avión de la compañía Air Canada con destino a Toronto se ha visto obligado a realizar un aterrizaje de emergencia el miércoles en la localidad de Calgary, en la provincia canadiense de Alberta, para atender a una veintena de pasajeros que resultaron heridos durante unas violentas turbulencias durante su vuelo. "Fue el vuelo del infierno", dijo una pasajera.

La compañía ha confirmado el aterrizaje forzoso del vuelo AC088 procedente de Shanghái, tuvo lugar a las 15.23 horas -a las 23.23, hora española- "sin incidentes".

"Si bien Air Canada puede confirmar que algunos heridos debido a las turbulencias sufridas en el viaje han tenido que ser hospitalizados para recibir tratamiento, todavía no está disponible una cifra exacta", ha afirmado la compañía en un comunicado difundido a través de su página web.

Según nuestros compañeros del HuffPost Canadá, los heridos son 21, incluidos tres niños, y presentan desde pequeños esguinces hasta daños serios en el cuello y el pecho.

Los pasajeros han contado que cuando faltaban unas dos horas para llegar a su destino, el piloto les avisó de que iban a entrar una zona con turbulencias. Pero nadie estaba preparado para la repentina sacudida que hizo caer el avión. "Fue el vuelo del infierno", dijo Connie Gelber.

"La chica que iba a mi lado salió disparada de su asiento y cayó en el pasillo. Todo el mundo estaba herido. Pensamos que íbamos a morir. Incluso la tripulación nunca había visto nada igual en sus años de carrera".

Gelber cree que muchos de los pasajeros más gravemente heridos ignoraron el aviso del piloto y no se habían puesto el cinturón de seguridad.

"Pasamos un poco de miedo", narró otro pasajero, Gord Murray, que quería quitar un poco de hierro al asunto. "Toda la tripulación fue muy profesional y lo gestionaron muy bien. No cundió el pánico. Algunos están heridos leves y un poco agitados, pero hemos llegados sanos y salvos. Podría haber sido mucho peor".