01/01/2016 09:19 CET | Actualizado 06/03/2018 02:57 CET

¿Empacho? ¿Resaca? Consejos para no pasarlo mal estas Navidades y no llevarse un susto con la báscula

GTRES

¿Eres de los que se empachan en Navidad? Siete de cada diez españoles se exceden con la comida y la bebida durante las celebraciones navideñas. En consecuencia, un 51% reconoce sufrir molestias digestivas, y el 34% resaca tras la ingesta de alcohol en estas fiestas, según un informe del Centro de Investigación sobre Fitoterapia y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación.

Lo mejor es no pasarse, pero si no tienes demasiado autocontrol, aquí van unos consejos para hacer frente al empacho, la resaca y la acidez navideños, de la mano de expertos consultados por El Huffington Post.

Pilar Riobó, especialista en Endocrinología y Nutrición, recomienda ayudarse de preparados de plantas medicinales como las hojas de alcachofa (depurativas) o el cardo mariano (que ayuda a proteger el hígado). Si sufres resaca, lo mejor en su opinión es no acostarse inmediatamente, sino darse un buen paseo para bajar el malestar.

La doctora Ascensión Marcos, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), se muestra cauta con los diuréticos que propone Riobó. "Hay que tener cuidado, porque estas plantas pueden deshidratar. No soy partidaria de tomarlas si no las manda un médico", señala.

DEJAR QUE EL CUERPO SE RECUPERE

Contra la acidez, la directora de FESNAD y experta en Nutrición del CSIC recomienda un antiácido y beber mucha agua en pequeñas cantidades durante todo el día. "Nunca de golpe", apostilla. Los que se empachen, deben esperar a que pase el malestar sin comer nada. "Dejar que el cuerpo se recupere", añade.

"En ningún caso se recomienda realizar ayuno, sino optar por una dieta sana y depurativa. Come lo necesario y mastica bien", señalan expertos de la Universidad Europea.

Entre los consejos de dos profesores de la Universidad Europea expertos en nutrición, sin embargo, figura que no hay que saltarse comidas. "En ningún caso se recomienda realizar ayuno, sino optar por una dieta sana y depurativa. Come lo necesario y mastica bien para realizar una buena digestión. Si aparece la acidez, prueba con una infusión de jengibre", proponen.

Para la temida resaca, recomiendan una dieta suave y beber mucha agua y zumos naturales de frutas para minimizar los síntomas.

LO MEJOR ES NO PASARSE

Los españoles van a ganar entre dos y cinco kilos durante estas fiestas, sobre todo los hombres. Los más zampones son los vallisoletanos y los de Baleares y Zamora, pero no hay ninguna provincia que se salve. "Tardaremos entre uno y dos meses y medio en perder el peso ganado. Los hombres tienen más facilidad para desprenderse de los kilos de más, pero a más edad, encontraremos más dificultad", ha explicado la directora técnica del Grupo NC Salud, Marta Gámez.

Las Navidades son terribles para la dieta porque significan un exceso de comidas ricas en calorías, unidas a mucho alcohol, y agrupadas en un corto periodo de tiempo y sin apenas hacer ejercicio. La gastronomía navideña tampoco ayuda: al componerse de productos de los que no se dispone el resto del año, resultan más atractivos para el paladar y se toman sin control.

Para evitar engordar, lo primero es no comer fuera de casa y limitar los banquetes y dulces típicos a los días de celebración: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes, según Marcos, de FESNAD, que también recomienda bailar o salir a pasear entre 30 a 60 minutos al día.

PEQUEÑAS PORCIONES

Otro truco reside en "la porción pequeña", según José Manuel García, endocrinólogo del Hospital Virgen de la Victoria de Málaga. "Uno puede ir a una cena navideña y probar todas las comidas, pero, en vez de ponerse un plato gigante, se sirven varios platos pequeños, que dan incluso la sensación de que se ha comido más", explica.

De cara a elaborar el menú, lo mejor son las verduras típicas, como la lombarda o el cardo, y los pescados. Si hay que comer carne, mejor al horno. "Todo lo que sea al horno, bienvenido es", señala Marcos, presidenta de FESNAD.

"Es mucho mejor ponerse un plato que picar, y a la hora de la sobremesa hay que limpiar la mesa para que no haya comida a la vista", apostilla Riobó, la experta en Nutrición, que advierte particularmente sobre los mantecados entre los dulces navideños de después de comer.

"Es mucho mejor ponerse un plato que picar, y a la hora de la sobremesa hay que limpiar la mesa para que no haya comida a la vista", apostilla Riobó.

VEGETALES, FRUTAS, EJERCICIO Y MUCHA AGUA

Otra manera de vigilar los kilos es tomar una fruta antes de cenar y comenzar las comidas con verduras para "saciar el apetito con ellas y enfrentarse a la mesa con menos hambre", según García.

Los profesores de la Universidad Europea Sara Martínez y Vicente Javier Clemente instan a incluir vegetales y frutas en el menú. "Evita las salsas y bebe agua. Como complemento, toma una infusión de anís, manzanilla o menta para facilitar las digestiones", proponen, y destacan que hay que intentar no pasar más de 15 minutos sentado tras las comidas.

¿Y el postre? "El dulce casero es la mejor opción. Resulta difícil resistirse a los dulces navideños, pero nos sentiremos mejor si optamos por los caseros, por los edulcorantes en lugar de azúcar, así como por turrones con una elevada proporción de almendra", señalan.

Otro de los problemas en las comidas navideñas es el exceso de aporte de sal, que acompaña a mariscos, embutidos, carnes y salazones. "Los pacientes hipertensos y los que padecen de corazón tienen que mantener su dieta habitual. El truco para que la comida tenga sabor es utilizar todo tipo de especias", añade Riobó.

CUIDADO CON EL ALCOHOL

Uno de los principales problemas para mantener la línea en Navidad es la ingesta de alcohol, que engorda mucho. Riobó aconseja no tomar licores digestivos tras las comidas. "Tienen una cantidad de alcohol elevada, que se acumula al ingerido ya, irritan el esófago, aumentan las calorías y obligan al hígado a realizar un sobreesfuerzo", explica.

Vino o cerveza son mejores que una copa para los expertos de la Europea. "Si puedes, bebe agua entre bebida y bebida para no deshidratarte. Intenta reducir la cantidad de alcohol destilado (whisky, ron, ginebra...) a favor del fermentado (vino, cerveza, sidra...), que tiene menos efectos negativos", señalan.

Para que las mujeres no se pasen, Marcos recomienda que beban la mitad que los hombres. El endocrinólogo García advierte más sobre los dulces que sobre el alcohol. "Una cerveza de 200 mililitros supone 80 calorías, pero 200 gramos de dulce equivalen a 600 calorías", explica.

Y DESPUÉS... VOLVER A LA DIETA MEDITERRÁNEA

"Para lograr desprendernos de esos kilos de más, es importante consultar con un experto que nos proporcione una rutina nutricional y de complementos alimenticios adaptada a nuestras necesidades y características y alejarnos de las dietas milagro; la alimentación debe basarse en la dieta mediterránea", ha zanjado Gámez.

El doctor García propone "volver a la dieta mediterránea, trabajar el esquema del plato: que la mitad de lo que se coma sea verdura", y hacer más ejercicio físico después de las fiestas.

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

ESPACIO ECO