POLÍTICA
04/01/2016 12:04 CET | Actualizado 04/01/2016 12:04 CET

El bucle catalán

GETTY IMAGES

Un nombre propio: el de Artur Mas es el más visto en los titulares de apertura de los diarios nacionales que ven en la decisión de la CUP no sólo su defunción política sino el freno al proceso soberanista...

"Lúgubre final" es el título con aires de epitafio del editorial de El País en el que considera que Cataluña afrontará nuevas elecciones autonómicas con tres vertientes nuevas: "el descabalgamiento del hijo político de Jordi Pujol", sin complejo del 27S porque "la imposibilidad de investir a un presidente separatista demuestra que el presunto plebiscito seguramente lo fue, pero contra el secesionismo; y, por último, sin Junts pel Sí.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

"El tétrico final de Mas", señala este diario, no se trata, en cualquier caso, de "un mal episodio para Cataluña" porque es más práctico acabar una agonía que prolongarla. Y los catalanes suelen ser gente práctica". También ve una oportunidad en unas nuevas elecciones La Vanguardia, siempre que tenga un carácter "autonómico" porque no se pueden convocar plebiscitos cada tres meses ni pedir "el voto de tu vida" reiteradamente", ni "la sociedad catalana puede vivir en la incertidumbre permanente" ni en constante tensión. "Las elecciones -concluye- pueden ser una oportunidad para construir puentes, dentro de Cataluña y con el resto de España".

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Este moderado optimismo contrasta con las interpretaciones que se hacen desde medios más conservadores y la compleja situación del panorama político catalán y español, a juicio de algunos analistas...

"El marasmo catalán", resume en ABC Ignacio Camacho, que considera responsable del colapso a la propia sociedad catalana ensimismada en la idea "de que la fuga hacia la secesión era la única salida posible de una crisis que ha afectado no ya a toda España sino a medio mundo".

(Sigue leyendo después de la imagen...)

El Mundo y El Correo, sin embargo, responsabilizan a Mas como "el responsable del desaguisado del proceso de desconexión" y exigen que se vaya. Francesc Marc-Álvaro, en La Vanguardia, extiende la responsabilidad a los dirigentes de Junts pel Sí, por caer en la trampa populista, y aboga por una reconstrucción "del centro soberanista" con rapidez porque de lo contrario "podrá haber una alta abstención de los moderados que se habían apuntado a hacer un país nuevo". Xavier Vidal-Folch mira al líder de Esquerra, Oriol Junqueras, al que pide "aprender la lección" y "volverse flamenco o escocés o quebequense: independentista de sueños y federalista de hechos".

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Más allá de los personalismos políticos, algunos ven en Cataluña la constatación de una forma de hacer política más general...

"Este paisaje", escribe Lluis Bassets en El País, es fruto de una política de confrontación que ha destruido el más mínimo atisbo de cooperación entre las fuerzas" políticas. Venimos de una época en que ha regido el juego de suma cero, en que las ganancias de unos se hacen sobre las pérdidas de otros, aunque al final todos pierda... Y la última derivada de ésta política, instalada en España y en Cataluña desde que empezó la crisis, hace ocho años, son las líneas rojas".

Y cuando estos días se citan las líneas rojas, se piensa en Pablo Iglesias quien, según El Mundo, situó a Susana Díaz como su principal adversario político" a la que acusó de ser "la aliada del PP en el PSOE". En cualquier caso, el Gobierno, señala La Razón -siempre bien informada en Moncloa-, cree que el "no" de la CUP entorpece la independencia y aleja el acuerdo en Madrid sobre la investidura del presidente del gobierno español.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Mientras esto sucede en nuestro país, crece la preocupación en Europa por el giro ultraconservador que está experimentando Polonia...

La vuelta al poder del partido Ley y Justicia y la reforma del Tribunal Constitucional para que no haya oposición a sus reformas ultraconservadoras lleva a preguntarse al Süddeutsche si "Polonia sigue siendo un estado de derecho" y asegura que la Comisión Europea ha enviado una carta de advertencia al gobierno polaco. Se van a examinar con lupa las reformas y si se concluye que son un retroceso del estado de derecho, se plantearía, por primera vez, retirar el derecho de voto a un estado miembro en el Consejo Europeo. El ministro polaco de Asuntos Exteriores pide en Die Welt mayor solidaridad a Alemania y se queja de que Polonia sólo sea visto como proveedor de mano de obra barata.  

Más complicado que la política española, en la prensa de ésta mañana nos encontramos con el "libro indescifrable"... 

Se trata del llamado Códice Voynich que hoy aparece en la primera de El Correo y que es un tema recurrente porque "los lingüistas llevan 600 años intentando traducir este manuscrito medieval en un idioma ignoto". Actualmente, el Códice Voynich se conserva en la Biblioteca Beinecke de libros raros y manuscritos de la Universidad de Yale, en Estados Unidos. El libro ha saltado recientemente a la palestra porque la institución que lo custodia ha autorizado a una empresa española, la editorial Siloé, para que copie en libro en un facsímil.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Y el tuit de ésta mañana nos adelanta la conmemoración de un triste aniversario...

El próximo día 7 se cumplirá un año del sangriento atentado contra Charlie Hebdo y la revista satírica francesa lo conmemora con una portada transgresora. La web del Guardian la reproduce y en ella se ve a Dios corriendo con un kalashnikof a la espalda y manchas de sangre en sus manos. El titular: "Un año después, el asesino sigue libre”.

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'