TENDENCIAS
07/01/2016 12:52 CET | Actualizado 07/01/2016 17:45 CET

¡Esta vez sí! Claves para que puedas cumplir tus propósitos de año nuevo

iStock

Que levante la mano el que no se haya hecho propósitos de Año Nuevo alguna vez y no haya logrado cumplirlos. Dejar de fumar, perder peso, empezar a hacer ejercicio y tener hábitos saludables son algunos de los propósitos más típicos y que menos se consiguen. Seguro que tú mismo lo has intentado alguna vez y te has quedado en el camino.

Para lograrlo, tienes que tener ganas y concienciarte de tu objetivo. Una vez mentalizado, aquí tienes algunos consejos para que te sea más fácil llegar al 2017 con tus metas cumplidas.

MEJOR EL DÍA 7 QUE EL 1

No te engañes. El 1 de enero es un día prácticamente inexistente y la primera semana del año uno siempre está con resaca navideña. Además, falta por llegar el día de Reyes, así que la Navidad aún no está terminada. Proponerte empezar con tus propósitos de Año Nuevo esa semana es imposible. Por eso es mejor empezar a partir del día 7. Ese día ya no habrá excusas para no hacerlo.

REDUCE EL NÚMERO DE OBJETIVOS

A veces uno no cumple sus propósitos porque tiene demasiados. Prueba a tener sólo uno o dos y muy concretos y adelante con ellos. Puede ser el que más importante te parezca o el que veas más necesario en ese momento. Sé realista y sincero contigo mismo y no te propongas cosas imposibles o que sepas que no vas a cumplir.

COMPARTE TUS PROPÓSITOS

¿Quieres dejar de fumar? ¿Ponerte a dieta? Encuentra a alguien que tenga los mismos propósitos que tú y así podréis ayudaros mutuamente y daros fuerza. Si no lo encuentras, también puedes decirle a la gente de tu alrededor lo que te has propuesto para que ellos te ayuden y te lo recuerden cuando estés en un momento de debilidad. Si quieres dejar de fumar y la gente lo sabe, puede cortarse y no encenderse un cigarro delante de ti y te pongan los dientes largos. Para eso están los amigos ¿no?

ACEPTA TUS LIMITACIONES

Reconocer que hay cosas que no vas a poder lograr por distintas circunstancias no te hace más pesimista, pero sí más precavido. Piensa de lo que eres capaz y de lo que no y traza unos límites para ver qué cosas son factibles. Si te empeñas en conseguir algo que sabes que no se puede (ya sea por ti o por razones ajenas), al final te invadirá una sensación de impotencia y tirarás la toalla.

VE POCO A POCO

Asúmelo. Si nunca has ido al gimnasio, no vas a empezar a ir dos horas diarias. Empieza poco a poco y cuando veas que lo estás consiguiendo podrás ir ampliando tus metas. Así será más fácil obtener y celebrar resultados.

NUNCA ES TARDE

Es cierto que Año Nuevo es una buena fecha para trazar propósitos, pero no la única. Si ves que no lo consigues siempre puedes mover los propósitos para otro momento (primavera, verano...). Sólo tienes que ser consciente de que para entonces podrás hacerlo.

RECOMPÉNSATE

Planea recompensas para cuando logres tus propósitos, pero que no afecte a lo que has logrado. No tiene sentido que adelgaces un kilo y te recompenses con un festín. Un masaje, un capricho que lleves intentando comprarte desde hace tiempo, un viaje de fin de semana... Así se te hará más fácil y ameno seguir con tu objetivo.

SI FALLAS, VUELVE A INTENTARLO

No pasa nada si un día te fumas un cigarrillo en una fiesta, si vas al cine y comes palomitas de más o si te saltas el gimnasio un día de resaca. Somos humanos y los humanos cometen errores. Lo que no se puede hacer es rendirse a la primera de cambio. Date un margen de error pero sigue intentándolo.

SÉ DISCIPLINADO

Por muchos consejos que te den, el ser disciplinado es el más importante. Sin disciplina y constancia no ganarás nada, llegará el año que viene y será volver a empezar. Tienes que concienciarte de que puedes conseguirlo y que siempre será para ir a mejor.

¡Ánimo y adelante, este 2016 sí que es posible!

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

TE PUEDE INTERESAR...

ESPACIO ECO